Amor y matrimonio (V)

El amor se alegra con la verdad – todo lo disculpa – todo lo cree – todo lo espera – todo lo soporta

amor

En este escrito el Santo Padre, glosando el texto de San Pablo, habla de la alegría de la verdad y de una totalidad: «todo». La persona que ama todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta.

El amor se alegra con los demás

Hay una actitud venenosa que consiste en alegrarse cuando se hace injusticia a alguien. El aspecto positivo es cuando uno se alegra con el bien del otro, cuando se reconoce su dignidad y se valoran sus capacidades y sus buenas obras. Esto es imposible para aquel que siempre necesita compararse o competir, incluso con el propio cónyuge, hasta alegrarse, en su interior, por sus fracasos.

Cuando una persona quiere y ve que a otro le van bien las cosas, que la vida le sonríe, lo vive con alegría. Si no fomentamos nuestra capacidad de alegrarnos con el bien del otro y nos concentramos en nuestras propias necesidades, nos condenamos a vivir con poca alegría.

La familia debe ser siempre el lugar donde todo el mundo sabe que cuando alguien consigue algo bueno en la vida, allí lo celebrarán con él.

El amor todo lo disculpa

Esta expresión significa guardar silencio sobre las cosas malas de otra persona, limitar el juicio y no condenar, no hablar mal de los demás, no difamar –muchas veces es un pecado muy grande y de difícil reparación–, cuidar de la lengua “mundo de iniquidad” que contamina toda la persona, cuidar la imagen de los demás, preservar incluso la buena fama de los enemigos.

Los esposos que se aman hablan siempre bien el uno del otro, intentan mostrar la cara buena del cónyuge a pesar de sus debilidades y errores. Por lo menos, callan para no dañar su imagen. Y esto no es un gesto externo, sino que brota de una actitud interna.

No se trata de no ver los puntos débiles del otro, sino de tener la amplitud de miras para saber colocar estas debilidades en su contexto, y que sabe que, como él, estos defectos son una parte, no la totalidad del ser del otro, que todos somos una compleja combinación de luces y sombras.

El amor es confiado

El secreto de esto es la confianza. No hay que controlar al otro. El amor confía, deja en libertad, renuncia a controlarlo todo, a poseer, a dominar.

Esta libertad hace posible la sinceridad, la transparencia porque cuando uno sabe que los demás confían en él y valoran su bondad, entonces se muestra sin esconder nada.

Si uno sabe que siempre sospechan de él, que lo juzgan sin compasión, que no lo quieren de manera incondicional preferirá guardar sus secretos, fingir lo que no es.

En una familia donde reina la confianza y donde siempre se vuelve a confiar a pesar de lo que pase, hace que se rechace el engaño, la falsedad o la mentira.

El amor tiene esperanza

Es la espera del amor de quien sabe que el otro puede cambiar. No quiere decir que todo tenga que cambiar en esta vida, sino que implica que algunas cosas no pasarán como yo desearía.

Hay la esperanza en todo su sentido incluso en la certeza de una vida más allá de la muerte. Todos, con todas nuestras debilidades, estamos llamados a la plenitud del cielo y allí ya no habrá fragilidades, sombras ni patologías.

Esto nos permitirá mirar esta persona con una mirada sobrenatural y esperar su plenitud aunque ahora no sea visible.

El amor todo lo soporta

El amor lleva con espíritu positivo todas las contrariedades. Hace que se mantenga firme en medio de un ambiente hostil. Es capaz de superar cualquier desafío. Actúa en contra de toda corriente negativa y tiene una opción total para el bien.

Otra manera de amar el enemigo es que cuando se presente la oportunidad para derrotarlo, es el momento en el que tienes que decidir no hacerlo. La persona fuerte es la que puede romper la cadena del odio, la cadena del mal…

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>