inicio
  Lunes, 24 de noviembre de 2014
Bookmark and Share
  Votar:  
Resultado: 2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos   6 votos
19/12/2005 - Sociedad
Prostitutas jóvenes y de todos los colores: España, paraíso del turismo sexual
Dos redadas en los megaprostíbulos catalanes Saratoga y Riviera, donde había más de 400 clientes y casi 200 chicas de alterne inmigrantes en situación irregular, se saldan con la detención de 30 de ellas, incluida una niña rumana de 14 años
La gran mayoría de las prostitutas que comercian con su cuerpo, en la carretera o en las grandes ciudades, dejarían esta actividad si tuvieran alternativas más dignas
Joven sudamericana obligada a prostituirse por las mafias
Los turistas europeos que no quieren viajar a lugares exóticos y distantes en busca de sexo fácil encuentran en España un auténtico paraíso sexual
Isabel Ordóñez

España se está convirtiendo en el destino preferido por los turistas europeos que no quieren viajar a otros lugares más exóticos y lejanos en busca de sexo fácil con jóvenes prostitutas de todos los colores. De hecho, según la Organización Mundial para las Migraciones, la mayoría de las 500.000 mujeres inmigrantes que entran ilegalmente cada año en la Unión Europea para prostituirse echan raíces en territorio español, donde actualmente comercian con su cuerpo cerca de 300.000. 

Así lo confirman las dos redadas llevadas a cabo en Castelldefels, Barcelona (Cataluña), los días 2 y 10 de diciembre pasado en los megaprostíbulos Riviera Club y Saratoga Club, respectivamente, donde se detectaron más de 400 clientes y cerca de 200 chicas de alterne de diferentes nacionalidades y edades en situación irregular. En la operación policial, además, los agentes detuvieron a 30 jóvenes inmigrantes sin papeles, entre las que había una niña rumana de 14 años, y a varios proxenetas procedentes de países del Este. 

Tras hechos como éstos, la división que existe en la opinión pública española sobre si se debe legalizar o prohibir el ejercicio de la prostitución cobra nueva fuerza y, quieran o no, las administraciones tendrán que acabar por pronunciarse en un sentido o en otro antes de que el problema acabe por alcanzar magnitudes más preocupantes.

Prostitutas de todos los colores y edades

En la última redada practicada en el megaclub Saratoga, de las seis mujeres detenidas por la policía, cinco de ellas estaban en situación irregular en España y la otra fue acusada de falsificación de documento de identidad. La nota oficial califica la operación “de actuación para la prevención de la delincuencia en Castelldefels” y añade que “en el interior del local situado en la Autovía de Castelldefels, y que estaba parcialmente lleno, se procedió a la identificación de las personas que allí se encontraban. Había personas de diversas nacionalidades, algunas españolas”.

En cuanto a la anterior actuación policial en el Riviera Club, el más famoso de los prostíbulos de Castelldefels, al que se está investigando por delitos de explotación sexual de jóvenes inmigrantes indocumentadas, los agentes detuvieron a 24 personas, la mayoría chicas extranjeras sin papeles. En este grupo, donde había 16 rumanas, tres brasileñas, una nigeriana y una ucraniana, se encontraba también la niña rumana de 14 años de edad que declaró ser explotada sexualmente por un individuo en el megaclub. También fueron arrestados dos hombres rumanos y un albanés.

La policía detectó también a unas 160 mujeres de diversas nacionalidades en situación irregular y a unos 400 clientes que, en el momento de la redada, se hallaban en el interior del prostíbulo, que funciona con licencia de hotel.

Cabe preguntarse por qué en las redadas llevadas a cabo en Castelldefels, donde había jóvenes inmigrantes en situación irregular explotadas sexualmente, incluida una menor de edad, no se actuó contra los gestores de estos dos grandes burdeles. El argumento de que “la operación sigue abierta”, como manifestaron entonces fuentes cercanas a la investigación de la última redada, no justifica la ausencia de medidas más contundentes contra quienes defienden su derecho a tener negocios de este tipo pero salen inmunes, aparentemente, de asumir sus propias responsabilidades.

Los vecinos están hartos

Cansadas de aguantar los inconvenientes que generan los prostíbulos de la zona, las entidades vecinales de Castelldefels, que no ven con buenos ojos este tipo de actividades, alzan su voz para denunciar su situación. Ya han realizado manifestaciones en contra, aunque en otras ocasiones, para evitar males mayores, prefieren callar.

“La gente ni se imagina el movimiento que hay cada noche junto al club: taxis que traen a turistas llegados directos del aeropuerto, coches de gran cilindrada, reyertas a las puertas o, simplemente, borrachos que cantan y orinan frente a nuestra viviendas”, explica una portavoz de la asociación de vecinos Gran Vía Mar.

El gran debate, legalizar…

¿Se debe prohibir tajantemente la prostitución en España o hay que legalizarla a todos los efectos? Esa es la gran cuestión que la opinión pública española se plantea desde hace aproximadamente algo más de una década. Los defensores de la legalización argumentan, entre otras razones, las siguientes:

- Si se prohíbe la prostitución se está condenando a la pobreza a cientos de mujeres, la mayoría de ellas inmigrantes.

- Derecho a la libertad, o sea, a defender la autodeterminación sexual del individuo, que permite a la persona hacer con su cuerpo lo que le venga en gana.

- El Gobierno español debe acabar con la incongruencia de la actual situación, en que ni se legaliza ni se prohíbe, que permite conculcar los derechos fundamentales de las mujeres que comercian con su cuerpo y son una fuente de conflictos sociales; una tierra de nadie donde los proxenetas, las mafias y los clientes campan a sus anchas.

- Los empresarios podrían, dentro de la normativa legal, ayudar a mejorar sustancialmente la situación actual de, entre otras, la mayoría de prostitutas que deambulan por calles y carreteras españolas.

O prohibir

Sin embargo, tal como constatan los colectivos que son partidarios de prohibir el comercio del sexo y penalizar a los clientes y proxenetas, hay muchas y sólidas razones para acabar con esta lacra social. Algunas de ellas son:

- La condición de paraíso sexual que caracteriza a España y la permisividad de las autoridades españolas ante esta actividad, que, en el caso de la inmigración, está produciendo un efecto llamada que se vería incrementado si la prostitución se legalizase. Al mismo tiempo, con la prohibición, lejos de condenar a la pobreza a las prostitutas (algo que ahora padecen muchas de ellas al llegar a una edad madura en que ya no pueden tener muchos ingresos), se conseguiría dignificarlas, siempre que se procediera a realizar una integración social en la línea de que ha puesto en práctica Suecia.

- En cuanto al derecho a la libertad de escoger de las prostitutas, cabe señalar que son pocas las que verdaderamente desean ejercer esta profesión; y las que lo hacen es normalmente para obtener un dinero fácil en poco tiempo. La mayoría de las prostitutas coinciden con VíKtor Malarek, escritor canadiense experto en el tema, cuando sentencia: “El pensamiento habitual es que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo cuando, en realidad, es la forma de opresión más antigua del mundo”.

- Si en algo coinciden las partes enfrentadas es en la postura del Gobierno y en la necesidad de acabar con la paradoja que provoca la actual legislación, pero desde perspectivas diferentes, ya que los grupos contrarios al ejercicio de la prostitución consideran que, precisamente, sólo un modelo que penalizara al cliente y prohibiera la prostitución solucionaría el problema.

- Los grandes empresarios de megaclubs y locales de alterne se frotan las manos ante una futura legalización, puesto que facilitaría la actividad que actualmente practican en sus ‘hoteles’. Parece evidente que, como muestran los dos casos de redadas expuestos anteriormente, muchos de ellos no tienen reparo en ‘ocupar’ a inmigrantes en situación irregular, con lo que tampoco la regularización de la actividad acabaría con este tipo de explotación sexual.

Por consiguiente, a la vista del actual escenario y de las perspectivas de una regularización del comercio del sexo, salvo algunas excepciones, se puede considerar que tras la legalización de la prostitución existen más objetivos económicos que sociales. Los principales beneficiarios de tal medida serían, a buen seguro, la minoría de mujeres que realmente desean ejercer esta profesión para ganar más dinero; los clientes, por supuesto; los proxenetas que adaptaran su actividad a la nueva regularización (hecha la ley, hecha la trampa); las mafias que comercian con mujeres, que aprovecharían aún más el nuevo efecto llamada; los empresarios, sobre todo los propietarios de megaclubs; y, por supuesto, el Estado español, que, con la nueva ley en la mano, vería incrementar sus arcas en un 10 por ciento, según algunos estudios.

Hay un modelo a seguir

Ante el gran debate que lleva años enfrentando a políticos y a una gran parte de la sociedad civil, con respecto a la legalización de la prostitución, la pregunta que también se hacen los ciudadanos es, pues, si se debe regularizar o prohibir el ejercicio de la prostitución en España. Desde ForumLibertas.com no nos cansaremos de insistir en que el modelo sueco, como referente, es el camino a seguir, tal como argumentábamos en una anterior información sobre las 7 diferencias básicas entre España y Suecia.

Enviar por correo
  Votar:  
Resultado: 2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos   6 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC