Estados Unidos: un embajador inadecuado

James Costos y su pareja, el decorador Michael Smith, han tomado ya posesión de la embajada americana en España. Naturalmente, una de la…

James Costos y su pareja, el decorador Michael Smith, han tomado ya posesión de la embajada americana en España. Naturalmente, una de las primeras cosas que han hecho ha sido empezar a cambiar la decoración, seguramente en honor de la pareja del embajador y también por su fina sensibilidad artística. Su tarea fundamental en España es la de ser "comisario" contra la piratería informática. Esta es una de las prioridades y objetivos del Gobierno Obama. Perseguir la piratería informática en el mundo, ya que la otra no se deja. ¡Qué paradoja! Los mayores piratas informáticos de toda la historia, los del Gobierno de Obama, que se ha convertido en el Gran Hermano de todo lo que circula por internet, sin permiso de nadie, vulnerando leyes fundamentales, se dedican a perseguir a aquellos otros que vulneran leyes comerciales. Y, además, Costos da ideas: si una persona incurre por tercera vez en una descarga ilegal se le desconecta como castigo y ya está. Vale, y también podemos cortarle el teléfono y dejarle sin móvil.

La otra gran prioridad, confesa, es la militar. Obama tiene en España un enclave fundamental por el sistema antibalístico que hay en Rota, por sus bases y por la proximidad al norte de África y al Mediterráneo. Pero, para hacer eso, mandan a una persona que no es diplomático de carrera, que su única experiencia es como vicepresidente de licencias y comercio minorista en la productora HBO, o sea que realmente su especialidad está en lo dicho al principio, en los negocios de contenidos a través de internet. Esta es su máxima virtud, bueno, la más importante no, en realidad tiene otras dos: una, la de haber recolectado fondos en una cantidad importante para la campaña del actual presidente estadounidense; y, la otra, es que es gay. Él mismo confiesa que el presidente Obama ha nombrado a cinco embajadores gay como un gesto hacia estos grupos de presión. Pero, hasta ahora, no habíamos pensado que esta orientación sexual pudiera ser un atributo determinante para ocupar altos cargos de responsabilidad. Se ve que para Obama sí lo es. Esto significa que los lobbies del homosexualismo político español van a encontrar acogida e impulso en la embajada americana; y ésta se va a convertir en un foco de presión sobre la política interior española. El panorama por lo tanto es claro: el representante de Obama va actuar como comisario en piratería informática, alianza militar y homosexualismo político.

Pensamos que todo esto le interesa muy poco a España y tampoco demasiado, excepto la dimensión militar, a las relaciones profundas de Estados Unidos con nuestro país, que se van a ver enturbiados por esta extraña mezcolanza de prioridades. Claro que el embajador dice tener el gran consejo que le ha dado Obama para resolver los conflictos que su comisariado puede provocar. Según declara a El País, le pidió consejo al presidente de Estados Unidos y este le dijo: "ve a España y dile a los españoles cuánto les apreciamos". Una reflexión de gran contenido intelectual práctico que, sin duda, le reportará los más grandes éxitos. ¿Quién ha dicho que Obama no es el gran estratega?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>