¿Cuál es la relación entre la depresión postparto y el Síndrome post aborto?

En el Día de la Madre (este domingo, 3 de mayo) y en nombre de las incontables mujeres que han visto destruida su maternidad por causa del S&ia…

fichero_30631_20150504.jpg

En el Día de la Madre (este domingo, 3 de mayo) y en nombre de las incontables mujeres que han visto destruida su maternidad por causa del Síndrome post-aborto, No Más Silencio ha alzado la voz para alertar de la relación de este grave trauma con la forma aguda de depresión post-parto que se está dando actualmente en la sociedad.

Según esta asociación, los rasgos de esta nueva depresión post-parto son coincidentes con los rasgos de Síndrome post-aborto, tales como: agitación e irritabilidad, sentimiento de inutilidad o culpa, sentimientos negativos hacia el bebé, fuerte ansiedad, pensamientos de muerte o suicidio, preocupaciones acerca de su capacidad como madre, depresión aguda, psicosis, atonía emocional e incluso psicopatía, entre otros.

Esta nueva forma de depresión post-parto no es pasajera y hormonodependiente, como antaño, sino aguda y duradera, derivando a veces en maltrato infantil o en suicidio, y afecta ya al 20% de las parturientas. Este alto porcentaje no es ajeno a la alta incidencia del aborto en España, con más de dos millones de casos desde su despenalización en 1985. Así pues, todo indica que la actual depresión post-parto aguda es una forma de Síndrome post-aborto latente o encubierto, desencadenado por el parto del siguiente hijo.

Como muestran numerosos estudios epidemiológicos citados en su web, el aborto provocado afecta muy negativamente a los otros hijos, aumentando exponencialmente la incidencia del maltrato y el infanticidio, como descubrió el Dr. Philip Ney, psiquiatra infantil de la Universidad de British Columbia. De hecho, en Estados Unidos el maltrato infantil ha aumentado un 1.110 % desde que se legalizó el aborto. Asimismo en España, el informe del Instituto de Estudios del Capital Social (INCAS) de la Universidad Abat Oliba CEU, en su estudio ‘Jóvenes, mujeres, mayores: el maltrato en la familia’ muestra que “en el maltrato a menores prevalece la condición femenina del agresor y, sobre todo, las familias monoparentales como las causantes en mayor proporción de este tipo de violencia”. También la Federación para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI), considera que el 80% de los casos permanecen ocultos”.

De ello se deduce la alta tasa de maltrato infantil que se está dando actualmente en España y así nos encontramos con frecuencia sucesos trágicos como el reciente asesinato de los hijos y la pareja de una mujer en Gibraltar, que terminó también con su propia vida a causa de una depresión post-parto, o el de la mujer que asfixió a su bebé de 5 meses en el año 2008. En este caso, se supo posteriormente que esa madre de Canarias había sufrido un aborto provocado anterior, que fue silenciado por los medios, como seguramente ha sido también el caso de la madre en Gibraltar, que había tenido episodios psicóticos, típicos de un Síndrome post-aborto agudo. Sin embargo, con la nueva ley del aborto del 2010, la información clínica de los abortos provocados es ocultada a los facultativos que intentan tratar estas patologías, impidiendo la terapia adecuada y propiciando desenlaces trágicos como los que a menudo saltan a los medios. Estos crímenes podrían haberse evitado con un correcto diagnóstico y tratamiento de un trauma que afecta a más de un millón de mujeres en España, si no fuera objeto de la censura ideológica del Sistema que impide incluso el registro clínico de los abortos provocados. Así pues, No Más Silencio exige el fin de la censura mediática y clínica del aborto provocado para evitar el maltrato infantil y el infanticidio, y ofrecer a las mujeres el adecuado tratamiento para el grave trauma producido por el aborto provocado.

Hazte socio

También te puede gustar