El cazador y el pescador

Con la llegada de las vacaciones, una nueva fábula de Esopo, El cazador y el pescador, sirve para ilustrar una realidad actual: cómo la …

Con la llegada de las vacaciones, una nueva fábula de Esopo, El cazador y el pescador, sirve para ilustrar una realidad actual: cómo la rutina deja de serlo cuando iniciamos una nueva actividad. Sin embargo, en poco tiempo, ese nuevo día a día vuelve a convertirse en rutina si no sabemos poner entusiasmo en lo que hacemos o incorporar nuevas actividades.

El cazador y el pescador

“Regresaba un cazador con sus perros y su producto,

cuando topó con un pescador que también regresaba de su pesca,

ambos con sus cestas llenas.

Deseó el cazador tener los peces, y el dueño de los peces, las carnes.

Pronto convinieron en intercambiarse las cestas.

Los dos quedaron tan complacidos de su trato

que durante mucho tiempo lo siguieron haciendo día a día.

Finalmente un vecino les aconsejó:

-Si siguen así, llegará el momento en el cual,

por tan frecuente intercambio, arruinarán el placer de ello,

y cada uno deseará quedarse solamente con lo que obtuvo”.

Mi apreciado amigo Esopo. Nos aconsejas hoy en tu fábula variar y cambiar las actividades, en tus protagonistas la caza y la pesca, para apreciarlas mejor y disfrutarlas más. El ser humano es un animal de costumbres, y nos acostumbramos a lo bueno que nos sucede, hasta que un desconocido, o un amigo, nos ofrece algo distinto. Y descubrimos que en aquella nueva actividad se esconde una gran belleza, hasta que nos acostumbramos a ella; y el círculo comienza de nuevo.

Estamos a las puertas del tradicional mes de vacaciones, agosto, y muchos cambiamos de actividad, nos paramos, aparcamos la rutina de la vida diaria, y descubrimos que la vida es más bella de lo que pensábamos. ¡Qué gran invento, las vacaciones, pero vacaciones de un trabajo, un esfuerzo, una conquista! Ese descanso nos llena de satisfacción, mientras la inactividad continuada nos deja una pose de insatisfacción, tristeza, aburrimiento.

Supongo que en los lares del Olimpo también disfrutáis de esta variación de actividades, aunque unas y otras sean igualmente placenteras, y este aprendiz de escritor, que tantas cartas te ha mandado, te dejará descansar por un periodo más largo. Toca descansar en agosto, y luego abrir nuevas reflexiones en estos foros del siglo XXI.

Varía y alterna tus actividades para disfrutar mejor

Hazte socio

También te puede gustar