Cristofobia en Sant Carles de la Ràpita: el Ayuntamiento se plantea demoler el Cristo y la cruz

Un historiador local argumenta que es un símbolo franquista y el alcalde de ERC le sigue el juego, pero la placa conmemorativa, que sí lo era, fue retirada en los ochenta. ¿Por qué derribar dos representaciones de la fe cristiana que no figuran en el Censo de Simbología Franquista de Cataluña?

¿A quién dañan el Cristo y la cruz de Sant Carles de la Ràpita? ¿A quién dañan el Cristo y la cruz de Sant Carles de la Ràpita?

Hay cruces que sí aparecen catalogadas a pesar de no tener ninguna placa ni símbolo, por lo que son consideradas como elementos franquistas”. Con estas palabras, Pere Manel Martín, uno de los historiadores locales de Sant Carles de la Ràpita, provincia de Tarragona, en Cataluña, ha encendido un debate donde no lo había: el de si se debe derruir o no el monumento del Cristo y la cruz ubicados desde hace más de 50 años en el cerro de la Torreta.

El historiador argumenta que se trata de un símbolo franquista y el alcalde de esta localidad, Josep Caparrós (ERC), está dispuesto a seguirle el juego, pero la placa conmemorativa, que sí lo es y se fijó en 1966, fue retirada por el Ayuntamiento en los años ochenta.

El objetivo de ambos es que el Censo de Simbología Franquista del Memorial Democrático tutelado por la Generalitat de Cataluña acabe catalogando el monumento y poder así desmantelarlo.

El alcalde Josep Caparrós firmando un documento en el Ayuntamiento. ¿Firmará también el desmantelamiento del Cristo?

El alcalde Josep Caparrós firmando un documento en el Ayuntamiento. ¿Firmará también el desmantelamiento del Cristo?

Los argumentos del alcalde

El Cristo del Sagrado Corazón y la cruz se levantaron hace 51 años en Sant Carles de la Ràpita, en la torre medieval de la Guardiola, conocida popularmente como el cerro de la Torreta, para homenajear “a los caídos por Dios y por España”, como indicaba la placa franquista colocada entonces, aunque esa placa sería retirada posteriormente.

“Evidentemente, si el Memorial Democràtic cataloga este monumento, por parte del Ayuntamiento deberemos tener en consideración que los responsables de la catalogación de los monumentos franquistas nos hagan las indicaciones oportunas para cumplir con la Ley de memoria histórica”, argumenta el alcalde.

Si se cataloga, cosa que no ha sucedido hasta ahora, el Consistorio estaría abierto a participar en un debate “pedagógico” y reflexionar sobre qué hacer, añade Caparrós.

“Si actuar en todo el monumento, si sólo en la cruz… son los expertos quienes deben indicar la consistencia del monumento desde el punto de vista franquista, pero ahora no está registrado como tal”, reconoce. “Y como Ayuntamiento no nos toca hacer aquello que no ha hecho el organismo catalán competente”, sigue.

La cuestión es que el propio alcalde pidió un informe al archivero municipal acerca de los doce monumentos franquistas recogidos por el censo en la Ràpita, que hacen referencia solo a placas situadas en viviendas con el yugo y las flechas.

Junto al Cristo y la cruz no hay ninguna placa conmemorativa ni de enaltecimiento del franquismo, y el Memorial Democràtic nos ha dicho que no lo contemplan en el censo”, vuelve a reconocer Caparrós.

Entonces, habría que preguntarle, ¿por qué insistir en derruir lo que en realidad ahora es una representación religiosa?

Hay que recordar que aunque nunca llegó a generar debate entre los ciudadanos, el Ayuntamiento de la Ràpita se llegó a plantear años atrás la posibilidad de retirar la cruz y trasladar el Cristo, para mantenerlo como símbolo religioso pero despojado de cualquier connotación franquista, aunque aquel proyecto finalmente se abandonó.

El Cristo embellece la imagen de Sant Carles de la Rápita

El Cristo embellece la imagen de Sant Carles de la Ràpita

Cristofobia, la única explicación

Así, ante la evidencia de que este conjunto monumental no figura en el Censo de Simbología Franquista y solo tiene en la actualidad una representación religiosa, y de que el debate entre los ciudadanos es inexistente, plantear su retirada se prevé bastante complicado.

El propio Pere Manel Martín lo reconoce, aunque insiste en su demolición: “El paso lógico a seguir tendría que ser la inmediata retirada de aquellos elementos relacionados con la exaltación del franquismo. Pero, se ha de tener presente que al tratarse de un símbolo asociado a la religión nos podemos encontrar con una oposición por parte de algunos sectores de la población”.

Habría que plantea a Martín qué quedaría del patrimonio arquitectónico español si se hubieran ido derribando determinados monumentos en razón de quién los levantó en su momento, dado que siempre ha habido unos ganadores y unos perdedores en todas las confrontaciones a lo largo de la historia. Quitar la placa tenía sentido; destruir los monumentos, no.

En cualquier caso, ¿por qué demoler dos representaciones de la fe cristiana que ni siquiera figuran en el Censo de Simbología Franquista? La cristofobia parece ser la única respuesta.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    El sr historiador y el sr. Alcalde de san Carlos de la tapita, creo que lo que deben hacer es resperar a los demás, que eso es democracia.ahora lo que ellos hacen es no respetar a nadie e imponer sus ideología. Ya esta bien caballeros, que estamos hasta las narices de aguantarles tantos despropósitos a ustedes.que esa cruz y cristo no le están comiendo nada a ustedes ni a sus partidos políticos radicales, que es lo que son ustedes unos radicales y dictadores que quieren que todos comulguemos con sus ideas.venga hombre que ya estamos hasta las narices de a guantarles.respeten a los demás.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>