inicio
  Martes, 23 de septiembre de 2014
Bookmark and Share
  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   8 votos
05/03/2012 - La firma
Cuidado con las tentaciones
El señuelo de la riqueza, del sexo, del poder, de la ganancia fácil, del medro personal, del puesto importante puede llevarnos a aceptar cualquier servidumbre, a olvidar viejos propósitos, o pasados ideales
Francisco Rodríguez Barragán

 Todos tenemos un deseo innato de ser felices, buscamos ansiosamente serlo, pensamos que nuestro bien es aquello que nos beneficie de alguna manera y para lograrlo estamos dispuestos a pagar cualquier precio. La tentación que nos propone: “todo esto te daré si postrado ante mí me adoras”, suele tener bastante éxito entre las personas.

El señuelo de la riqueza, del sexo, del poder, de la ganancia fácil, del medro personal, del puesto importante, del comer y beber manjares exquisitos, de las diversiones placenteras, puede llevarnos a aceptar cualquier servidumbre, a dejar de lado los gritos de nuestra conciencia, a olvidar viejos propósitos, o pasados ideales si alguna vez los tuvimos.

Si vivimos en la estrechez o la pobreza, quizás envidiemos la suerte de los que supieron aprovechar la ocasión para encumbrarse y encontremos dentro de nosotros como va creciendo el descontento. Convertir el descontento en odio y dirigirlo hacia enemigos prefabricados es fácil.

La culpa de que no seamos felices es de los bancos, de la derecha o de la izquierda, de los empresarios, de los sindicatos, del sistema económico, de la iglesia, de los inmigrantes… Es la tentación del odio que reclama nuestra sumisión para que salgamos a la calle a gritar, a interrumpir el tráfico, a insultar a la policía. Somos felices mientras protestamos exaltados, aunque sea una felicidad destructiva y triste.

Otros se sientes desolados al comprobar que el estado del bienestar en el que habían confiado se resquebraja. Naturalmente la tentación que se  ofrece es la de no sentirnos responsables del desaguisado: somos inocentes del despilfarro, de la corrupción, de la mala administración… aunque  más de una vez hayamos incumplido las leyes, hayamos defraudado a la hacienda pública, aunque nuestra productividad y nuestro rendimiento sean manifiestamente mejorables. Mientras que nos quejamos de los demás, sentimos también la raquítica felicidad de creernos buenos y víctimas.

Para alcanzar problemáticas felicidades sucumbimos a las más variadas tentaciones y nos postramos ante la mentira, la injusticia, el enjuague, la trampa, el delito, pensando en lo que vamos a recibir a cambio.

Antes o después comprobaremos que todo fue un engaño, que nuestra ansia de felicidad no puede colmarse con las cosas materiales que posees pero que temes perder, ni gozando de todos los placeres, ni puede satisfacerse odiando a los demás, que todo es vanidad y caza de viento, como dice Quoelet.

Los cristianos rezamos a menudo el Padre nuestro, que termina pidiendo a Dios que no nos deje caer en la tentación y que nos libre del mal. El mal, que nos impide ser felices,  es demasiado grande para que podamos vencerlo sin la ayuda de Dios. Solo vivimos una vez e importa mucho cómo vivamos. No nos hemos dado la existencia a nosotros mismos. Somos criaturas de Dios y este Dios nos ha mostrado su amor en Jesús que quiere salvarnos del mal.

Hemos de entender que no podemos ser felices sin Dios, de espaldas a Dios. Dios es la garantía de que podemos esperar un mundo nuevo en el que habite la justicia. Todos habremos de comparecer un día ante Dios para ser juzgados, incluso los que piensan que Dios no existe, y en este juicio podremos alcanzar o no la auténtica felicidad para siempre.

Enviar por correo
  Votar:  
Resultado: 4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos4,9 puntos   8 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC