inicio
  Martes, 2 de septiembre de 2014
Bookmark and Share
  Votar:  
Resultado: 2,3 puntos2,3 puntos2,3 puntos2,3 puntos2,3 puntos   3 votos
06/11/2006 - Economía
Inmigración positiva: Jóvenes que complementan el mercado laboral
“La entrada de inmigrantes ha comportado una disminución muy pequeña de la tasa de empleo de los trabajadores españoles”, dice ‘La Caixa’
La llegada de inmigrantes apenas ha reducido la tasa de empleo de los trabajadores españoles
Isabel Ordóñez

Los efectos de la inmigración sobre la población activa, lejos de lo que podría pensarse, resultan incluso positivos para el conjunto de la población española, según constata el Informe Mensual del Servei d’Estudis de ‘La Caixa’ de octubre de 2006.

 

El estudio llega a la conclusión de que “la inmigración, a pesar de la competencia que representa para algunos trabajadores nacionales, puede favorecer al conjunto de la población gracias a la complementariedad de trabajos e indirectamente por sus efectos sobre la demanda de empleo y sobre los niveles de precios”.

 

Desde una perspectiva conceptual, es evidente que la inmigración equivale a un aumento en la oferta de trabajo y, por tanto, supone también una presión a la baja de los salarios.

 

Sin embargo, este efecto negativo de la llegada de extranjeros sobre los sueldos no afecta a todos los trabajadores nacionales, sino sólo a aquellos con una formación y un nivel de experiencia similar al de los nuevos extranjeros.

 

Efectos positivos

 

Además, paradójicamente, “la entrada de flujos migratorios puede afectar positivamente a los trabajadores con características totalmente diferentes a las de los recién llegados”, dice el informe del Servei d’Estudis de la entidad bancaria.

 

Por ejemplo, según el estudio, inmigrantes que se dediquen a trabajos manuales, como la limpieza, “pueden propiciar que los trabajadores con un nivel educativo más alto y más productivos dediquen más horas a producir bienes y servicios más adecuados a sus características”.

 

Cabe subrayar que la inmigración no sólo afecta al sueldo, sino a otras variables “como la demanda de empleo y los precios de los productos”, lo que a su vez “incide indirectamente en los salarios y en los niveles de bienestar de las personas”, continua el informe, que da un ejemplo: “Los propietarios de capital pueden salir ganando con la entrada de inmigrantes a causa de la complementariedad existente entre capital y cierto tipo de trabajo. Las empresas, a su vez, pueden decidir invertir parte de los beneficios adicionales en la creación de nuevas empresas, lo que comportaría un aumento de la demanda de trabajo y haría más difícil aislar el efecto directo de la inmigración”.

 

Al mismo tiempo, una disminución de los salarios acaba repercutiendo en los costos y en los precios, y un nivel de precios más bajos supone un aumento del salario en términos reales.

 

Multiplicados por cinco

 

Centrándonos en el caso de España, dice el estudio de ‘La Caixa’, en los últimos seis años ha habido una entrada masiva de inmigrantes jóvenes y con estudios no superiores. “Entre el primer trimestre del 2000 y el segundo del 2006 entraron en España unos 2,3 millones de extranjeros, que forman parte de la población activa, casi cinco veces el total de extranjeros activos que había en España en el año 2000”.

 

Esta cifra equivale a un aumento de la oferta total de trabajadores del 12 por ciento, con la consecuente reducción de la tasa de crecimiento anual del salario. Sin embargo, como se puede ver en la siguiente tabla, las características de los extranjeros que llegan a España para trabajar no se corresponden con las del español medio.

 

POBLACIÓN ACTIVA

(por nacionalidad y grupo de edad)

Edad

Españoles

Extranjeros

De 16 a 24 años

10,99 %

15,08%

De 15 a 34 años

28,65%

39,25%

De 35 a 44 años

27,24%

28,72%

De 45 a 54 años

21,23%

13,26%

De 55 y más años

11,90%

3,70%

 

Los inmigrantes son más jóvenes y tienen un nivel educativo inferior. Alrededor del 21 por ciento de los extranjeros que llegaron entre el 2000 y el 2006 tienen estudios primarios, frente al 15 por ciento de españoles que tenían estos estudios en 2006; y el 21 por ciento tienen estudios superiores, frente al 32 por ciento de los españoles.

 

Por tanto, el efecto real de la inmigración se produce sólo sobre un subgrupo no mayoritario de los trabajadores nacionales.

 

Según estudios de expertos, “la entrada de inmigrantes en España ha comportado una disminución muy pequeña de la tasa de empleo de los trabajadores españoles”, dice el estudio de ‘La Caixa’. “Como mucho –continúa- la tasa de ocupación del trabajador medio ha disminuido anualmente, a causa de la inmigración, en 0,04 puntos porcentuales en los últimos seis años”.

 

Según el informe incluso esta cifra está sobrevalorada, ya que no tiene en cuenta que el inmigrante medio que entra en España no tiene las características que el trabajador medio nacional. “Por tanto, hay efectos directos positivos de la inmigración sobre la tasa de ocupación de los trabajadores que son complementarios con los inmigrantes”, concluye.
Enviar por correo
  Votar:  
Resultado: 2,3 puntos2,3 puntos2,3 puntos2,3 puntos2,3 puntos   3 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC