El pastor y el joven lobo

Esta semana Esopo nos muestra con El pastor y el joven lobo, otra fábula que encaja perfectamente en nuestro tiempo: recogerás aquello q…

Forum Libertas

Esta semana Esopo nos muestra con El pastor y el joven lobo, otra fábula que encaja perfectamente en nuestro tiempo: recogerás aquello que siembras o, visto de otro modo, no hagas a los demás aquello que no te gusta que te hagan a ti.

El pastor y el joven lobo

“Encontró un pastor a un joven lobo y se lo llevó.

Enseguida le enseñó como robar ovejas de los rebaños vecinos.

Y el lobo, ya crecido y demostrándose como un excelente alumno,

dijo al pastor:

-Puesto que me has enseñado muy bien a robar,

pon buena atención en tu vigilancia,

o perderás también parte de tu rebaño”.

Mi querido amigo Esopo: Nos ofreces hoy un nuevo encuentro entre pastores y lobos, y el pastor, de nuevo, obra con demasiada superficialidad. En esta ocasión el pastor es astuto, malamente astuto, y enseña al joven lobo a hacer mejor su mal: cazar ovejas… de otros. Pero si enseñas el mal, el mal crece y regresa a ti, igual que si difundes el bien, el bien aumenta y regresa a ti.

El agricultor, igual que el pastor, o ganadero, o simple persona, sabe que recoge lo que siembra. Siembra el bien y recibirás más bien; siembra el mal y recibirás más mal.

En estas fechas de junio, fechas de fin de curso, los estudiantes reciben lo que han sembrado durante el curso, buenas resultados o notas "para sobrevivir". Si han enseñado a su pequeño lobo a cazar las ovejas del vecino, ahora cazará también las suyas. Si en cambio le han enseñado, como el hermano lobo de San Francisco, a difundir la paz, serán pacificadores, y además recibirán el aprecio y cariño de quienes les rodean.

Quien enseña a hacer el mal, tiene que cuidarse de sus propios discípulos

Hazte socio

También te puede gustar