¿A quien daña la homosexualidad?

El respeto a las personas y la actuación por el bien del otro implica dar una adecuada difusión a datos conocidos pero poco difundidos. Un análisis de…

fichero_957_20040923.jpg

El respeto a las personas y la actuación por el bien del otro implica dar una adecuada difusión a datos conocidos pero poco difundidos.

Un análisis de la relación entre salud y homosexualidad nos muestra que la actividad homosexual tiene unos costes humanos y económicos que paga toda la sociedad. El estilo de vida homosexual no es una forma como cualquier otra de vivir, y el Estado debería tener en cuenta los costes sociales de fomentarlo.

VIH y enfermedades sexuales

“A pesar de toda la educación sobre SIDA, los epidemiólogos predicen que en un futuro cercano el 50% de los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres serán seropositivos ”. [1]

“Los epidemiólogos estiman que un 30% de todos los homosexuales varones de veinte años serán seropositivos o habrán muerto de SIDA para cuando tengan 30 años. Esto significa que la incidencia del SIDA entre los homosexuales varones de 20 a 30 años es unas 430 veces mayor que entre el conjunto de la población heterosexual.” [2]

“Incluso antes de la epidemia del SIDA, un estudio con hombres que tenían relaciones sexuales con otros hombres encontró que el 63% había contraído una enfermedad de transmisión sexual a través de su actividad homosexual”. [3]

La naturaleza del sexo anal y su mayor frecuencia en homosexuales son una explicación fisiológica de porqué el VIH y otras infecciones se transmiten con tanta eficacia en estas relaciones.

La fisiología humana deja claro que el cuerpo humano no fue diseñado para acomodar esta actividad.

El recto es significativamente distinto a la vagina en lo que respecta a la adecuación para la penetración del pene. La vagina tiene lubricantes y el apoyo de una red de músculos. Está compuesta por una membrana mocosa con un epitelio estratificado en varias capas que permite aguantar la fricción sin daño y resistir las acciones inmunológicas causadas por el semen y el esperma.

En cambio, el ano es un delicado mecanismo de músculos pequeños que forman un pasaje de “sólo salida”. Repitiendo trauma, fricción y estiramiento, el esfínter pierde su tensión y habilidad para mantener un cierre firme. Consecuentemente, la penetración anal conduce al escape de material fecal que fácilmente puede llegar a ser crónico. El potencial de daño se ve aumentado por el hecho de que el intestino tiene sólo una única capa de células separándolo de tejido altamente vascular, es decir, sangre. Por lo tanto, cualquier organismo que se introduzca por el recto tiene mucha mayor facilidad para establecer un punto de inicio para la infección de lo que tendría en una vagina.

Más aún, la eyaculación tiene componentes que son inmunosupresores. En el curso de la fisiología reproductiva normal, esto permite al esperma evitar las inmunodefensas de la mujer. El resultado final es que la fragilidad del ano y el recto, junto con el efecto inmunosupresor de la eyaculación, hacen de la relación ano-genital una manera muy eficaz de transmitir el VIH y otras infecciones. La lista de enfermedades encontradas con extraordinaria frecuencia entre varones que practican la homosexualidad, como resultado de las relaciones anales, es alarmante: cáncer anal, Chlamydya trachomatis, cryptosporidium, giardia lamblia, herpes simples virus, el VIH, el virus del papiloma humano, isospora belli, microsporidia, gonorrea, hepatitis viral tipo B y C, sífilis. [4]

Pero además de la razón fisiológica, otro punto relacionado es la frecuencia del sexo anal y el número de parejas, muy superior en las personas de práctica homosexual.

Parámetros clave de la diferencia entre el comportamiento de los varones homosexuales y el de los heterosexuales


Homosexual

Heterosexual

Comparación homosexual-heterosexual

Media de parejas sexuales en la vida

50

4

12.1

Monógamos (*)

<2%

83%

41:1

Media de parejas sexuales en los últimos 12 meses

8

1,2

7:1

Sexo anal en los últimos 12 meses

65% (con hombres)

9,5% (con mujeres)

13.1

* A efectos de este estudio se define monogamia como la fidelidad 100% a un cónyuge o pareja. El 26% de los heterosexuales tiene sólo una pareja en su vida (recordemos que el 50% de los matrimonios en EEUU, cuando se hizo el estudio, acaban en divorcio; alguien que se vuelve a casar no estaría en este 26% pero sí en el 83%. [5]

En su análisis de estos parámetros el Dr. Satinover explica por qué los homosexuales varones corren tanto riesgo. “El homosexual típico (ni que decir tiene que hay excepciones) es un hombre que practica frecuentes episodios de penetración anal con otros hombres, a menudo con muchos hombres diferentes. Estos episodios son 13 veces más frecuentes que los actos heterosexuales de sexo anal, con 12 veces más parejas distintas que los heterosexuales”. [6]

Abuso de sustancias [7]

El alcoholismo afecta entre el 20% y el 30% de la población homosexual. El 35% de las lesbianas tiene un historial de exceso de bebida, compárese con el 5% de mujeres heterosexuales.

Además, aproximadamente un 30% de homosexuales y lesbianas son adictos a las drogas.

Depresión, suicidio y otras patologías

Archivos de General Psychiatry: “la gente homosexual esta en un riesgo sustancialmente mayor ante algunas formas de problemas emocionales, incluyendo suicidios, depresión grave, desorden de ansiedad, desorden de conducta y dependencia de la nicotina”. [8]

Violencia doméstica

a) Según las estadísticas del FBI de 1999, en EEUU se produjeron 1.317 incidentes de agresiones entre homosexuales, desde el asalto hasta las injurias graves. [9]

b) También en 1999, según datos de la Coalición Nacional de Programas Antiviolencia, hubo 3.120 incidentes de violencia doméstica homosexual registrados en San francisco, Nueva York, Chicago, Boston, Los Ángeles, Colorado, Cleveland y Columbus. [10]

c) También en 1999 la revista Clinical Psychology Review revisó 19 estudios sobre violencia doméstica homosexual: el 28% de las parejas homosexuales de ambos sexos registraron violencia física; en concreto se registró violencia en el 48% de las parejas lesbianas y en el 38% de las parejas de varones. En un estudio sólo de parejas lesbianas, se registraban maltratos psicológicos entre un 73% y un 90% de las parejas. Más de un 30% de las lesbianas habían estado en una relación donde al menos había sucedido una agresión física. [11]

Otro informe importante es el de los National Institutes of Health del año 2000: “los convivientes del mismo sexo registraron una violencia con la pareja íntima significativamente mayor que los convivientes de sexos opuestos”. El 39,2% de las lesbianas declaró haber sido agredida físicamente, acosada o incluso violada por su pareja del mismo sexo. Entre los varones homosexuales, un 15,4% admitió haber sufrido estas actividades. [12]

Abuso sexual infantil

Archives of Sexual Behavior (2001): el 46% de los hombres homosexuales y el 22% de las mujeres homosexuales fueron sexualmente molestadas en su infancia por una persona del mismo sexo. En cambio, entre la población heterosexual sólo un 7% de los hombres y un 1% de las mujeres sufrió acoso o abusos sexuales en su infancia por una persona del mismo sexo. [13]

David Finkelhor, experto en abuso sexual infantil, dice: “los chicos que fueron sexualmente molestados por hombres mayores tuvieron, al crecer, cuatro veces más posibilidades de implicarse en actividad homosexual que los que no fueron víctimas. Más aún, los adolescentes a menudo relacionaban su homosexualidad con sus experiencias de abuso sexual”. [14]



1. Diamond, E., Delaney, R., Diamond,S., Fitzgibbons,R. et al. 2004, Homosexuality and hope, Catholic Medical Association (www.cathmed.org); versión en español en http://www.narth.com/docs/eeuu.html

2. Satinover, J. (2003). Homosexuality and the Politics of Truth. Grand Rapids, Michigan: Hamewith Books, p.57

3. Diamond, e., et al.

4. May, W. (2004). "On the Impossibility of Same-Sex Marriage: A Review of Catholic Teaching". The National Catholic Bioethics Quarterly. Summer 2004. 314.

5. Satinover. p. 54-55 (Datos tomados de The Social Organization of Sexuality: Sexual Practices in the United States, y de una serie de estudios sobre comportamiento homosexual y cambio del comportamiento, incluyendo el estudio Multicenter AIDS Cohort Study, basado en casi 5.000 hombres homosexuales).

6. Ibid., p.55

7. McGill University Student Health Services. 2004. "Substance abuse in the Gay and Lesbian Community". http://www.mcgill.ca/studenthealth/information/gay/substanceabuse/

8. Whitehead, N. "Homosexuality and Mental health Problems". www.narth.com/docs/whitehead.html (citando 3 ponencias con comentarios de Archives of General Psychiatry, una revista de reconocido prestigio médico. Un comentario dice: "la fuerza de los nuevos estudios es su grado de control".)

9. Traditional Values Coalition. 2002. "Domestic Battering". http://traditionalvalues.org/pdf_files/DomesticBattering.pdf

10. Ibid.

11. Ibid.

12. Ibid.

13. Dailey, T. "Homosexuality and Child Abuse". Family Research Council. Número 247. www.frc.org/get.cfm?i=IS02E3&v

14. Ibid.

Hazte socio

También te puede gustar

6 Comments

  1. 1

    1- la vagina no tiene lubricantes, se lubrica para facilitar la penetration puesto que así se reduce la posibilidad de sufrir daños por la fricción
    2- diciendo que la vagina esta inmunologicamente preparada para superar las “acciones” del semen y esperma pareces insinuar que si un seropositivo tuviera sexo con una mujer en vez de un hombre no la contagiaria…. Eso es una barbaridad
    3- semen y esperma es lo mismo
    4- como mujer puedo afirmar que la vagina y sus mucosas y tejidos son mucho más delicados que los anales y la repetición de la penetration daña la musculatura vaginal provocando pérdidas de orina que se convierten en crónicas con el paso de los años
    5- los hombres heterosexuales han frecuentado, frecuentan y frecuentaran locales de alterne donde las prostitutas dan sus servicios, de hecho se veía como una práctica común socialmente aceptada que no públicamente reconocida no mucho tiempo atrás, a esos hombres los cuentas como parte de esa mayoría monógama y no promiscua? Cuando hablas de abusos sexuales que no parecen sufrir las mujeres heterosexuales incluyes episodios como que te toquen el culo regularmente en las discotecas, se hagan comentarios obscenos en plena calle cuando pasas por delante de un grupo de hombres o el hecho de que el 90% de las primeras relaciones sexuales de las mujeres sean insatisfactorias para ellas por el total desprecio de su pareja hacia la consecución de su placer?
    Cuando una persona es rechazada, discriminada, estigmatizada y demonizada por la sociedad que le rodea es más propensa a sufrir depresión, ansiedad e impulsos suicidas, así como a desarrollar más fácilmente dependencia hacia cualquier tipo de estupefaciente.
    Yo me considero bisexual en teoría y lesbiana en la práctica, nunca he sufrido un abuso sexual (aunque los comentarios y comportamientos machistas sufridos tanto en el ámbito personal como profesional en el mundo heterosexual deberían considerarse como tal). He tenido 3 parejas importantes en mi vida a las que he sido fiel, solo he estado sexualmente hablando con 1 persona en los últimos 12 meses, no he sufrido ningún episodio de violencia en mis relaciones nunca, solo contraje una enfermedad de transmisión sexual en una ocasión y mi pareja era un hombre en ese momento y la única vez en la que me sentí deprimida por mi condición sexual fue cuando me llamaron al despacho de mi superior para aclarar si era cierto o no el rumor de que la encargada de otro departamento era mi pareja… Me di cuenta de que de repente habia pasado de ser un miembro respetado de la sociedad a un individuo discriminado y juzgado.

    Discúlpeme pero no ha dado ni una

    • 2

      Si pusiéramos en una isla a todas las lesbianas y en otra a todos los homosexuales, se extinguirán y acabaría la raza humana.
      La mujer y hombre se unen sexualmente para procrear o sea multiplicar la vida humana y por eso conformamos la sociedad, población….llámese como quiera.
      El sexo o la sexualidad es esencialmente para eso, para procreara aunque este acto en sí, lleve una connotación importante de placer, no se debe perder el verdadero sentido de la sexualidad humana. Hoy en día se ha corrompido y alterado bastante un acto tan importante y sublime como es la sexualidad humana, pero podemos amar a un hombre o una mujer o a quien nosotros decidamos de la manera que queramos, nadie lo puede prohibir, pero para qué hacer sexo sino quieres utilizarlo para lo que corresponde, dar vida. Hoy en día hay muchos seres que quieren cambiar su vida, su forma de ser, su naturaleza, por diversos motivos; sentimientos alterados y confusos, problemas emocionales, problemas psicológicos, familiares, afectivos, etc.
      Recuerdo que en una visita encontré a un hombre viudo de 86 años con un cancer terminal, comiendo un desodorante, le pregunte por qué comes desodorante? y me contestó porque tengo hambre y fue lo único que encontré, con 8 hijos y viviendo solo, que pasaba todo el día llamando a su mama para que lo ayudara.
      He conocido a mujeres con cancer uterino, que nunca tuvieron hijos, porque vivieron violencia intrafamiliar. Hombres con VIH agonizando solos en una cama de hospital, que al morir nadie reclamo su cuerpo.
      Niños con enfermedades neurologicas graves, postrados, ciegos, porque sus progenitores sufrían enfermedades venereas, que fueron abandonados por sus madres, muchos de ellos desde su nacimiento. Inocentes.
      Y qué decir de las guerras, olocaustos, asesinatos e infinidades de miserias que vemos día a día en este mundo.
      Es lógico que muchos quieran cambiar, dejar de ser lo que son, lo que se es por naturaleza. Ya sea, por trauma, por miedo, por tantos motivos. Es verdad que la vida es incomprensible, adversa, cruel, desesperante muchas pero, muchas veces, pero nosotros lo seres humanos la podemos mejorar, quizás lo mejor sea buscar dentro de nosotros mismos la solución, el cambio. Buscar el valor de la vida, del amor, de la familia. Salvar la vida, luchar por la felicidad. Pudiendo perdonar, perdonarnos a nosotros mismos y aceptar lo que somos y no lo que podamos llegar a ser. Buscando el placer y la plena satisfacción en lo más profundo de nuestro ser. Dejando el sexo para lo que es “procrear”. Saludos

    • 3

      Ola deberias informarte mas acerca de la medicina y de las consecuencias de las relaciones sexuales homosexuales, otra cosa mas el hecho de que tu no seas parte de la estadistica del archivo no quiere decir que estos datos estadisticos no sean ciertos, la practica sexual homosexual daña mas que nadie al homosexual, y algo mas los cristianos tambien han sido y siguen siendo discriminados en la actualidad y no caen en depresion y se andan suicidando por montones, seria bueno que reflexiones en lo que dice este archivo

  2. 5

    Hola hoy mis compañeras de trabajo se burlaban de que no comparto la homosexualidad creo que hoy en día está mal no pensar como la mayoría que creer en lo que es correcto normal y natural está mal. Consideró que la personalidad de los gays al menos de los que he conocido es estar a la defensiva y reclamando atención son ellos los que buscan protagonismo la mayoría se burlan de las mujeres me he sentido discriminada x ellos deben hacer su vida y dejar que el resto piense digan lo que quieren el primer paso para no sentirce discriminado es estar seguro de lo que se es! joden con la igualdad y los derechos! Por ejemplo todo niño tiene derecho a tener una figura paterna y materna ! Y no lo respetan lo natural es así no cambiemos el orden!por sentimientos encontrados de personas inestables!

  3. 6

    Existe un estudio con una buena población como muestra. Se utilizó la colección de más de 14,000+ gemelos que hay en Australia y solo en el 38% de los casos ambos eran homosexuales (en el caso de las mujeres era aún más bajo con el 30%). Esto nos indica que la homosexualidad ni es genética ni es fija.

    Whitehead, N. E. (2006). The importance of twin studies. National Association for the Research and Therapy of Homosexuality, 20.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>