El “corta-pega” genético que repara ADN dañino y evita una enfermedad hereditaria: un nuevo reto ético

Un equipo de científicos consigue embriones viables sin carga genética defectuosa para evitar la muerte súbita. “Lo que más me preocupa es que estas tecnologías sean de utilidad para todos y no solo para los ricos”, advierte el investigador Juan Carlos Izpisúa

El llamado 'corta-pega' genético es capaz de editar fragmentos de ADN para prevenir enfermedades El llamado 'corta-pega' genético es capaz de editar fragmentos de ADN para prevenir enfermedades

Un equipo internacional de científicos de Estados Unidos, Corea del Sur y China ha conseguido por primera vez, con un coste relativamente económico, obtener embriones humanos viables sin carga genética defectuosa y eliminar así una de las principales causas de una enfermedad hereditaria como la muerte súbita.

La técnica se realiza mediante un “corta-pega” genético que repara el ADN dañino: los científicos usaron un complejo denominado CRISPR/Cas9, una tecnología que permite modificar el genoma de cualquier ser vivo de forma fácil para corregir la mutación en espermatozoides de un hombre portador de la enfermedad. Al mismo tiempo, inyectaron los espermatozoides y una secuencia de CRISPR con la versión correcta del gen en óvulos donados por mujeres sanas.

El CRISPR es una molécula que localiza la secuencia genética específica; y el Cas9, una enzima especializada en romper el doble filamento del ADN.

Estamos, pues, ante un nuevo reto ético en el campo de la manipulación genética.

Además, aunque la investigación abre vías a futuras terapias para corregir ciertos tipos de cáncer o algunas de las diez mil enfermedades raras que surgen cuando una de las dos copias de un gen es errónea, también hay que considerar que la técnica permite cambiar el destino biológico de una persona al introducir cambios en óvulos, espermatozoides y embriones que se transmitirán para siempre de generación en generación.

El objetivo en el que se han centrado los investigadores es la cura de la miocardiopatía hipertrófica, una dolencia del corazón frecuente que provoca muerte súbita en deportistas y personas jóvenes. Una de las causas principales de la dolencia es que una de las dos copias del gen MYBPC3 es errónea.

La utilización del complejo CRISPR/Cas9, un nuevo reto ético en el campo de la manipulación genética

La utilización del complejo CRISPR/Cas9, un nuevo reto ético en el campo de la manipulación genética

La técnica, en imágenes

Este avance científico fue publicado el pasado 2 de agosto por la revista Nature bajo el título ‘Correction of a pathogenic gene mutation in human embryos’ (‘Corrección de una mutación de un gen patogénico en embriones humanos’).

Una forma más didáctica de entender la técnica utilizada por los científicos son los dos gráficos que siguen a continuación, reproducidos a partir del estudio publicado por Nature y del que se hizo eco el diario El País al día siguiente de la publicación.

En el primero de ellos se puede ver “cómo funciona el método descubierto: a la vez que es inyectado el espermatozoide en el óvulo, es introducido el código genético correcto en un complejo CRISPR/Cas9”.

¿Cómo funciona la técnica que repara el ADN dañino?

¿Cómo funciona la técnica que repara el ADN dañino?

Este segundo gráfico muestra cómo funciona el CRISPR/Cas9: la combinación de la molécula CRISPR con la enzima especializada Cas9 “la convierten en una herramienta excepcional para los científicos”.

El proceso que sigue el CRISPR-Casp9

El proceso que sigue el CRISPR-Casp9

Hay que destacar que, a partir de los óvulos donados por mujeres sanas para el estudio, de los 58 embriones resultantes, 42 se desarrollaron sin la mutación que causa la enfermedad, una tasa de éxito del 72%.

En cualquier caso, cabe recordar que ya en 2015 científicos chinos fueron los primeros en modificar embriones humanos con esta técnica. Más recientemente, un trabajo publicado en 2017 consiguió corregir un gen que provoca la beta-talasemia, un tipo de anemia.

Pero, a la práctica, ninguno de los tres trabajos consiguió curar todas las células del embrión, solo una parte, un problema conocido como mosaicismo. Y tampoco se evitaron mutaciones adicionales en el genoma, lo que desaconsejaba un posible uso terapéutico.

Los resultados de la investigación sobre el CRISPR/Cas9 ha abierto un nuevo debate internacional sobre los límites éticos que hay que imponer a esta tecnología

Los resultados de la investigación sobre el CRISPR/Cas9 han abierto un nuevo debate internacional sobre los límites éticos que hay que imponer a esta tecnología

Los límites éticos

Al mismo tiempo, todas estas investigaciones han originado un debate internacional sobre los límites éticos que hay que imponer a esta tecnología y los cauces legales que habría que seguir para aplicarla en los casos adecuados.

El descubrimiento “abre las puertas a que esta tecnología pudiera llevarse alguna día a la clínica, obviamente con todas las precauciones necesarias y siempre si hubiera consenso en la sociedad y la ley así lo permitiera”, señala en este sentido el bioquímico español Juan Carlos Izpisúa, investigador del Instituto Salk y coautor de la investigación.

De hecho, la técnica aún no está lista para usarse en seres humanos, y aunque el éxito obtenido muestra una eficacia del 70% lo deseable es llegar al 90% o incluso el 100% de efectividad antes de pensar en aplicarla en humanos, reconocía Shoukhrat Mitalipov, que ha liderado la investigación concreta de manipulación de embriones y quien ya consiguió la primera clonación terapéutica humana.

Por su parte, Izpisúa apunta a dos futuras aplicaciones de esta tecnología. La primera sería en “los precursores de los gametos masculinos y femeninos para parejas con síndromes recesivos muy severos. De esta manera, la corrección génica no se haría en el embrión, sino en las células precursoras de los gametos, y se mitigarían ciertos aspectos éticos y de seguridad”, explicaba.

La segunda opción es usar el CRISPR directamente en el útero para corregir “enfermedades genéticas severas, como la trisomía que origina el síndrome de Down, en estados de gestación avanzados”, detallaba.

En estos casos el proceso no sería perfecto, pues no se corregirán todas las células del feto. Pero sí se podría dirigir el CRISPR a los órganos más afectados, por ejemplo cerebro y corazón, con la esperanza de cambiar suficientes células como para corregir el problema.

Juan Carlos Izpisúa

Juan Carlos Izpisúa plantea uno de los dilemas éticos de esta investigación: “lo que más me preocupa es que estas tecnologías sean de utilidad para todos y no solo para los ricos”

Aún nos falta bastante investigación, por ahora hablamos de corregir una sola mutación, con lo que esta tecnología no sería extensible a otros problemas”, destaca Izpisúa, quien considera que la aplicación de la misma se debe limitar a casos concretos en los que sea el último recurso para evitar enfermedades graves.

El científico advierte de que de ningún modo se debe utilizar esta técnica para intentar mejorar las capacidades físicas o mentales de un individuo, algo que ni siquiera sería posible desde el punto de vista técnico hoy por hoy: “Lo que más me preocupa es que estas tecnologías sean de utilidad para todos, como lo han sido las vacunas, y no solo para los ricos”.

Al respecto, cabe recordar el escenario que dibujaba la película Gattaca, donde, ante los avances de la manipulación genética en seres humanos, existían ciudadanos de primera y de segunda categoría; o donde esos ciudadanos privilegiados podían analizar la genética de una persona para poder decidir si la elegían como pareja o no.

Ante el riesgo de introducir cambios irreversibles en la descendencia, “ahora tenemos que pensar para qué queremos usarlo. Modificar la línea germinal a propósito es una barrera ética en muchos países y es la sociedad la que debe decidir. Se trata de una decisión grande porque define el futuro de la humanidad”, concluye el también director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>