Presencia y poder de la Iglesia (I)

“Si tuvierais fe como un grano de mostaza (…) nada os sería imposible” (Mt 17, 20)

verdad

Buscadores de la verdad

esperanza

Contra pesimismo, esperanza

“La esperanza no defrauda” (Rom 5, 5).

estar

Estar, saber estar

Cataluña, la Junta de Andalucía, España, nosotros

Se miente a sabiendas, como un programa, como un arma que es sin duda desleal y muy peligrosa. La enorme difusión y la eficacia de los medios de comunicación permite que el cuerpo social quede contaminado por la mentira (Julián Marías).

autoridad

El problema del mal y la necesidad de espejos (y X)

“Las más de las veces no tenemos verdadera voluntad sino veleidad; quisiéramos, mas no queremos; quisiéramos, si no fuese preciso salir de nuestra habitual pereza, arrostrar tal trabajo, superar tales obstáculos, pero no queremos alcanzar el fin a tanta costa” (Jaime Balmes)

voluntad

El problema del mal y la necesidad de espejos (IX)

“La voluntad propia del hombre, a pesar de ser limitada, no se limita única y simplemente a desear” (Antonio Millán-Puelles)

Dios

El problema del mal y la necesidad de espejos (VIII)

“Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo” (Jn 17, 3)

el Mal

El problema del Mal y la necesidad de espejos (VII)

“La fascinación del mal oscurece el bien” (Sab 4, 12)

vida

El problema del mal y la necesidad de espejos (VI)

“Ser hombre quiere decir estar siempre ordenado a algo o a alguien, estar entregado a una obra, a la que uno se dedica, a un ser humano, al que ama, o a Dios, al que sirve” (Víctor Frankl)

alma

El problema del mal y la necesidad de espejos (V)

Ni el alma en sí misma ni su relación con el cuerpo se nos dan directamente en la experiencia (Karol Wojtyla)

persona

El problema del mal y la necesidad de espejos (IV)

Persona significa lo que en toda naturaleza es perfectísimo (Santo Tomás de Aquino)

mal

El problema del mal y la necesidad de espejos (III)

Alardeando de sabios, resultaron ser necios (Romanos 1, 22).

mal

El problema del mal y la necesidad de espejos (II)

Yo tenía las espaldas vueltas a la luz y el rostro a las cosas donde la misma luz reverberaba, y así mi rostro, que miraba los objetos iluminados, se quedaba sin ser iluminado él mismo (San Agustín. Las Confesiones).

El problema del mal y la necesidad de espejos (I)

“Si el mal aparece tan poderoso en el mundo de hoy, ello ocurre porque el bien del cual es parásito es el espíritu mismo del hombre” (Jacques Maritain).