El derecho positivo del relativismo va en contra de la Ley natural

La “ideología de género” considera que la exclusividad de la relación entre hombre y mujer es una construcción social y cultural

Se ha llegado a tal punto de la “colonización cultural” que la ideología de género,  expresión máxima del relativismo moral, financiada por algunos grandes magnates, ONGs y organismos internacionales, pretende y logra en el mundo, en especial en varios paises de Europa y de Latino América, una legislación también relativista imbuída de la ideología de género. Por eso es importante dar un concepto de la misma.

La “ideología de género” considera que la exclusividad de la relación entre hombre y mujer es una construcción social y cultural que es útil para mantener la hegemonía del dominio masculino, un dominio que constituye la superestructura de lo que denominan “sociedad patriarcal”.

Niega por tanto la realidad objetiva de que los seres humanos son concebidos como varones o mujeres y que no existen más que dos combinaciones de pares de cromosomas, XX o XY.

Se trata de una ideología sin base científica alguna y es expresión del pensamiento marxista aplicado a la naturaleza humana y a la familia. En especial busca atacar a la familia como base de la sociedad.

Esta ideología pasó de ser minoritaria a ir creciendo en muchos puntos del planeta hasta llegar a la situación actual en que de pedir toletancia de las minorías de homosexuales pasó a empoderarse y a implantar en algunos Estados una verdadera dictadura del relativismo, al decir de Benedicto XVI, donde ya no se tiene tolerancia con las críticas, sino que directamente, amparados por la legislación positiva, se pretende incriminar a toda persona que crítique el estilo de vida gay y otras expresiones del relativismo moral.

Ello fue naturalmente acompañado de penetración cultural y de dominio de clases dirigentes y de programas pseudo educativos que violan los derechos de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos mediante la difusión de supuestas “Guías de Educación Sexual”. Las que han sido elaboradas directamente por los colectivos gay a pedido de muchos ministerios de educación o de desarrollo social. Guías que de educación nada tienen sino que son meros instrumentos de la ideología de género para deformar la mente de los niños y adolescentes. Y que naturalmente además suponen una violación del principio de laicidad. (http://www.forumlibertas.com/la-laicidad-incompatible-promocion-ideologia-suya/). En el trabajo citado decíamos en relación a la ideología de género en la enseñanza que:

“Ahora bien, cuando a nivel de la Enseñanza Pública se han introducido temas político-partidarios o religiosos proselitistas, nadie ha dudado en Uruguay en calificar esos intentos como de violación de la debida laicidad estatal. Sin embargo, parece no tenerse el mismo criterio cuando de ideología de género se trata. ¿Cuál es la razón? Porque el Estado que no sostiene religión o credo filosófico alguno no debe usar sus aulas en la Enseñanza Pública para enseñar una ideología como la de género, porque también ello viola y groseramente la laicidad. Y decimos que viola la laicidad porque el Estado no tiene derecho a imponer a nadie, desde las aulas, ninguna visión determinada sobre el hombre, la mujer y su sexualidad.”

Y esta ideología va directamente contra la ley natural. Por lo que es necesario saber que es el Derecho o la Ley Natural. El mismo es una doctrina ética y jurídica que postula la existencia de derechos humanos fundados o determinados en la naturaleza humana. Propugna la existencia de un conjunto de derechos universales, anteriores, superiores e independientes al derecho positivo y al derecho consuetudinario.

También se denomina derecho natural a una de las fuentes del derecho o de la justicia junto a la costumbre y el derecho positivo o escrito. No debe confundirse con el iusnaturalismo, un conjunto de pensadores o de escuelas de pensamiento que se inspiran en el derecho natural; el derecho natural se refiere a un conjunto de normas o preceptos que nacen de la misma naturaleza o conciencia humana.

La tesis principal del iusnaturalismo puede resumirse del siguiente modo:

  • Existen ciertos principios en relación con el bien o el mal de carácter universal: leyes naturales o derechos naturales, que actúan como marco supralegal.
  • El contenido de dichos principios es cognoscible por el hombre mediante la razón.
  • El derecho descansa en la moral (moral, del gen. latín mōris, costumbre, y de ahí mōrālis, lo relativo a los usos y las costumbres).
  • Si estos principios no son recogidos o sancionados por el ordenamiento jurídico positivo, este último no puede considerarse un verdadero ordenamiento jurídico.

(https://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_natural).

En muchos Estados lamentablemente, ese relativismo ha llegado a plasmarse en el propio Derecho Positivo con leyes tales como de aborto, prohibición a los médicos de oponer la objeción de conciencia para no practicar abortos, fecundación in vitro, eutanasia, “matrimonio” entre personas del mismo sexo, (hasta casos groseros como la “trieja” colombiana, (http://www.forumlibertas.com/colombia-legaliza-trieja-union-tres-hombres/) , adopción de niños por parejas homosexuales, cambios de sexo registrales, enseñanza obligatoria de la ideología de género en los centros de enseñanza y otras.

Y en la propia estructura estatal de varios países, donde se han creado unidades o departamentos de género en toda la Administración Pública.

Asimismo, en varios ordenamientos jurídicos estatales se ha legislado penalmente, tipificando como delito la mera crítica al modo de vida homosexual por considerarlo discriminatorio, etc.

Con lo cual el panorama de avance de esta nefasta y falsa ideología es una especie de lepra de nuestro tiempo. Avanza sin que al parecer haya la voluntad de muchos para frenarla, por el temor de ser “politicamente incorrectos”.

Pasó de ciertos círculos intelectuales a la propia legislación y en forma tiránica se aplica en varios lugares.

Canadá por ejemplo, quitando a los padres cristianos la tenencia de sus hijos por considrar que su moral y enseñanza sexual a los niños es perjudicial para éstos, lo cual es un disparate antinatural total.

(https://www.politicadeestado.com/actualidad10/item/9139-el-estado-canadiense-quitara-la-custodia-a-los-padres-que-no-acepten-la-doctrina-lgtb.html).

O ese mismo Estado, negando a padres evangélicos el derecho a adoptar niños por el mismo motivo antes expresado  (http://www.forumlibertas.com/canada-deniega-la-adopcion-matrimonio-protestante-creencias-moral-sexual-2/)

Sobre este caso expresábamos en el artículo del último link: “Quien es el servicio estatatal de adopciones de Alberta para negar una adopción, que siempre debe ser en intereés superior del niño, (art. 9 de la Convención de los Derechos del Niño) a unos padres por el hecho de ser cristianos? El argumento de que en el futuro el niño adoptado recibirá orientaciones sexuales de acuerdo a la fe cristiana, lo cual están los padres adoptantes en todo su derecho, se ve es lo que disgusta a los burócratas canadienses de turno, y ello basta para que luego de autorización la adopción, se haya procedido a denegarla en forma totalmente abritraria. Hubieran hecho lo mismo los funcionarios si los adoptantes fueran una pareja del mismo sexo? Es evidente que no.

Y esto es por citar sólo dos ejemplos. O perseguir a maestros y profesores del sistema educativo, primario, secundario e incluso universitario, que se nieguen a enseñar esta nefasta doctrina.

No hay que olvidar además que muchas Constituciones, como la uruguaya, arts. 40 y 41 establecen que la familia es la base de la sociedad y que son los padres los responsables de la educación de sus hijos. Normas de clara raigambre jusnaturalista. El Estado reconoce derechos naturales preexistentes, no los crea.

Es evidente que toda esta legislación relativista referida atenta contra le ley natural y por ello es nociva al bien común o interés general.

Como decimos siempre, sólo tomando conciencia bioética de este flagelo de nuestro tiempo es que podremos impedir el avance de esta verdadera colonización cultural que busca consolidar una reingeniería social antinatural, que termina perjudicando a personas, familias, sociedades y hasta los mismos Estados.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    El principio del “interés superior de la niñez” puede ser usado de modo relativista, como lo hace el Gobierno canadiense, al utilizarlo para atacar el derecho de los padres a educar a sus hijos: consideran que la enseñanza moral y sexual que les dan es perjudicial para ellos y por lo tanto se toman esas decisiones.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>