August Rodin: a los 100 años de su muerte

Con motivo del centenario de la muerte de August Rodin en la Casa Garriga Nogués, sede de la Fundación Mapfre, hay una exposición centrada en La puerta del infierno. Finaliza el 21 de enero.

Rodin

En 1880, el Estado francés encomendó a August Rodin una puerta decorativa que representara la Divina Comedia de Dante Alighieri para el futuro Museo de Artes Decorativas. Bautizada como La puerta del Infierno (inspirada en la Puerta del Paraíso del Baptisterio de la Catedral de Florencia, obra de Ghiberti) la obra representó el mayor reto plástico del artista y en él trabajó durante más de veinte años. La Puerta del Infierno es un grupo escultórico monumental. La primera versión que hizo Rodin es de 1881, cuando empezó a trabajar en ella, es una puerta con bajorrelieves, muy parecida a la de Ghiberti. Al final de la vida del artista se hizo un modelo en yeso que reconstruye el aspecto que debía tener al principio y sirvió de referencia para hacer los modelos de bronce fundido una vez muerto el artista.

Aunque el proyecto fue cancelado (nunca hubo ni puerta ni museo), el artista trabajó en él hasta el final de su vida y fue de ahí de donde fue creando figuras y bajorrelieves que luego sacó de la puerta y se convirtieron en esculturas aisladas. Considerada como la obra central de la carrera de Rodin, esta obra monumental ofrece una visión espectacular del infierno, es febril y tormentosa, sensual y evocadora. Aunque la obra comenzó modelando figuras inspirándose en la Comedia del Dante a medida que pasaba el tiempo añadió figuras inspiradas en Las flores del mal de Baudelaire y las Metamorfosis de Ovidio.

Al principio Rodin pensaba poner encima de la puerta la inscripción que Dante pone en la puerta del infierno al inicio del Canto III de la Comedia: por mí irás a la ciudad doliente, / por mí irás hacia el eterno dolor, / por mí irás con la gente perdida./¡dejad toda esperanza los que habéis entrado!

Pero luego se lo repensó y creó una alegoría de la misma frase con la postura y la posición de la escultura Las tres sombras que coronan la puerta. Esta escultura deriva del primer estudio que Rodin hizo de Adán (escultura que destruyó por parecerse demasiado al estilo de Miguel Ángel, de quien quedó extasiado, junto con las obras de Donatello y Ghiberti, tras un viaje a Italia). La hizo de nuevo y la repitió tres veces en diferentes posiciones e hizo el conjunto conocido como Las tres sombras que señalan hacia el centro de la puerta y hacia El pensador.

De esta puerta se derivaron sus esculturas más emblemáticas: El Pensador, El beso, Ugolino y sus hijos y Las tres sombras. De esta última ya hemos hablado. El pensador se encuentra en lo alto de la puerta. Representa probablemente Minos, el juez que, en la Comedia, asigna los condenados a uno de los círculos infernales en función de sus pecados. Pero Rodin convierte la imagen en el poeta Dante meditando sobre su obra en el mismo infierno. Es el creador dentro de su propia creación. ¿Y por qué no es el mismo Rodin meditando sobre su obra en la misma puerta del infierno?

De ahí sale también la obra El beso inspirada en Francesca da Rimini y Paolo Malatesta dos personajes de la Comedia que se encuentran en el segundo círculo del infierno, círculo donde van a parar los lujuriosos. Cuando ya los tenía colocados en la hoja izquierda de la puerta, los sacó y los convirtió en escultura.

Ugolino y sus hijos es otro personaje de la Comedia y uno de los primeros que representó Rodin en la Puerta. Ugolino della Gherardesca fue un político condenado por traición y que Dante le sitúa en el último círculo del infierno. También de la parte mediana de la hoja izquierda los sacó para convertirlos en escultura.

*                           *                           *

August Rodin nace y muere en París (1840-1917). Desde pequeño empieza a dibujar y su padre la envía a la École Impériale Spéciale de Dessin et de Mathématiques donde aprende a dibujar y modelar de memoria. No le dejan entrar en la École des Beaux-Arts y se pone a estudiar anatomía con Louise Barye, profesor del Museo Nacional de Historia Natural y modelado escultórico con Constant, un escayolista con quien comparte los secretos sobre el modelado. August Rodin trabajó todas las técnicas de la época: el dibujo, el yeso, la cera, el barro, el mármol y el bronce. Rodin trabajaba según el método tradicional, de hecho, su taller fue uno de los últimos que se pueden considerar como tal. Él solía realizar las piezas en yeso, cera o barro. A partir de estos moldes era posible sacar obras de mármol o encargar la fundición en bronce. A los 15 años gana una medalla de bronce de dibujo y empieza a trabajar con barro. A los 17 años figura como ayudante de George E. Haussmann en la reconstrucción urbana de Paris.

Su primera gran escultura fue La máscara del hombre con la nariz rota, que fue rechazada por el jurado del Salón de Paris en 1865 por considerarla inacabada (le faltaba la parte de atrás de la cabeza). Esta escultura es la cara de un hombre de una barriada parisina que explicita su dura vida por los rasgos de su rostro. Con sus arrugas marcadas y la nariz rota, la obra representa un gran ejemplo de cómo Rodin consideró que lo que se quiere representar no forzosamente debe ser bello sino verdadero. Él mismo dice: Esta máscara determinó todo mi trabajo futuro; es la primera pieza de modelado que hice. Desde entonces he tratado de ver mi obra desde todos los puntos de vista y dibujarla bien en cada uno de sus aspectos. Esta máscara ha estado en mi mente en todo lo que he hecho.

La segunda obra por la que también fue criticado es La edad de bronce, escultura a escala humana para la que usó como modelo un joven soldado belga. Una vez hecha hubo quien, ante la musculatura tan bien trabajada sobre el yeso, dijo que no era posible que, quien no había estudiado nunca en la Academia pudiera esculpir formas tan perfectas, a menos que hubiera hecho la escultura de un vaciado del modelo natural y no de un modelo original de arcilla. La Edad de Bronce, en palabras de. Rainer M. Rilke, manifiesta el dominio ilimitado de Rodin sobre el cuerpo. El ojo más severo no podía descubrir en esta estatua ningún espacio que fuera menos viviente, menos preciso o menos claro que los demás. Y un periodista añadió: Está preñada de una calidad tan rara como preciosa: la vida. Todo el tiempo que había dedicado a estudiar anatomía cuando era joven ahora lo podía plasmar aquí.

El gran éxito de su obra hizo que las esculturas más emblemáticas se reprodujeran en varios tamaños y materiales. Es el caso de El Pensador, el tamaño original era de unos 70 cm; en 1898 fue reducida a 38 cm y en 1904 ampliada a la versión monumental de 2 m.

*                       *                       *

Nota: Con motivo del centenario de la muerte de August Rodin en la Casa Garriga Nogués, sede de la Fundación Mapfre, hay una exposición centrada en La puerta del infierno. Finaliza el 21 de enero.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>