¿Cómo acabar con la brecha salarial?: España, mejor situada que la media de la Eurozona

Los países latinos muestran menor brecha salarial que otros socialmente más avanzados. La diferencia en porcentaje respecto al ingreso bruto medio por hora trabajada de los españoles es del 14,9% una posición intermedia entre el 22% de Alemania y el 5,5% de Italia

Países latinos como Italia o España tienen menos brecha salarial que otros más avanzados socialmente como Alemania, Austria, Finlandia o Francia Países latinos como Italia o España tienen menos brecha salarial que otros más avanzados socialmente como Alemania, Austria, Finlandia o Francia

El pasado 17 de octubre, el Congreso de los Diputados aprobaba una moción de Unidos Podemos por la que se instaba al Gobierno a poner en marcha una serie de medidas para corregir la brecha salarial “de género” en España. Una de ellas es la publicación de los salarios medios desglosada por hombres y mujeres.

Desde algunos sindicatos y otras organizaciones o determinados partidos políticos se argumenta que la brecha salarial española es del 22,9% porque ellas cobran casi 6.000 euros menos al año que ellos por realizar el mismo tipo de trabajo.

Pero, la discriminación salarial de la mujer, ¿es una cuestión de sexo? Datos de Eurostat sobre la diferencia en porcentaje respecto al ingreso bruto medio por hora trabajada de los hombres en relación a las mujeres vienen a constatar que ese porcentaje es mucho menor si se tienen en cuenta una serie de factores.

La brecha salarial española está por debajo de la de la media de la Eurozona

La brecha salarial española está por debajo de la de la media de la Eurozona

De hecho, la discriminación salarial por razón de género ha ido reduciéndose en España en los últimos años y cuando se compara por horas de trabajo el resultado es que no hay tanta brecha: España está situada en una posición intermedia entre los países de la Eurozona y con datos más positivos que la media de esos países, como se puede observar en este gráfico, reproducido a partir de los datos de Eurostat publicados en el diario El País el pasado 6 de enero.

Italia y España, mejor que Alemania, Finlandia o Francia

En el gráfico se puede ver cómo la etiqueta de machismo que se aplica a países latinos como España e Italia, entre otros, es en buena medida falsa en lo que respecta a la brecha salarial.

Así, cuando el cálculo sobre la brecha salarial se realiza en base a la hora trabajada, el porcentaje de España es del 14,9%, muy alejado de ese casi 23% que argumenta Unidos Podemos, mientras la media de la Eurozona es del 16,8%.

Los peores datos porcentajes de brecha son para Estonia (26,9%), Alemania (22%), Austria (21,7%), Eslovaquia (19,6%), Portugal (17,8%) y Finlandia (17,3%). También muestran brechas por encima de la española países como Holanda (16,1%) o Francia (15,8%).

Las menores brechas salariales son para Luxemburgo e Italia (5,5%), Bélgica (6,5%), Eslovenia (8,1%), Malta (10,6%), Irlanda (13,9%) y Chipre (14%).

En cualquier caso, reducir aún más la brecha salarial en España no deja de ser un objetivo a tener en cuenta.

En Alemania, con la nueva ley, “si una mujer sabe con certeza que su sueldo es menor que el de un hombre, podrá exigir en los tribunales el mismo salario por realizar un trabajo equivalente"

En Alemania, con la nueva ley, “si una mujer sabe con certeza que su sueldo es menor que el de un hombre, podrá exigir en los tribunales el mismo salario por realizar un trabajo equivalente”

La iniciativa alemana

En ese sentido, la decisión del Gobierno alemán de intentar rebajar ese 22% de diferencia salarial entre mujeres y hombres que realizan un trabajo similar, mediante la aplicación de una nueva norma que permite a las alemanas exigir a las empresas conocer el salario de sus compañeros, puede ser una iniciativa a imitar.

Si una mujer sabe con certeza que su sueldo es menor que el de un hombre, podrá exigir en los tribunales el mismo salario por realizar un trabajo equivalente”, explicaba hace unos días la ministra alemana de la Mujer, la Familia y la Juventud, la socialdemócrata Katarina Barley.

“Los salarios de los otros son todavía un asunto tabú y una caja negra en Alemania […] La mayoría de las mujeres no saben cuánto ganan en comparación con sus colegas hombres por un trabajo similar”, añadía Barley.

Las trabajadoras podrán además conocer el criterio y los procedimientos utilizados por la empresa para fijar los salarios, según la nueva Ley de Transparencia Salarial alemana.

El caso alemán tiene que ver en parte con la alta tasa de empleo a tiempo parcial de las mujeres. Un 45% de las alemanas tienen ese tipo de relación contractual frente al 9% de los alemanes, según las cifras oficiales, lo que merma su experiencia y sus posibilidades de promoción.

El ministerio de Familia explica que junto a la temporalidad, sigue habiendo profesiones “típicamente femeninas” y peor pagadas, que las mujeres siguen disfrutando bajas maternales más prolongadas y que tienden a ocupar menos puestos directivos.

Ser madre en España resta a la hora de acceder a un puesto directivo o de responsabilidad

Ser madre en España resta a la hora de acceder a un puesto directivo o de responsabilidad

Ser madre resta

Al respecto, como consecuencia del matrimonio y la maternidad, en un mismo sector hay menos mujeres que hombres en lugares de responsabilidad. Es decir que ser madre en España resta a la hora de acceder a un puesto directivo, por ejemplo.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 22,6% de las mujeres ocupadas con hijos ha reducido su jornada laboral para cuidar a sus pequeños frente al 3,44% de los varones, tal como informaba el diario Público el 23 de octubre de 2017.

Pero, ¿por qué? “Como ellas ganan menos o tienen trabajos con menores incentivos tienden a ser las que reducen su jornada y, en consecuencia, terminan perdiendo oportunidades de ascenso”, aclara un estudio publicado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

Además, sólo el 55% de las mujeres vuelve a incorporarse a su puesto de trabajo después de ser madre, mientras que los hombres que han sido padres retornan en un 100%, asegura la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles por Nacimiento y Adopción (PPiiNA).

La arraigada tradición de que criar a los hijos es cosa de mujeres y la falta de corresponsabilidad en las tareas domésticas y familiares tiene que ver en esta cuestión. Las españolas dedican de media al día 2,5 horas más que los hombres a estas labores, señala el INE.

A menos horas, menos sueldo

De todo ello se desprende que las mujeres cobran menos porque trabajan menos horas. Tanto es así que el 72% de las jornadas a tiempo parcial en España son de mujeres. Según la Encuesta de Población Activa (EPA), a finales de 2016 más de dos millones de mujeres estaban empleadas en puestos a media jornada mientras que los hombres apenas ocupaban 776.000 trabajos de este tipo.

Esto se traduce en menos ingresos (9.690 euros anuales de media) respecto al trabajo a jornada completa (25.041 euros anuales de media).

La explicación a este desajuste, según el INE, es que un 62% trabaja menos horas porque no encuentra empleo a jornada completa, y un 13,5% porque tiene que cuidar de niños o adultos enfermos, incapacitados o mayores.

El 72% de las jornadas a tiempo parcial en España son de mujeres

El 72% de las jornadas a tiempo parcial en España son de mujeres

Menos complementos y empleos peor pagados

Otra cuestión que influye en la actual brecha salarial en España tiene que ver con el hecho de que las empresas, aunque paguen sueldos base en igual medida a hombres y mujeres, suelen premiar unas categorías u ocupaciones más que otras, lo que se traduce en complementos salariales que van a parar más a trabajadores que a trabajadoras. Y esto guarda relación con lo dicho anteriormente.

También existen pluses masculinizados, como el de peligrosidad, por el manejo de determinada maquinaria, por ejemplo; mientras el uso de productos químicos en sectores feminizados, como el de la limpieza, no contempla esos pluses.

Al mismo tiempo, los sectores más feminizados tienden a estar peor pagados. Aunque las mujeres son mayoría en las universidades españolas (53%), sólo representan el 24% en carreras técnicas y científicas y el 12% en estudios de tecnologías de la información y la comunicación (TIC), según datos de la OCDE.

Así, en el ámbito educativo hay muchas más mujeres tituladas que hombres (suponen el 79% de los nuevos estudiantes en España). Y en el terreno de la salud, otro tanto (un 72%).

La cuestión es que los empleos relacionados con la tecnología y la ciencia están, tradicionalmente, mejor pagados que los vinculados a las Ciencias Sociales.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>