05 de Marzo de 2012
 
ForumLibertas.com
El cierre de Público y las ayudas a Roures; PRISA pierde dinero, pero Cebrián lo gana
 
Roures y Cebrián, Cebrián y Roures, ¿hay vida para los dos magnates de la prensa socialista tras la caída de Zapatero? Mientras el presidente de Mediapro lanza balones fuera, el de PRISA se embolsa 8,2 millones de euros a pesar de los 451 de pérdida
 

 

Los efectos de la salida del Gobierno de Zapatero tras la victoria ‘popular’ en los principales medios de comunicación de orientación socialista se están dejando notar. A la inconsistente situación que tenía el diario Público, un diario nacido a la sombra del socialismo, cabe añadir la delicada situación que atraviesa desde hace años el grupo PRISA en pleno ajuste económico tras perder 451 millones de euros en 2011.

La noticia del cierre del diario impreso Público el domingo 26 de febrero cogió al productor y empresario Jaume Roures, presidente de Mediapro y accionista mayoritario del periódico, en Bervely Hills acompañando al equipo de la película Midnight in Paris, de su productora, que optaba a cuatro Oscars. S

Su reacción, tras conocer las reivindicaciones de los trabajadores a través de un comunicado, era la única que quedaba por conocer y aprovechó una rueda de prensa para justificar el cierre. A la pregunta de si han influido los cambios políticos en la decisión del cierre tras el triunfo del PP en las pasadas Elecciones generales españolas el empresario catalán, afín al PSOE afirmó: “No veo la relación más allá del hecho de que la izquierda está en crisis y nosotros somos un periódico que se reivindica de la izquierda y del progresismo… Si nos referimos a los inventos de que éste es el periódico de Zapatero y Zapatero ha caído. Si algún día alguien nos explica en qué nos ha ayudado Zapatero, entonces podré contestar adecuadamente”.

Cabe recordarle a Roures que Zapatero facilitó a Mediapro la licencia para que pudiera iniciar su proyecto televisivo prosocialista de La Sexta. Además, alguien que pusiera los pies en cualquier parador del Estado durante la etapa del Gobierno socialista, podía encontrar en todos ellos un gran número de ejemplares del diario Público. ¿Cómo es posible que un diario que solamente vendía 85.000 ejemplares estuvieran suscritos en los paradores del Estado?

El empresario Roures debería explicar cuál era el número de subscripciones de las Administraciones públicas de este país de su diario, y explicar al detalle la cantidad de publicidad institucional que ha cobrado de las instituciones públicas.

PRISA se desfonda, pero Cebrián se lucra

El grupo de comunicación PRISA registró en 2011 los peores resultados de toda su historia. La editora cerró el ejercicio con unas pérdidas de 451 millones de euros, lo que supone seis veces más que en 2010, cuando perdió ya 72,8 millones. Es un panorama sombrío que obedece a las provisiones realizadas por la caída de su negocio en Portugal y por los contenciosos fiscales en marcha, según explica el Economista. Son unos números rojos históricos, que no han impedido, sin embargo, que la compañía haya pagado un sueldo y un bonus a Juan Luis Cebrián, su consejero delegado, de 8,2 millones de euros.

Según un comunicado remitido a la CNMV, Cebrián ha cobrado 1,2 millones en metálico como compensación por el resultado de la refinanciación de la deuda; 5,01 millones mediante la entrega de acciones por el mismo concepto; 1,7 millones, también en títulos del grupo, por su compromiso de permanencia durante tres años -hasta 2013- y 300.000 euros derivados de su relación contractual.

La consecuencia inmediata es que la retribución del consejo de administración se incrementó un 42% en 2011, hasta 14 millones de euros.

En busca de un nuevo socio

Y eso en un entorno especialmente complicado, en pleno plan de ajuste, con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 2.500 personas y después de haber obligado a los directivos a bajarse el sueldo. Según la empresa, en línea con "los esfuerzos" por reducir costes, el 92 por ciento de los ejecutivos del grupo aceptaron voluntariamente, y con carácter indefinido, una reducción del 7 por ciento en su salario fijo.

La retribución total de la cúpula directiva se redujo así el pasado ejercicio un 5%, hasta 6,7 millones de euros. Es decir, que Cebrián ganó 1,5 millones más que todos los directivos de Prisa juntos.