El lento descenso del paro hará crecer la pobreza en los hogares españoles

Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre el primer trimestre de 2014 muestran una realidad que, por una parte, m…

Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre el primer trimestre de 2014 muestran una realidad que, por una parte, mueve a un ligero optimismo; pero, por otra, nos hace conscientes de una realidad todavía preocupante: el paro desciende tan lentamente que difícilmente se podrá evitar el incremento de la pobreza en los hogares españoles.

El desempleo bajó en 2.300 personas en los tres primeros meses del año respecto al trimestre anterior, un 0,04% menos, registrando, eso sí, su primer descenso en el primer trimestre desde el año 2005, con lo que el número total de desempleados en España se sitúa en 5.933.300 personas, según la EPA. La cifra total de parados ha mermado en 344.900 personas en un año.

Sin embargo, como consecuencia de la evolución de la población activa, que cayó en 187.000personas entre enero y marzo, la tasa de paro subió dos décimas y se situó al cierre de ese primer trimestre en el 25,93%. De hecho, se sigue destruyendo empleo, ya que se ha reducido en 79.600 personas en los últimos doce meses.

Hogares parados

En cualquier caso, las estadísticas de la EPA dibujan un escenario dramático en demasiados hogares españoles, en los que todos sus miembros activos están en paro.

El número de esos hogares se sitúa en 18.266.500, con un incremento de 21.400 respecto al cuarto trimestre de 2013. De ellos, 1.978.900 tienen a todos sus miembros en una situación de desempleo, tras haberse incrementado en 53.100 en los tres primeros meses del año. Aun así, en el cómputo total del último año, el número de hogares de estas características disminuyó en 33.900.

Al mismo tiempo, el número de familias con todos sus miembros activos ocupados descendió en 27.900 en el primer trimestre, hasta los 8.659.500. En comparativa anual, crecieron en 121.200.

Mayor pobreza

En cualquier caso, de no producirse un cambio sustantivo en las políticas de empleo, el escenario que perfila la EPA para los próximos años es preocupante, ya que la cifra de paro seguirá bajando, o al menos esas son las previsiones, pero lo hará tan lentamente que al mismo tiempo se irá incrementando el número de hogares que se instalarán en la pobreza.

Entre otras causas, a muchos de los actuales desempleados se les acabará el subsidio de desempleo, con lo que solo podrán aspirar a percibir durante seis meses la ayuda de 400 euros al mes, siempre que no hayan recibido antes otras ayudas como el Prodi, la RAI o el propio Plan Prepara. De esta manera, las reservas familiares se irán agotando y la pobreza hará acto de presencia

Cabe resaltar que, ante esta situación, en España, ni el Gobierno español ni los autonómicos tienen en su agenda la consecuencia de un periodo tan largo de crisis. Esto equivale a decir que dada la previsible pero lenta recuperación, con una cifra de parados tan elevada, difícilmente se podrá impedir que aumenten los hogares que se sumen a una situación de pobreza.

Hazte socio

También te puede gustar