Colau y la Sagrada Familia

Sagrada Família

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau ha sido figura en los medios de comunicación internacionales al dar a conocer en La Vanguardia la actuación obstruccionista del gobierno municipal con la Sagrada Familia.

Que Barcelona tenga ya como símbolo máximo de la ciudad una basílica no le gusta a un gobierno de la ciudad marcado por su propensión anti católica. No hay que hacer un listado ahora, sólo recordar el último hecho: el gobierno catalán y el español estuvieron presentes en la ceremonia de nombramiento de monseñor Comella como cardenal en la Ciudad del Vaticano. El Ayuntamiento no envió ni al “último de la fila”. Un error también desde el punto de vista secular. Un cardenal electo de la Iglesia es una persona de peso y un elemento de referencia para la ciudad. No falta comulgar con sus ideas para mantener una actitud formalmente correcta, sólo se trata de poner los intereses de la ciudad por encima de los propios prejuicios.

Pero volvamos a la Sagrada Familia. Cuando la basílica esté finalizada, a inicios de la próxima década, será una construcción monumental rodeada por edificios y ahogada en su fachada principal por la proximidad de las construcciones. En realidad, no tiene que ser así. El Plan General Metropolitano vigente ya prevé una escalinata de acceso y una perspectiva vial más amplia y desnuda, y por esta razón está afectado el edificio frontal; ya lo estaba cuando lo edificó un constructor bien famoso de Barcelona, y en muchas ocasiones no por el bien del urbanismo de la ciudad, Josep Lluis Nuñez y su famosa inmobiliaria Núñez y Navarro. La licencia a precario se dio y al mismo tiempo se hizo una reserva de suelo en otro solar para acoger a los vecinos del edificio cuando éste fuera derribado. O sea, que la previsión está y desde hace años. La maniobra de Ada Colau para impedir la realización pasa por que el solar reservado para la solución del traslado de los vecinos, sin moverse del barrio, quede liquidada al ocuparlo para equipamientos. De esta manera no habrá solución en las proximidades, y estaría servido un conflicto con el templo. Colau hace así rehenes a los vecinos queriendo convertirlos en ariete contra el monumento religioso.

La Sagrada Familia recibe 9 millones de visitas, 3,17 millones son interiores. Cabe preguntarse si un buque insignia de la ciudad de estas dimensiones que no fuera un templo católico sufriría un boicot tan evidente por parte del gobierno municipal. La pregunta no es gratuita porque contrastan estas dificultades con la facilidad con que ha pactado con el FC Barcelona para llevar a cabo una reforma atascada durante años. Todo lo que son facilidades para unos, pese a la elevada superficie edificable para usos lucrativos que conlleva, contrasta con los palos en las ruedas de Ada Colau a la Sagrada Familia.

Hazte socio

También te puede gustar

3 Comments

  1. 1

    Esta claro que la Sra. Colau solo es la representante municipal, de una parte de los ciudadanos que viven en Barcelona, los otros, los que no opinan igual que ella, los que no tienen la misma forma de ver la vida, los que son respetuosos con los demás, esos parece ser que no son Barceloneses, que no pagan sus impuestos municipales.
    El sueldazo de la Alcaldesa y sus compañeros, también lo pagan las personas que van a misa, y que son creyentes, que continuamente están siendo vapuleadas por los pertenecientes a la Cup, buscando en lo profundo, en lo enterrado excusas para impedir lo pactado con anterioridad, las necesidades para que el Pueblo de Dios tenga sus lugares de culto, como el Templo expiatorio de la Sagrada Familia, La Catedral de Barcelona, o como han hecho con una Orden religiosa pequeña que solo se dedica a hacer el bien, tirar a la papelera su proyecto, que ya había sido aceptado por el ayuntamiento anterior previo pago de un tanto de dinero.
    Esta claro, o te haces okupa y de la cup, o te aguantas y ves como proponen las chorradas mas insólitas dignas de alguien que en el cerebro tienen el sueño de acabar con una sociedad democrática e imponer su dictadura.

  2. 2

    Señora Colau a usted lo que le pica es la desesperación o más bien la desesperanza. Porque quienes la votaron no sabían de la misa la mitad. Pero resulta que Barcelona abunda en gente de fe, y con la fe la
    esperanza. Por eso aman su Sagrada Familia de Gaudí -otro enamorado de Dios con el que no simpatiza usted- que edificó un salmo a la gloria del Creador. Por otra parte ese arquitecto cristiano a carta cabal, ha dejado su huella en Barcelona. Una huella o una joya apreciada y admirada en el mundo entero por la magia de su arquitectura, que más que magia es oración y alabanza al Redentor, miembro de una Familia Sagrada.

  3. 3

    Aquesta Colau, és la de la igualtat, respecte, drets socials, etc. etc ? No es una forma d’assassinar idees, deixar morir de gana o de suport institucional ?? On és aquesta igualtat i aquest repecte vers tots i totes les institucions ?? Es que ella, que ve d’una cultura cristiana, ara es vol apoderar d’uns valors cristians de mes de 2000 anys d’antiguetat ? pero de quina manera, manipulant-la i essent una hipocrita.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>