¿Es digno de confianza el presidente Hollande? Siete cuestiones y una apostilla

El presidente de Francia, Françoise Hollande, ha zanjado su escándalo particular con un tópico:"es un tema privado", ha…

El presidente de Francia, Françoise Hollande, ha zanjado su escándalo particular con un tópico:"es un tema privado", ha dicho. Pero esa no es toda la cuestión, porque de lo que se trata es de las consecuencias públicas de los comportamientos privados:

1. La infidelidad practicada con medios públicos, desde los escoltas a la moto que lo trasladaba, pasando por los croissants, ¿puede ser calificada de asunto privado? Hay en todo esto un uso inadecuado de las facilidades que posee como presidente de Francia usadas para consumar el engaño.

2. ¿Por qué una infidelidad económica sería un asunto público, y una de personal a la búsqueda de la propia satisfacción no lo es? ¿Acaso las infidelidades son distintas si tratan de asuntos de cama?

3. ¿Es fiable una persona que ha sacrificado a sus dos parejas anteriores, en un caso -Segolen Royal- con cuatro hijos, que las ha dañado públicamente para satisfacción de su deseo? Si es incapaz de controlar el egoísmo de su pasión en beneficio del bien de personas con las que convive, ¿por qué debe ser capaz se sacrificarse por un abstracto como es Francia?

4. ¿Un hombre incapaz de dominar las pulsiones de sus deseos puede ser la ultima voz en asuntos de vida o muerte, la que tiene en sus manos el botón nuclear? porque ese es el caso del presidente francés.

5. ¿Qué confianza puede depositarse en un gobernante que ha engañado sistemáticamente a sus dos parejas burlando su fidelidad al tiempo que cohabitaba con ellas?

6. ¿Puede ser considerado privado un asunto que conduce a que se desconozca quién es la Primera Dama de Francia, una figura dotada de estatuto publico?

7. Su comportamiento, ¿ha dañado o no el prestigio de la mas alta institución francesa? En caso afirmativo, ¿cuál es su responsabilidad política?

Nuestra sociedad critica la infidelidad por dinero, pero parece excusar la que defrauda a la relación personal. Es un error. El dinero se puede recuperar, el amor, la confianza, destruidos son casi imposibles de rehacer. Es una sociedad desvinculada aquella que solo valora el daño material olvidando que lo decisivo es el compromiso personal del amor y del deber.

Hollande es un político socialista modelo de hombre desvinculado, es decir egoísta y hedonista, que antepone sus deseos a sus responsabilidades. Es un progresista guiado por el machismo falocrático auspiciado por el poder. Mala pieza para Francia.

Y una ultima contradicción: Hollande, que ha "fabricado" el matrimonio homosexual, no se ha casado en toda su vida, a pesar de tener cuatro hijos y tres mujeres. Extraña valoración de la institución del matrimonio la que practica el presidente francés.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>