El coche del futuro: más cantidad y menos duraderos

La consultora PwC calcula que en 2030 habrán 29% vehículos menos, pero que su duración será mucho más limitada a la de ahora

Coche

En el futuro el parque automovilístico se reducirá un 29% hasta el 2030 pero la producción aumentará considerablemente. De entrada parece una paradoja pero la tendencia es esta: los coches tienen una vida útil más corta y los nuevos usos, como la propiedad compartida, parece que llevará a un recorte de número de automóviles. Este pronóstico ha sido realizado por el equipo de Autofacts de la consultora PwC.

Coche

La tecnología aún no ha satisfecho las expectativas de los que quieren vehículos sin combustión. La autonomía aún no equiparable a los híbridos y de combustión, junto al sobrecalientamiento del motor en determinadas circunstancias, lleva a que coches como el BWM i8 aún no esté a la altura de modelos de precios equivalentes.

Otro paradigma es el de incentivar la compra de vehículos y querer tener un mundo más limpio. PwC estima, en el informe Five trends transforming the automotive industry, que en Europa el parque de vehículos se recortará en un 29% hasta el 2030, lo que supondrá 80 millones menos (de los 280 millones actuales a 200 millones). Al mismo tiempo, las matriculaciones crecerán un 34% (de 18 a 24 millones anuales). La previsión para Estados Unidos es un descenso del 22% de los coches en servicio (de 270 a 212 millones) y un incremento del 20% de las matriculaciones, hasta 21,6 millones al año. En China, con un mercado menos maduro, se espera un crecimiento tanto del parque (53% para alcanzar 275 millones) como del registro de vehículos (30% hasta 35 millones anuales.

Esta evolución viene marcada, según este estudio, por el crecimiento del uso compartido. Hoy apenas representa el 1% de los trayectos que se hacen en coche en Europa, un porcentaje que en el 2030 podría alcanzar el 35%. En EE.UU. se prevé que alcance el 34% y en China el 46%. “Más gente recorrerá más kilómetros –expone el informe– debido al crecimiento de la población y a la mayor demanda de servicios de movilidad”. En Europa, este aumento se cifra en un 23%, en EE.UU. en el 24% y en China, dadas sus especiales características, en un 183%. Los coches tendrán que ser sustituidos con mayor frecuencia.

coche

El futuro descrito en los Ángeles del 2019 descrito en Blade Runner (1982) aún queda muy lejos. La película se adelantó a innovaciones como las grandes pantallas publicitarias o la omnipresencia de la publicidad.

“La industria ya está adaptando toda su cadena de valor”, destaca Manuel Díaz, socio responsable del sector de la automoción de PwC. Este proceso “requiere de fuertes inversiones –prosigue– y antes de hacerlas hay que estar seguro”. Las tres grandes tendencias de futuro –electromovilidad, conectividad y conducción autónoma– evolucionan según los recursos que reciben. “A los fabricantes tradicionales les ha costado entrar –añade–, pero ahora todos participan en mayor o menor medida”. El estudio indica que la transición hasta este modelo, en el que habrá muchos competidores, conllevará un estrechamiento de los márgenes y apunta que las decisiones clave que definirán quienes serán los actores del sector se tomarán entre el 2020 y el 2025.

Adolfo Randulfe, de la patronal española de fabricantes de automóviles (Anfac), apunta que el gran reto es la fuente de energía para poder suminstrar el transporte del futuro. “El desafío es notable (electrificación, coche compartido, autónomo…). Quizás el mayor reto de Europa frente a Asia y Estados Unidos sea la electrificación: la mayoría de las baterías y las patentes y tecnologías asociadas a ellas y al manejo de la energía eléctrica tienen su origen en países asiáticos, que se han posicionado como avanzadilla”.

Coche

El futuro de los vehículos con grandes motores de combustión es negro. Hasta la fecha los deportivos de combustión no tradicional con mejores resultados son los híbridos. Foto: Porsche 928 GTS (1994).

El 95% de los coches nuevos que se matriculen en el 2030 serán eléctricos (55%) o híbridos (40%), aunque la mayoría del stock, en torno al 80% seguirá siendo de combustión, según el documento de PwC. Esta proporción irá bajando gradualmente. El coche autónomo, prosigue, va “lento pero seguro”. La previsión es que en el 2022 o el 2023 salgan al mercado los primeros del nivel 4 de automatización (el 5 es el de la conducción totalmente autónoma). Pese a ello, en el 2030, entre el 85% y el 90% del parque seguirá conducido por personas. Sin embargo, en el mismo horizonte temporal, el estudio espera que el coche conectado sea realidad entre los vehículos, con las redes e infraestructuras de transporte, así como entre los viajeros y el exterior. Ir a bordo permitirá seguir haciendo buena parte de lo que se hace en casa o en el trabajo. En Europa y EE.UU., el 70% de los coches estarán conectados en 2030 y en China el 100%.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>