El agua, recurso escaso: el caso de El Salvador y América Latina

Oxfam, en su evaluación sobre los principales problemas actuales del mundo, señaló en tercer lugar el agua o su falta. La organización que nació en Oxford para luchar contra el hambre en el mundo, de ahí el contractivo de Oxford famine (el contractivo de la ciudad-universidad y el hambre son un galicismo en inglés), se ha convertido en la principal ONG del mundo, también informa sobre los principales problemas del mundo, se dedica a otras tareas. Desde hace cinco años aparece el cambio climático como el primer problema. Hoy desgajado del primero, el más importante, aunque tiene muchas conexiones, está el recurso hídrico.

Ciertamente, el cambio climático es la primera causa, la más importante. Pero también hay que entender que la gestión del mismo es seguramente el problema básico estructural y la dificultad que lo hace tan vulnerable.

El Salvador es un país sin prácticamente ríos. El más importante y aprovechado es el Lempa que nace en Honduras. De la cordillera litoral, muy cercana a la costa, nacen pequeños ríos y es de los acuíferos cercanos a las poblaciones de donde se saca el agua.
De los acuíferos se abastece un tercio de la población mundial, pero en el caso de El Salvador esta cifra alcanza los 2/3.

Los problemas de este recurso estriban en su vulnerabilidad y la dificultad de solucionar los problemas de contaminación que se producen.

En el año 1996, con el Plan Maestro de desarrollo urbano de Santa Ana (segunda ciudad del país) se señalaba que el primer acuífero estaba contaminado y que no servía para el consumo humano y que el segundo acuífero se estaba contaminando al perforar pozos que de hecho conectaban el primer acuífero con el segundo. El hecho de que a la par se hagan pozos para verter las aguas negras al lado de los que se hacen para conseguir agua para el consumo es la principal causa de la contaminación.

Pero, no hay ningún municipio que tenga una red suficiente de agua para el abastecimiento de agua potable y de red de aguas negras.

La pobreza es la principal causa de esta situación, pues las personas buscan los terrenos más baratos o incluso coste cero para asentarse. Claro, después es muy difícil que lleguen a ellos los servicios públicos que necesitan y que por otra parte ni pueden pagar.

Estaba prevista la construcción de un segundo colector para llevar otra extracción de agua del rio Lempa al Área Metropolitana de San Salvador, pero la gestión del señor Perla llevó a vaciar la compañía de recursos y, si bien ese presidente fue detenido y condenado, nunca se recuperó el dinero. Total, que existe un déficit infraestructural importante tanto por la distribución de la población como por la falta de una parte de la red. Obviamente, no hablamos de depuradoras que no existen. El agua no se recupera.

El territorio sufre, además, sequías muy importantes, llegando a formarse el corredor seco, que alcanza también a Honduras. En el mismo es imposible la subsistencia. Se trata de campesinado de pocos recursos que deberá abandonar la zona para subsistir. No hay ninguna política pública al respecto. En los años de “el niño” la situación se agravó aún más.

No es de extrañar que el gobierno haya decidido dictar unas normas de restricción del agua. Ello provoca una gestión del agua por parte delos habitantes, la mayoría de los cuales tienen depósitos de reserva en sus casas. Los que no (o sea los pobres) deben conformarse con llenar garrafas y otros recipientes (ahí el enlace con el Dengue, la Chiquingunya y el Zica).

Lo cierto es que no existe una política integral del recurso hídrico, la protección de sus fuentes.

 

Debería hacerse un balance hídrico, o sea, la identificación de las fuentes de la oferta y las demandas actuales y futuras. De momento todo parece indicar que persistirán fuertes problemas en la disponibilidad de agua para cualquier tipo. La cooperación española creó un Programa quinquenal para apoyar a América Latina de 1500 millones de $ para el agua, pero el mismo ya se terminó y los déficits continúan siendo muchos

Toda América Latina tiene este problema de gestión del recurso de los acuíferos, gestión de las compañías, políticas públicas, de política territorial, corrupción, ineficacia. Si vamos de Argentina a Puerto Rico nos encontraremos problemas importantes en todos los países. Pero hay que aprender a hacer una gestión integral del recurso agua si queremos subsistir.

Un estudio reciente apunta que a medio plazo la falta de agua será casi total y las inversiones a realizar inalcanzables. Las autoridades deben tomar medidas ya. Con todo, y eso en una supuesta celeridad de actuación poco probable, no parece posible evitar penurias en la disponibilidad de agua en los próximos años.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>