El espectáculo del sufrimiento: el caso de Gabriel Cruz

Patricia Ramírez acaba de perder a su hijo, asesinado por la compañera sentimental del padre del mismo, pero no quiere que las redes sociales y la opinión pública se llenen de mensajes pidiendo muerte y maldad

Patricia Ramírez, la madre del niño Gabriel -ocho años-, supuestamente asesinado por la compañera sentimental del padre el niño, ha ofrecido este lunes en ‘Herrera en COPE’ su primera entrevista a los medios tras el hallazgo del cadáver de su hijo en el maletero del coche de la pareja de su exmarido. Totalmente desconsolada y abatida, Patricia ha señalado que siempre creyó que Ana Julia estaba detrás del crimen, pero ha pedido que nadie se deje arrastrar por la rabia que deja este terrible crimen.

Pero las declaraciones de Patricia van más allá y apuntan algo que es una evidencia. Los medios de comunicación han ayudado en la difusión del caso y han ayudado a que se siguiera con la búsqueda del niño, pero, ¿por qué una vez encontrado el cuerpo sin vida del menor se continúa buscando cada detalle emocional del caso que pudiera tener un efecto multiplicador en la audiencia de los medios?

Vivimos en una cultura que tradicionalmente ha respetado el dolor de las familias, especialmente tras la pérdida de un ser querido, ¿por qué los medios de comunicación no contribuyen a eso manteniendo al margen a la familia de los aspectos puramente informativos?

Patricia Ramírez pide “No dejarse llevar por la rabia”: “Se ha generado un movimiento muy bonito gracias a mi hijo. Me gustaría que continuara. Están apareciendo muchos mensajes pidiendo muerte o maldad. Entiendo que estas personas tienen la misma rabia que yo dentro, pero que lo usen para pedir bondad en el mundo. Que no pongan la cara de este mujer en los sitios pidiendo cosas malas para ella. Ella ya tendrá lo suyo”. Además, explica: “No sé cómo voy a volver a la normalidad. Espero que la gente me ayude a dar pasitos. Estoy intentando darle la vuelta a esto, pero no sé cómo lo voy a hacer”. En ese sentido, no ayudan circunstancias como las que se están generando en las redes sociales donde han aparecido perfiles falsos de ella: “Jamás he tenido una cuenta hablando de mí. No quiero que hablen de mi hijo como si fuera suyo porque no lo es”.

Quizás es momento de respetar el dolor de la familia; en ese sentido el silencio es un buen aliado.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    Un ejemplo de actuación de la madre ante un suceso familiar inenarrable. ¿La admiro!, no puedo decir mas en respeto de lo que ella ha dicho, llena de dolor, por lo que le ha sucedido.

  2. 2

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>