Europa, una identidad en transformación

Europa lleva años buscando su identidad más allá de la realidad de sus estados nacionales. La globalización, ahora, y ante…

Forum Libertas

Europa lleva años buscando su identidad más allá de la realidad de sus estados nacionales. La globalización, ahora, y antes los procesos de descolonización, han situado en primer plano las antiguas contradicciones que conlleva el proceso de construcción de la unidad política del continente. Los intentos en este sentido no han sido nunca exitosos del todo. El interés de acentuar y situar en primer plano los intereses económicos ha devaluado la necesidad de la unidad política. En la segunda mitad del siglo XX y todo lo que va del XXI Europa ha sido el espacio de confrontación de dos visiones de lo que debería ser la Europa del futuro. Dos visiones contrapuestas y, hoy por hoy, la victoria se ha decantado sin duda alguna por los partidarios de potenciar la visión de Europa sólo como un mercado unificado bajo el dictado de las políticas económicas de algunos estados.

La ilusión que podía tener el proyecto europeo, entendido como posibilidad de convertirse en una gran realidad política integradora de las diversidades de las diferentes naciones europeas, se ha desvanecido bastante. La crisis económica ha agudizado esta sensación de deriva del proyecto europeo. Para responder a este desafío de la crisis, los estados hegemónicos en el contexto europeo han primado las respuestas orientadas a fortalecer la economía financiera como expresión de una particular visión del capitalismo. Este propósito ha provocado graves crisis en algunos países comunitarios y ha entorpecido la construcción de la unidad política europea. Ha dañado la definición de la identidad política común. La salida a la crisis ha significado el fortalecimiento de los principios del libre mercado al margen de todo control político. Es más, la política europea ha quedado supeditada a cómo se resolvían los problemas del incontrolado capitalismo financiero. Es así como los europeos hemos perdido una nueva oportunidad para dar un paso en la construcción de un proyecto de Europa común y políticamente sólido.

Hazte socio

También te puede gustar