Doritos, ultrasonido, aborto y Super Bowl

Doritos -Ultrasound-YouTube-575x323

Es probable que a estas alturas hayas visto el anuncio “pro vida” de Doritos durante la reciente Super Bowl o que, al menos, te haya llegado el eco del revuelo que se ha montado en torno al anuncio. Si aún no lo has visto, aquí lo tienes:

Un anuncio simpático para lanzar el mensaje de que los Doritos son irresistibles. Que, si nos ponemos puristas, ofrece una imagen del padre bastante penosa. Un anuncio que, claro está, no podría haberse hecho hace unos años: los avances en ecografía nos permiten ahora ver a los niños que aún no han nacido con un grado de detalle que hace años era ciencia ficción.

La cosa podría haber quedado aquí, a no ser porque la organización abortista NARAL Pro-Choice America reaccionó con horror e indignación al simpático anuncio de Doritos. Esta organización, que se ha destacado recientemente por sus campañas en contra de que las mujeres embarazadas que se plantean abortar puedan ver a sus hijos a través de una ecografía por ultrasonido, como si ocultar una realidad la hiciera desaparecer, acusó al anuncio de un nuevo crimen que, al parecer, debe de ser abominable: humanizar al feto. En concreto, afirmaron que “El anuncio de Doritos usa la táctica antielección de humanizar a los fetos” (“Doritos ad using #antichoice tactic of humanizing foetuses”).

Increíble, ¿verdad? ¿Se puede decir algo más absurdo? ¿Humanizar al feto? Como si no fuera humano, como si fuera una patata que unos pérfidos publicistas se empeñan en presentar como formando parte de la especie humana. Por cierto, si es tan horroroso “humanizar” algo que no es humano, ¿qué es el feto? ¿Animal, vegetal o mineral?

La noticia, pues, no es tanto el anuncio en sí, como lo que revela la reacción de los abortistas: su incapacidad para reconocer la realidad que la técnica les muestra, su cerrazón, su ceguera para ver que todos hemos sido fetos y que los fetos son tan seres humanos como ellos. Algo que prefieren negar, contra toda evidencia, para así continuar con su mantra basado en la deshumanización de los no nacidos. ¡Qué fácil es eliminar a un grumo de células! Lástima que los ultrasonidos te muestren su cabeza, sus manos, sus pies…

Un último apunte: negar la condición humana a otros seres humanos es un rasgo propio de los peores totalitarismos. Tanto el nazismo como el comunismo ya lo hicieron en el pasado. Parece que no hemos aprendido la lección

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>