‘La historia de los EEUU como jamás te la habían contado’, de Jorge Soley

Un gran compendio de anécdotas (en algunos casos disparatadas) que influyeron hasta el punto de variar el transcurso de la historia y que en gran medida explican las características actuales del país

En La historia de los EEUU como jamás te la habían contado, Jorge Soley nos ofrece, no solo una ruta apasionante y documentada por la historia de la principal potencia mundial, sino también un gran compendio de anécdotas (en algunos casos disparatadas) que influyeron hasta el punto de variar el transcurso de la historia y que en gran medida explican las características actuales del país. Partiendo desde los tiempos fundacionales, cuando los colones arribaron a EEUU, el libro nos descubre los personajes claves desde la presencia primera de los pobladores procedentes de la Gran Bretaña, a finales del sXVI. El autor profundiza en los aspectos culturales, políticos y religiosos del que fuera nuevo país y analiza su evolución histórica hasta llegar al EEUU del presidente Obama. Soley nos presenta el increíble transcurrir de una nación que aglutinó una amalgama de culturas y religiones, y que de esa mezcla hizo virtud para convertirse en el actual país, capaz de marcar el ritmo mundial. Algunas de las anécdotas que contiene el libro Nace el chaleco antibalas (pag.173) El 28 de octubre de 1893 el alcalde de Chicago fue asesinado a tiros. Uno de los más afectados fue el sacerdote polaco Casimir Zeglen, quien decidió encontrar una solución y se puso a trabajar para conseguir un chaleco antibalas eficaz. Cuatro años después lo conseguiría y dejaría el sacerdocio para crear una empresa que los fabricaba y vendía. Un Roosevel en Normandía (pág.213) El hijo de Theodore Roosevel, después de haber hecho una pequeña fortuna, haber combatido en la Primera Guerra Mundial y tras ser nombrado gobernador de Puerto Rico, se presentó como voluntario a la Segunda Guerra Mundial. Dada su edad y sus problemas de salud, se le aceptó como general, pero en el Día D, se decidió alejarlo de la batalla. Al conocer que lo descartaban exclamó indignado: “¡Soy el hijo de Theodore Roosevelt!” Finalmente le permitieron participar, dirigió una carga y participó en primera línea durante la jornada. Dos días después de su participación, su corazón falló y murió. Patton dijo de él:”Es el soldado más valiente que haya visto jamás!. Martin Luther King, un castizo en Madrid (pág.232) Durante la gira que realizó por diversos países de Europa en 1965, Martin Luther King recaló en Madrid. Quiso ir a Las Ventas, donde compró unos carteles taurino en los que imprimió los nombres de sus hijos. Paseó por El Retiro y compró unas muñecas de sevillanas para sus hijas y para su mujer una mantilla. Comió en Botín, donde pudo disfrutar de la entonces famosa sopa al cuarto de hora y de cordero asado. Jorge Soley La historia de los EEUU como jamás te la habían contado Editorial Stella Maris 288 páginas

Hazte socio

También te puede gustar