El grupo de destacados laicos católicos catalanes publica un nuevo texto: “Por un horizonte de esperanza”

Ha salido a la luz un nuevo artículo del grupo de destacados laicos católicos catalanes que vienen publicando regularmente textos que ay…

Ha salido a la luz un nuevo artículo del grupo de destacados laicos católicos catalanes que vienen publicando regularmente textos que ayudan a orientar la acción de los católicos laicos. Ahora, los cinco componentes que iniciaron la iniciativa suman dos miembros más: David Jou y Eugeni Gay.

El grupo inicialmente estaba formado por miembros que pertenecen a consejos pontificios o a instancias de la Santa Sede. Ahora se han incorporado: David Jou catedrático de Física del estado sólido de la Universidad de Barcelona, traductor en castellano de las obras de Hawkings y destacado poeta; y Eugeni Gay, que ha sido presidente del Consejo de abogados de España, destacado jurista y ex miembro del Tribunal Constitucional.

El grupo estaba formado anteriormente por Josep Maria Carbonell i Abelló que es presidente de la Fundació Joan Maragall y decano de la Facultad de Comunicación Blanquerna. Josep Maria Cullell i Nadal que es Economista y decano del Colegio de Auditores del Vaticano. Jordi López Camps que es ex director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat de Cataluña. Josep Miró i Ardèvol que es presidente de e-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos. Francesc Torralba Roselló que es catedrático de Filosofía de la URL y consultor del Consejo Pontificio de la Cultura.

En el reciente texto, publicado en la edición de este dominfo 29 de septiembre del diario La Vanguardia y titulado ‘Por un horizonte de esperanza’, este grupo afirma que “como cristianos”, si bien “tenemos que reconocer el pluralismo de las opciones políticas dentro de una scelta di campo, hemos de pensar también que tenemos la responsabilidad, desde la perspectiva de los Evangelios y de la Doctrina Social de la Iglesia católica, de aportar al conjunto de la sociedad algunos aspectos aglutinadores que pueden conformar nuestra voz en estos momentos difíciles y aparentemente carentes de horizonte”.

Por ello el grupo de laicos propone cuatro puntos a seguir. La hoja de ruta se inicia con un primer punto en el que se afirma la necesidad de “afirmar la limitación de todo proyecto humano”. Tras afirmar que “todo proyecto humano queda cuestionado por la radicalidad del Evangelio”, se recuerda que la limitación humana “no puede ser nunca obstáculo para promover el mayor esfuerzo posible para la búsqueda del bien común”.

Además, en el segundo punto se afirma: “El equilibrio entre el ‘proyecto escatológico cristiano’ y el ‘proyecto político humano’ es propiamente el espacio de mediación del discernimiento de los cristianos”. Y añade: “Esta mediación, que implica la defensa plural y sincera de diferentes proyectos políticos, no puede significar la falta de la necesaria búsqueda de una unidad en la acción en aquellos aspectos centrales que conforman la identidad de los cristianos”.

También se explica en el tercer punto que el nuevo camino “se basa en un proceso bien articulado, fundamentado en la reforma y la regeneración” y “en la perspectiva de la gran transformación social, cultural, económica y política”.

Finalmente, este grupo de siete destacados laicos recuerdan que hoy, “al igual que en otras épocas”, la responsabilidad de la Iglesia católica “no es defender el Imperium de los poderes establecidos, porque la continuidad de los valores civiles y morales no se encuentra en ellos, sino la construcción y reconstrucción de las comunidades en las que pueda crecer la vida moral y la urbanidad”. Y concluye: “La evangelización real es el gran servicio a hacer”.

Diferentes orígenes, un sentido común

De los cinco miembros originales, tres son miembros de instancias pontificias, uno es decano de una institución diocesana como es el Colegio de Auditores del Vaticano, y otro ha sido director de Asuntos Religiosos con el ex presidente de la Generalitat, el soclialista José Montilla. Algunos mantienen militancia política Collell o Camps y otros lo han tenido en el pasado, como Carbonell o Miró. Torralba no la ha tenido, y ha estado centrado en el mundo universitario como. Además, las experiencias eclesiales de los cinco también ha sido diferente, pero, a pesar de todo eso, están mostrando la posibilidad de hablar conjuntamente y trabajar unidos por un mismo objetivo. Es una demostración práctica que lo que cuando es primero se coloca en primer término, las cosas funcionan y se ven de otra manera. Ahora Eugeni Gay y David Jou se suman a esta iniciativa para aportar aún más pluralidad y trascendencia a la misma.

El grupo empezó a trabajar en octubre de 2012 publicando conjuntamente el artículo ‘Fieles a la llamada, unidos en cristo’, que supuso un punto de partida para dos artículos más que vendrían a posteriori. Otro artículo fue ‘Hacia la economía del don’ en el que afirman que “la respuesta a la crisis también tiene que ser moral” y que “otra sociedad es posible si adoptamos otros modelos de desarrollo y crecimiento económico”. Tras esos documentos, ahora amplían a siete los miembros del grupo con ‘Por un horizonte de esperanza’.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>