Auge del chemsex, uno de los mayores riesgos del policonsumo de drogas

La droga estrella en contextos sexuales es la cocaína, pero cada vez son más los que la consumen con un cóctel de diferentes drogas para potenciar y alargar sesiones de sexo, sobre todo entre el colectivo gay, alerta Proyecto Hombre

Fiestas, sexo y policonsumo de drogas durante días, esto es el chemsex, la peligrosa práctica que lleva en muchos casos a las consultas de urgencias Fiestas, sexo y policonsumo de drogas durante días, esto es el chemsex, la peligrosa práctica que lleva en muchos casos a las consultas de urgencias

Llega un nivel que llevas tantos años consumiendo que la droga no te da el impulso del primer día y buscas la combinación para llegar a ese nivel”. Son palabras de uno de los 2.207 atendidos por la ONG Proyecto Hombre al referirse al policonsumo de drogas en el que se vio inmerso hasta hace medio año.

La ONG alerta sobre el incremento y riesgos del policonsumo en Cataluña, y por extensión al resto de España, y al mismo tiempo muestra su preocupación por el auge que está adquiriendo el chemsex, que consiste en consumir un cóctel de drogas para potenciar y alargar sesiones de sexo.

El director de Proyecto Hombre en Cataluña, Oriol Esculies, explicaba el pasado 29 de diciembre que la tendencia del policonsumo está alcanzando en Cataluña niveles muy altos y que las combinaciones más habituales entre los policonsumidores son la cocaína, el alcohol y el cannabis, con unos efectos más perjudiciales para la salud porque esas sustancias permanecen más tiempo en el organismo cuando se combinan.

De hecho, uno de cada tres casos atendidos por la ONG el año pasado presentaba problemas con dos o más sustancias, principalmente con las antes mencionadas.

Esculies hizo un balance de la actividad de la ONG durante 2017 y, según los datos de ese año, entre los policonsumidores se manifiesta una adicción a la cocaína en un 85% de los casos, que sigue siendo la droga estrella en relación al sexo; al alcohol en un 71% y al cannabis en un 25%. Además, tanto los psicofármacos como las benzodiazepinas son un complemento o sustitutivo de estas sustancias en muchos casos por su bajo coste.

La cocaína sigue siendo la droga estrella en relación al sexo y también al chemsex

La cocaína sigue siendo la droga estrella en relación al sexo y también al chemsex

En ese sentido, también ha remarcado el incremento del uso de psicofármacos en España, y ha asegurado que “prácticamente todos los psicofármacos generan adicciones” y los pacientes se acaban automedicando, acudiendo al mercado negro y acabando en adicción.

“Las entidades hemos fallado: no tenemos que preguntar a los usuarios qué sustancia consumen sino qué sustancias, en plural”, reconoce el director de la ONG.

El chemsex, sobre todo entre gays, bisexuales y HSH

Del conjunto de personas drogodependientes atendidas por la entidad en 2017 se desprende el siguiente perfil: hombre (82,9 % de los casos), de unos 40 años, soltero (54,2 %) y con un bajo nivel de estudios (solo el 75 % han finalizado los estudios primarios).

Sin embargo, el director de Proyecto Hombre pone el foco del policonsumo en aquel que incluye la práctica del chemsex, que prolifera especialmente entre los colectivos gay, bisexual y el de hombres que practican sexo con otros hombres (HSH).

Debido a las fiestas “chemsex”, sobre todo entre gays, los índices de VIH han vuelto a dispararse

Debido a las fiestas “chemsex”, sobre todo entre gays, los índices de VIH han vuelto a dispararse

Esto es así porque ha cambiado el perfil del consumidor: antes se trataba de consumidores de cocaína que buscaban mantener relaciones heterosexuales, pero ahora han proliferado prácticas como la del Chemsex. Y aquí el perfil es un varón entre 25 y 40 años que mantiene relaciones sexuales con otros hombres.

El principal riesgo es el de contraer enfermedades de transmisión sexual. Ya se ha convertido en un problema de salud pública para el Ayuntamiento de Barcelona”, advierte Esculies.

De hecho, la práctica del ‘chemsex’ entre el colectivo gay triplica el riesgo de contagio por VIH, según un estudio de Barcelona Checkpoint de octubre de 2016.

Además, la práctica del chemsex está teniendo un fuerte impacto en la salud pública, porque las consecuencias empiezan a ser visibles en las consultas a urgencias.

Sin ir más lejos, el Hospital Clínico de Barcelona recordaba a finales de noviembre de 2017 que habían atendido en urgencias casos “con depresión del sistema nervioso central, pérdida de conciencia, algunos necesitaron ser intubados. Y dos personas murieron”.

Por otra parte, aunque la cocaína sigue siendo la droga más utilizada en contextos sexuales, otras sustancias como la ketamina, la metanfetamina o el popper están cada vez más presentes como consecuencia de sus efectos afrodisíacos, estimulantes o dilatadores, para aumentar la euforia y la desinhibición.

Otra dato facilitado por la ONG es que el 81% de los usuarios más jóvenes, entre 13 y 21 años, atendidos por Proyecto Hombre en 2017 consume cannabis y la gran mayoría también abusa de las nuevas tecnologías, en concreto del móvil y los videojuegos.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>