Romero, profeta contra el pecado, voz de los sin voz y pastor de la Iglesia perseguida

El 14 de octubre será canonizado en Roma el salvadoreño monseñor Óscar Romero, primer obispo mártir de América, que fue beatificado el 23 de mayo de 2015.

El mártir al que sus propios asesinos le pidieron que los bendijera

El operario diocesano Recaredo Centelles no murió al ser fusilado y el miliciano que fue a darle el tiro de gracia le pidió que los bendijera

Mártir por procurar a los demás alimento del cuerpo y del alma

Francisco Salinas, postulante franciscano, llevaba alimento del cuerpo y del alma a los cristianos perseguidos, y fue mártir por no revelar sus nombres

Anciano y en cama, le partieron un crucifijo en la espalda

El sacerdote Alfredo Almunia estaba en cama, le partieron un crucifijo en la espalda y, como no podía andar, lo tiraron desde el balcón a un camión.

Evitó que los milicianos quemaran la Iglesia y terminaron matándolo

Tomás Valera, de 19 años, se enfrentó a los milicianos que iban a quemar el templo: «¡A la iglesia no entra nadie porque yo me pongo por medio!»

El lasaliano al que los anarquistas pusieron al frente de una escuela

El anarcosindicalista Joaquín Ascaso puso al frente de una escuela en Chiprana al hermano Alberto Joaquín, al que asesinaron por tratar de escapar

Mientras caía, aún pudo gritar: ¡Yo os perdono, viva Cristo Rey!

Al Franciscano Félix Gómez-Pinto le dispararon por la espalda y al caer gritó: Yo os perdono, viva Cristo Rey

Uno se descalzó, otro regaló su dinero, todos murieron perdonando

Pascual Araguàs fue otro de los sacerdotes urgelinos que murieron perdonando y ayudándose a ser fieles

Ofrezco el sacrificio de mi vida por la salvación de España

El padre Luis (de San Miguel de los Santos) de Erdoiza y Zamallora, trinitario de Belmonte, ofreció su vida por la salvación de España

Joan Montpeó, el mártir que hacía favores al forense que lo inhumó

Seminarista detenido varias veces y finalmente ejecutado, el forense que lo examinó declaró haber obtenido favores y gracias por su intercesión

El párroco mártir que huyó al campo protegiendo el Santísimo Sacramento

Antonio García Padilla, párroco de Huércal (Almería), vagó por los campos con el Santísimo Sacramento para protegerlo de la persecución religiosa

Le entregó el anillo a su asesino en señal de perdón

Sor Rosario de Soano regaló su anillo a su verdugo, que más tarde exclamaría: “¡Matamos a una santa!”

Pasamos el día animándonos al martirio y rezando por nuestros enemigos

Al despedirse de su congregación, los claretianos de Barbastro decían pasar el día animándose al martirio y “rezando por nuestros enemigos”

No quiero vender la joya del sacerdocio por unos días más de vida

Josep Masquef no quiso ocultarse ni salvar la vida a costa de “vender la joya que obtuve cuando canté misa”

Prometieron salvarles si gritaban muera Cristo, pero gritaron ¡Viva Cristo Rey!

A los laicos cartageneros Isidro Juan Martínez y Francisco Roselló les ofrecieron salvarse dando mueras a Cristo, pero gritaron ¡Viva Cristo Rey! y los fusilaron