Aborto, ¿dónde se encuentra el debate?

El pasado viernes20 de diciembre se aprobaba la reforma de la Ley del aborto, avalada por el Ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón. Esta …

El pasado viernes20 de diciembre se aprobaba la reforma de la Ley del aborto, avalada por el Ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón. Esta implica pasar de un sistema de plazos a uno de supuestos que incluye los hechos de violación y peligro de salud de la madre como motivos suficientes para abortar. Una reforma que ha causado una polémica notable y muy politizada.

Así pues el aborto no es un tema fácil de tratar y hasta es complicado poder mantener un debate serio, con argumentos, sin pasar a descalificaciones personales ni tratar de forma despectiva al otro.
¿Pero realmente dónde se encuentra el debate?
Parece que dentro de la comunidad científica hay unanimidad en considerar la existencia de vida a partir de la fecundación. La razón principal de esta unanimidad es el hecho de que gracias a los avances científicos se ha podido observar cómo el patrimonio genético, es decir, el ADN, se forma en el momento de la concepción y es este el elemento que determina el formar parte de la especie humana. Por lo tanto, desde la fecundación, según la ciencia, hay vida. Cabe pensar pues que en pleno siglo XXI será a partir de estas enseñanzas, fruto de los avances tecnológicos, que basaremos nuestra posición sobre el origen de la vida humana.
El debate pues lo podemos focalizar en si una mujer tiene derecho a decidir sobre otra vida, su hijo.
Si una palabra puede definir esta situación es drama. Pero no solo para esa vida que no llega a ver la luz del día sino también para la mujer, y este hecho se ve plasmado en los graves problemas psicológicos que siguen un aborto y las posibles secuelas físicas que puede dejar en el cuerpo de la mujer.
Otro hecho a destacar es la posición de la autodenominada “izquierda” que en gran parte se muestra muy favorable al aborto. Me parece sorprendente y totalmente contradictoria esta actitud si tenemos en cuenta lo que teóricamente podemos definir como progresista. Tradicionalmente podemos definir esta tendencia como: defensa del débil, pacifismo y no violencia. Pero parece que hoy todo es más complicado. Porque los argumento abortistas de que el estado no puede determinar la decisión de una mujer de abortar o no a su hijo es una idea tremendamente liberal igual quelo es el condicionar el nacimiento de un ser humano bajo motivos economicistas. Estos hechos entran, de forma muy evidente, en contradicción con las ideas de la “izquierda” de que el Estado es intervencionista con el objetivo de formar unasociedad más justa y que las personas tienen una dignidad superior, por encima de los factores económicos. Por lo tanto, ¿dónde está esa izquierda que bebía de un discurso ideológico claro y justo, en defensa de los marginados de la sociedad? Uno no se puede llenar la boca de justicia y luego olvidar a los más débiles. Algunos ejemplos claros de personajes de la izquierda, pero también contrarios al aborto, son Rafael Correa presidente de Ecuador o Tabaré Vázquez, ex presidente de Uruguay.
Concluyendo, es totalmente necesario que esta reforma de ley vaya acompañada de incentivos para que las mujeres puedan llevar a buen fin su embarazo, por ejemplo dando ayudas generosas para los nacidos, mejorar los sistemas de adopciones para que en el caso que la madre realmente no se viera dispuesta o preparada, darlo en adopción y sobretodo asesorar y acompañar a las mujeres durante los difíciles momentos que puede suponer estar embarazada, ya sea por motivos familiares, socioeconómicos, etcétera.
Porque el aborto es una injusticia para una sociedad que quiere avanzar hacia un mundo más humano y digno. No debemos de olvidar que todos nosotros fuimos ellos y que hoy podemos discutir sobre estos temas gracias a la generosidad de nuestras madres. Es por tanto importante ser también generosos con aquellos que están viniendo, igual que lo fueron con nosotros. Porque esta, es sin duda, la grandeza del ser humano, la defensa incondicional de la dignidad de toda persona desde el inicio de su vida a la muerte natural.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>