El repunte del riesgo de pobreza en Cataluña

En 2015 era del 19%, dos años después afecta a una de cada cinco personas y crece sobre todo entre los menores de 16 años y en los hogares monoparentales. El riesgo de pobreza es mayor entre las mujeres que entre los hombres

Los menores, los más afectados por el riesgo de pobreza en Cataluña Los menores, los más afectados por el riesgo de pobreza en Cataluña

La tasa de riesgo de pobreza en Cataluña afecta a una de cada cinco personas, situándose en 2017 en el 20%, ocho décimas por encima de la del año anterior, según la ‘Encuesta de condiciones de vida. 2017’, elaborada por el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), con datos de 2016.

Este repunte de la pobreza en Cataluña afecta sobre todo a los menores de 16 años (28,5%) y a los hogares monoparentales (35,3%), a pesar de que “en 2016 los ingresos medios netos anuales de los catalanes fueron de 31.411 euros por hogar y de 12.712 euros por persona, un 0,2% y un 0,4% más en relación al año anterior”, según las conclusiones de la encuesta.

“Los ingresos familiares medios netos por persona aumentan en Cataluña por cuarto año consecutivo, pero con menos intensidad que el año anterior, que crecieron un 3,1%”, matizan los responsables del estudio.

Al mismo tiempo, “el riesgo de pobreza tiene más incidencia entre las mujeres (20,7%) que entre los hombres (19,3%), añaden.

El riesgo de pobreza es mayor entra las mujeres que entre los hombres

El riesgo de pobreza es mayor entra las mujeres que entre los hombres

Los menores, los más afectados

Por edades, con ese 28,5%, los menores de 16 años han experimentado un aumento de 1,2 puntos porcentuales en comparación con el año 2013 (27,3%), como se puede observar en la siguiente tabla, reproducida a partir de la encuesta de Indescat.

Tasa de riesgo de pobreza por edades en Cataluña (2013-2017)

Tasa de riesgo de pobreza por edades en Cataluña (2013-2017)

El segundo colectivo más afectado son los que tienen entre 16 y 64 años (19%), aunque la tasa se ha reducido en 0,8 puntos. También ha aumentado el riesgo de pobreza entre quienes tienes 65 años o más, pasando del 12,4% (2013) al 15,5% (2017).

En cuanto a los hogares monoparentales, es decir los formados por un adulto con uno o más hijos dependientes, el estudio señala que, a pesar de tener un porcentaje de riesgo de pobreza muy preocupante, “la tasa de este tipo de hogar disminuyó en 5,1 puntos en relación con el año anterior”.

“Otros hogares con tasas elevadas fueron los unipersonales (27,6%) y los formados por dos adultos con uno o más hijos dependientes (22,3%)”, añade.

“El umbral de riesgo de pobreza aumentó un 0,4% respecto del año anterior y se situó en 10.097 euros en los hogares formados por una sola persona y en 21.203 en los hogares de dos adultos y dos niños”, puntualiza.

Los hogares monoparentales también se ven afectados de forma preocupante por el riesgo de pobreza

Los hogares monoparentales también se ven afectados de forma preocupante por el riesgo de pobreza

Llegar a final de mes con dificultad

Otra cuestión sobre la que advierte la encuesta tiene que ver con el “nivel de privación de los hogares, que recogen aspectos subjetivos de las condiciones de vida”.

Por ejemplo, “el número de personas que manifiestan que llegan a final de mes con mucha dificultad representan el 7% de la población, mientras que desde el año 2013 este grupo siempre había superado el 12%”, por lo que, con esta mejora, estos indicadores “dan una señal contraria a los indicadores de distribución de la renta”, aclara el estudio.

En ese sentido, se constata una mayor desigualdad a partir de los datos del estudio: “el índice de desigualdad muestra que el conjunto de los ingresos del 20% de las personas con más renta por unidad de consumo (quinto quintil) es 5,7 veces superior al total de ingresos del 20% de las personas con menos renta (primer quintil); en cambio, el año anterior esta relación era de 5,5”.

“Así mismo, el índice de Gini también muestra una variación negativa y pasa de un 31,4 en 2016 a un 31,8 en 2017 (un índice de Gini igual a 0 indicaría máxima igualdad e igual a 100, máxima desigualdad)”, agrega el estudio.

El indicador AROPE, más elevado

Por otra parte, la ‘Encuesta de condiciones de vida. 2017’ muestra la evolución de la llamada “tasa AROPE” (por sus siglas en ingles). Este indicador contempla, además del concepto de riesgo de pobreza y/o exclusión social, otros tres subindicadores: la tasa de riesgo de pobreza después de las transferencias sociales, los hogares que presentan muy baja intensidad laboral, y la carencia material severa de bienes.

Como advierte la encuesta, “la tasa AROPE se situó en un 23,8% en 2017, mientras que en el año anterior había sido del 22,5%”, como se puede ver en esta otra tabla.

Tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (Tasa AROPE) en Cataluña (2013-2017)

Tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (Tasa AROPE) en Cataluña (2013-2017)

“Este incremento se debe atribuir al aumento de la tasa de riesgo de pobreza, que pasó del 19,2% en 2016 al 20,0% en 2017 y al aumento de la baja intensidad de trabajo en el hogar, que pasó del 7,2% en 2016 al 8,8% en 2017. En cambio, la proporción de hogares en situación de privación material severa disminuyó, del 5,5% en 2016 al 5,0% en 2017”, concreta el estudio.

“La situación de privación de material severa es aquella en que un hogar tiene privación forzada de 4 de los 9 ítems considerados internacionalmente como básicos (comer carne cada dos días, hacer una semana de vacaciones, poder calentar la casa, entre otros”, aclara.

En el siguiente gráfico interactivo se puede observar la evolución de los diferentes indicadores de la “tasa AROPE” entre los años 2013 y 2017.

La tasa AROPE en Cataluña, España y la UE

Otro gráfico interactivo que muestra el estudio es el que hace referencia a la tasa AROPE de Cataluña en contraste con la de España y la Unión Europea en el periodo entre 2006 y 2017.

En el gráfico se observa la evolución de Cataluña, que ha pasado del 23,2% de 2006 al 23,8% de 2017. Su mejor posición la obtuvo en 2008 (19,5%) y la peor en 2011 (26,6%), pasando por los altibajos del 24,5% de 2013, el 26% de 2014, y el 22,5% de 2016.

Por su parte, España ha tenido un incremento prácticamente continuado de la pobreza después de 2006 (24%), hasta alcanzar el porcentaje máximo en 2014 (29,2%) y descender después hasta el 27,9% de 2016.

Los datos entre 2010 y 2016 de la UE muestran una evolución algo más horizontal: 23,8% (2010); 24,3% (2011); 24,8% (2012); 24,6% (2013); 24,4% (2014); 23,8% (2015); y 23,5% (2016), concluye el estudio.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>