Càritas constata que la recuperación económica no llega a los más vulnerables

Las personas que se beneficiaron de los servicios de la entidad en 2016 subió un 4,6% hasta rebasar las 360.000 y se incrementó el número de proyectos sólo en Cataluña

Las cifras macroeconómicas cambiaron el rojo por el verde hace tres años y el paro ha ido bajando de forma paulatina desde entonces. Sobre el papel, desde hace unos meses se puede decir que se dejó atrás la gran recesión. Adiós a la crisis. En el Gobierno así se grita a viva voz; pero Càritas, al lado de los más vulnerables, advierte que no hay un “efecto espejo” en la recuperación económica, los más pobres no tienen los mismos estándares de vida que la mayoría de la población.

El fruto de la mejora de los indicadores se concentra en pocas manos y no se plasma en la vida de los ciudadanos, sobre todo de aquellos más pobres y en riesgo de exclusión social. La brecha de la desigualdad no se cierra. De hecho, en 2016 se beneficiaron de los proyectos de la entidad 360.604 personas, un 4,7% más que el año anterior. Así lo desprende la Memoria de 2016 de Càritas Catalunya -agrupa a las diez Càritas diocesanas de la región-, que fue presentada este miércoles por el presidente de la entidad, Francesc Roig, el cardenal Omella y Anna Roig y Luis Miguel Luna, del equipo de comunicación.

“La recuperación no es equitativa. Los pobres fueron los primeros en notar los efectos de la crisis y los últimos en salir adelante. La crisis se ha quedado y ahora estamos ante una crisis social”, aseguran desde la entidad. Datos del informe Análisis y Perpectivas 2017 de Foessa revelan que el 70% de los hogares españoles no ha percibido la recuperación económica. Ante un escenario de pobreza severa y cronificada después de tantos años de crisis y precariedad, el número de proyectos que desarrolla Càritas en Catalunyaha aumentado un 11,5%, hasta alcanzar los 1.954, en el último año. Y se observa otro factor alarmante: la pobreza pasa de padres a hijos, se hereda.

Un 71,2% de las personas atendidas en edad laboral están en paro

Un 71,2% de las personas que han sido participantes de los proyectos de Càritas y están en edad laboral se encuentran en paro. En este sentido, la entidad apuesta por la formación y la economía social y colaborativa; el programa de Inserción sociolaboral cuenta con 212 proyectos y las empresas de inserción de las Càritas diocesanas de Catalunya han proporcionado empleo a unas 350 personas en 2016. Durante la presentación se denunció que más de un 90% de los nuevos contratos del ejercicio pasado eran temporales, según datos recogidos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Un curso para extranjeros de Càritas Diocesana de Barcelona (Sergi Cámara)

Un curso para extranjeros de Càritas Diocesana de Barcelona (Sergi Cámara)

Càritas hizo hincapié en la cuestión del empleo precario y los llamados “trabajadores pobres”. Un 28% de las personas atendidas tienen una nómina y aún así necesitan ayuda. “Como sociedad tenemos el riesgo de normalizar conceptos como precariedad o pobreza. Tenemos que luchar para hacerles frente”, afirmó al respecto Anna Roig. Omella, por su parte, recordó que la labor de Càritas es de “suplencia de las instituciones” y aun así “no llegan a todos los que lo necesitan”.

Un 18,8% son familias monoparentales

Sobre el perfil de las personas atendidas, la mayoría son mujeres (55,6%) y un 58,6% del total está en la franja de edad de entre 30 y 64 años. Además, ha aumentado el número de menores atendidos, de un 15% del total en 2015 al 22,7% del año pasado, sobre todo por los programas de formación e inclusión sociolaboral. Otro de los problemas alarmantes que señala Càritas es el del las personas que estan solas, sin una red de apoyo familiar detrás (26%) o las familias monoparentales (18,8%).

captura

Si nos fijamos en la proveniencia de las personas atendidas, el colectivo español es el que más personas suma. Y hay 5.883 personas que tienen el status de asilado o refugiado. “A Càritas llegan el día después. Unos 18 meses después de haber llegado aquí. El mayor colectivo de refugiados ahora es el de hondureños, seguido de los nigerianos.

captura

En lo referente a la vivienda, la mayoría vive en pisos de alquiler, pero los altos precios provocan que haya habido un ha habido un aumento del 8% al 14,4% de las personas sin hogar y un 3,2% de las familias vive en pisos ocupados, cuando en años anteriores esa cifra no llegaba al 1%. Càritas ha solicitado a las administraciones que hagan más por implementar políticas para facilitar el derecho a la vivienda, “que está siendo vulnerado aunque está recogido en la Constitución”. Hay también precariedad en la vivienda”, resumieron y afecta a un 39,5% de las personas que acogen por un 31% del año anterior.

captura

Càritas recalca que detrás de todas las cifras que han presentado lo que hay son personas y reclama a las instituciones públicas políticas sociales y económicas que sitúen a la persona y su desarrollo en el centro, apoyo a las familias, políticas que faciliten la emancipación de los jóvenes y un acompañamiento a las personas mayores. Ante el alto paro, la entidad pide iniciativas de formación e inclusión laboral y políticas de prevención de la exclusión social, además de un desarrollo sostenible que cuide el medio ambiente.

Por territorios, las diócesis de Barcelona, Terrassa y Girona son las que aglutinan a más personas que se benefician de la acción de Càritas.

captura

Càritas centra su actividad en la acción social, sobre todo, y la sensibilidad de la sociedad y la denuncia de las injusticias. Su intervención social se despliega en nueve programas: Acogida y acompañamiento, Cobertura de las necesidades básicas (con ayudas en especie y económicas), Gente mayor, Sin hogar y vivienda, Familia e infancia, Salud, Educación y formación para adultos, Inserción sociolaboral y economía social y el Asesoría jurídica.

En lo referente al gasto en acción social (un 84,4% del total), tres programas concentran el 63,8%: Cobertura de las necesidades básicas, Familia e Infancia e Inserción sociolaboral y economía social. En total, Càritas tuvo un gasto de más de 47,5 millones de euros y obtuvo ingresos por un importe de 47,1 millones. Del total de los ingresos, un 79% corresponde a aportaciones de particulares e instituciones privadas y un 21% de fondos públicos.

La entidad que desarrolla la acción social de la Iglesia se apoya en el trabajo de 498 personas contratadas y más de 12.000 voluntarios repartidas en las más de 500 Càritas parroquiales que hay en Catalunya.

Anna Roig, el cardenal Omella y Francesc Roig (Elisenda Rosanas / ACN)

Anna Roig, el cardenal Omella y Francesc Roig (Elisenda Rosanas / ACN)

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>