Conflicto laicista en la UB: “Queremos que la Universidad tome medidas porque si no gobernarán los violentos”

Responsables de la Universidad de Barcelona (UB) y representantes de la Pastoral Universitaria se reunieron este martes, 11 de enero, para encontrar u…

fichero_23202_20110113.jpg

Responsables de la Universidad de Barcelona (UB) y representantes de la Pastoral Universitaria se reunieron este martes, 11 de enero, para encontrar una salida a los actos contra la libertad religiosa llevados a cabo en la Facultad de Económicas por grupos organizados de estudiantes. Estos grupos pretenden poner fin al servicio religioso que presta el SAFOR en el contexto universitario barcelonés.

Según, ha explicado a esta redacción el delegado de la Pastoral Universitaria, el sacerdote Joaquim Vidal, la reunión se ha realizado bajo un clima de cordialidad y ha querido acentuar que la voluntad del Rectorado de la UB es que se sigan oficiando misas en las facultades en las que el SAFOR presta este servicio.
Asimismo, mosén Vidal ha defendido la gestión que ha realizado el Gobierno de la UB al valorar que “no es fácil tomar medidas en circunstancias así” cuando ha sido cuestionado sobre el papel del Decanato de la Facultad de Económicas, que no ha podido garantizar la seguridad de las misas de los últimos miércoles.
Es por eso que tanto la Pastoral como la UB han acordado suspender la misa de los miércoles (la única afectada por el boicot) hasta que la universidad pueda garantizar tanto la seguridad de los miembros de la comunidad universitaria que utilizan el servicio, así como el respeto a la eucaristía. Las misas de los lunes y los viernes se seguirán oficiando con normalidad, según mosén Vidal, desmintiendo en este punto las informaciones publicadas por el diario ABC que afirmaba que se suspendía todo el servicio.
La UB se ha comprometido en la reunión a realizar algunas medidas logísticas que, según el delegado pastoral, consistirá, entre otras cosas, en instalar una puerta al principio del pasillo que dirige a la capilla para controlar el acceso. Precisamente, ese pasillo era el que ocupaban los estudiantes que se congregaban para boicotear la misa y, de esa forma, impedían el paso a los estudiantes que sí querían acudir al oficio religioso.
El sacerdote Joaquim Vidal ha afirmado que también se ha acordado que los Servicios Jurídicos de la UB estudien la manera de poner freno a estas acciones “con los medios democráticos que estén al abasto de la universidad y de la sociedad”. En este sentido, el religioso cree que ha existido un atentado contra las libertades de las personas y que “esto es susceptible de pedir responsabilidades civiles” a los alumnos implicados en el boicot.
De todas formas, Mosén Vidal ha confirmado que el miércoles siguiente a la reunión (el 12 de enero) se ofició misa con normalidad ya que no se habían apostado los grupos que últimamente han protagonizado la violación del derecho a la libertad religiosa en la Facultad. Por ello, la dirección de la UB accedió a que ayer se oficiar la misa. Vidal no descarta cambiar de horario la misa de los miércoles para que se siga oficiando en espera de la promesa de garantizar la seguridad de la UB.
“Un concepto nacionalsocialista de la religión”
ForumLibertas.com ha podido conversar con uno de los miembros de la comunidad universitaria que hace uso de los servicios religiosos ofrecido por SAFOR y que ha relatado su testimonio sobre la situación que se vive en esta universidad pública.
Joan Parent, estudiante de Derecho de la UB, explica que lo que realmente le molesta a los grupos que quieren acabar con el culto religioso en la UB “es la gente” ya que el pasado miércoles 22 de diciembre –se celebraba la misa previa a Navidad- se acordó trasladar la misa a la Iglesia de Sant Ramon de Penyafort.
Parent constata que los grupos apostados en la puerta de la capilla “estaban sentados y repartidos a lo largo de los pasillos hablando entre ellos distendidamente” por lo que “solo se manifiestan si hay gente que quiere acceder a misa”.
Este estudiante explica que si este miércoles 13 de enero se pudo celebrar misa fue debido a que “en la actualidad nos encontramos en época de exámenes y apenas hay gente en la Facultad”. “No se puede dar la batalla por perdida. Se va a seguir intentando impedir el ejercicio de la libertad religiosa”, subraya.
Queremos que la Universidad tome medidas –prosigue- porque sino la van a acabar gobernando los violentos”. Al parecer, la UB les conminó a que “dialogaran” con estos grupos para que se resolviera el conflicto, pero Parent es consciente de que “si no dejan de boicotear el libre ejercicio de la propia confesión, ¿cómo vamos a dialogar con ellos?”. “Estamos esperando lo que diga el Síndic de Greuges [Defensor del Pueblo en Cataluña] de la Universidad”, explica.
Este estudiante expone que el colectivo de estudiantes que asisten a misa quieren “una acción contundente de la universidad con estos estudiantes”, ya que “es gente problemática que se sabe quién es, gente que quieren imponer sus ideas por la vía de la fuerza y no de la democracia”.
“Estos estudiantes –atestigua Parent- la dirección de la Universidad sabe quiénes son y con sus acciones intentan imponer una universidad laicista con un concepto nacionalsocialista de la religión”.
Los interrogantes que se abren ahora son si la suspensión de la misa de los miércoles no constituye un paso atrás que puede ser leído como un logro por los estudiantes que boicotean el libre ejercicio de la libertad religiosa. Paralelamente, cabe esperar que la UB cumpla sus promesas y, lo antes posible, “garantice” la seguridad de los estudiantes que asisten a los servicios del SAFOR y no alargue indefinidamente esta situación que atenta contra los derechos básicos constitucionales.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>