Desde la emoción de la beatificación de monseñor Romero

Este sábado, 23 de mayo, ha sido beatificado el mártir Oscar Arnulfo Romero Galdámez. Sobre el acto en sí, les comentare d…

fichero_30754_20150524.jpg

Este sábado, 23 de mayo, ha sido beatificado el mártir Oscar Arnulfo Romero Galdámez. Sobre el acto en sí, les comentare desde la complejidad salvadoreña lo acontecido, que abarca desde su asesinato ocurrido en 1980, mismo año en que los cinco grupos guerrilleros deciden unificar su actuar y convertir algo que ya existía en una guerra abierta y compleja de doce años más.

¿Respecto a esta situación de conflicto, qué caracterizó el actuar de monseñor Romero? En primer lugar, su entrega a los pobres; en segundo lugar, la incansable lucha por alcanzar la paz mediante el diálogo. Monseñor fue el de los pobres, contra la injusticia por la verdad y la Paz.

Este reconocimiento por la gran mayoría del pueblo hasta el día de hoy, ¡35 años después! Se muestra desde la gran sensibilidad desparramada en la plaza del Salvador del Mundo y todo un amplio entorno de asistentes que se cifra en 250.000 personas. El beato es desde luego una persona muy querida por todos. La ceremonia fue de larga duración, con la asistencia de casi un centenar de sacerdotes y la mitad de obispos, y algún representante de países como Rafael Correa, de Ecuador. Y desde luego el Gobierno y asamblea.

Las lecturas han sido muchas. A veces divergentes a veces complementarias. Algunos han comentado que la ceremonia tenía un marcado tinte político de apoyo al Gobierno, bastante necesitado de apoyos. El hecho de haberse beatificado en El Salvador ha sido clave en esta percepción.

Es evidente que buena parte de la población identifica al beato con el FLMN, cosa que no sucede con ARENA. Es fácil encontrar retratos suyos en las alcaldías del FLMN pero no en las de ARENA, donde aún subsisten retratos del mayor D’Aubisson, supuestamente responsable de su asesinato. Aunque otras versiones señalan a la propia CIA, interesada en parar los procesos de extensión de la Teología de la Liberación en América Latina. También es cierto que ha habido muchas llamadas para evitar enfrentamientos entre hermanos (católicos) y así realmente reconciliar ambas partes muy enfrentadas en un país harto polarizado. Es posible que con el acto de este sábado algo se avance en la consideración por la mayoría de un beato de todos.

Él beato no fue de ningún bando, de un grupo, de un partido, al contrario. Nunca fue tendencioso. Lo que sucede es que sus denuncias lo llevaron a parecerlo.

La visión que Monseñor era una buena persona que estaba al lado de los pobres es una imagen que ha quedado clara. Esto y la pertenencia al lado de la justicia sin fisuras.

La gran participación del clero ha sido señalada como expresión de unidad y posicionamiento de hermandad, fraternidad, con el propio beato.

En un país cada vez menos católico por el gran crecimiento de las iglesias denominadas evangélicas: Elim, Tabernáculo Bíblico Bautista amigos de Israel, Asambleas de Dios, Iglesia del Camino, Iglesia de los apóstoles y los santos, etc. Este acto es una manifestación para dar confianza a los propios feligreses (católicos) y reforzar la fe y confianza en la iglesia católica.

En el discurso se han resaltado todos aquellos santos y mártires que ha aportado la iglesia católica a lo largo de los siglos en América Latina. Próximamente se realizará otro acto como este por Fray Junípero Serra en Washington. Es por tanto un mensaje a toda América donde a pesar de lo mencionado (avance evangélico) es la iglesia católica más importante del mundo. Monseñor Romero es sin duda un beato de América que además recuerda la posición de defensa de los pobres y contra las injusticias. Él es al que acudirán todos los oprimidos, ya que era la voz de los sin voz y a él continuarán recurriendo todos.

Como manifestó el delegado pontifico Cardenal Angelo Amatto esta es también la vía, el inicio de procesos como el del sacerdote jesuita Rutilio Grande, que fue asesinado junto con dos campesinos, y con ellos otros muchos que perecieron en esta guerra civil, sobre todo en la guerra sucia que escondió con escuadrones de la muerte, ORDEN, etc.

Es un llamado a la reconciliación, a la paz, contra la violencia. En un país donde hace pocos días se llegó la cifra de 31 muertos en un día: esto es muy importante. Donde el presidente ha llamado a crear tres batallones del ejército como fuerzas especiales y uno de la policía. Donde la patronal ha pagado una consulta al equipo del ex alcalde Giuliano. La prevalencia obsesiva por la Paz por parte de todos. Como una respuesta de los ciudadanos e instituciones cualquiera que sea su condición política económica y social es la base para esta Paz necesaria para todos y para el propio desarrollo del país.

Sus reliquias (la camisa manchada de su sangre) estarán en la iglesia de San José de la montaña y después en la Catedral donde estarán al lado de su tumba.

Monseñor Urrutia ha señalado que se creará un recorrido de lugares para la peregrinación. De momento las reliquias irán en peregrinación a todas las iglesias (católicas) de El Salvador.

Monseñor Romero es también una esperanza de Paz. Es la más importante esperanza de Paz que tiene este país el país.

Hazte socio

También te puede gustar