inicio
  Jueves, 2 de octubre de 2014
Bookmark and Share
  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
25/04/2007 - Sociedad
Ley de Dependencia: Una fantasía sin dinero ni medios
“Irresponsable”, “ha vendido humo”: Son algunas de las críticas al Gobierno por aprobar una ley que además se aplicará tarde
Zapatero plantea la ley de Dependencia como una prestación universal, pero todavía no hay dinero ni medios
Las plazas en los centros de día y en las residencias son insuficientes
Las personas con problemas de movilidad, además de los problemas para circular por las aceras, tienen dificultades en edificios públicos y en trenes
Los trenes de RENFE adaptados para estas personas son a todas luces insucifientes
Víctor Ruiz

¿Fantasía o pura demagogia? Es la pregunta que cabe realizar ante la aprobación el pasado 20 de abril, en Consejo de Ministros, del decreto en el que se fija el baremo estatal por el que se regirá la ley de Dependencia.

 

El Gobierno ha actuado de forma “irresponsable” y “ha vendido humo”, aseguró contundentemente el consejero vasco de Asuntos Sociales, Javier Madrazo, que lamenta, al igual que hacen otras comunidades autónomas (CC.AA.), la insuficiencia presupuestaria.

 

Y es que el Ejecutivo de Zapatero ha presentado como si fuera una prestación universal una ley para la que no hay dinero ni medios y que, además, se aplicará tarde.

 

Insuficiente presupuesto

 

Las cifras que se barajan desde el Gobierno para atender a los grandes dependientes son a todas luces insuficientes para hacerlo dignamente. Además, tampoco se ha conseguido llegar a acuerdos con las CC.AA. sobre la cuantía que representa la puesta en marcha de las nuevas prestaciones.

 

Su propuesta señala que los costes de residencia son de 1.014 euros mensuales por persona, mientras desde las comunidades se asegura que el coste medio es de 1.450 euros al mes.

 

Sólo en Cataluña se prevé que el número de personas con gran dependencia que se podrán acoger a la ley y percibir ayudas será de unas 30.000.

 

El tejado antes que las paredes

 

Al mismo tiempo, no sólo no hay dinero para afrontar la puesta en marcha de las prestaciones sino que se carece de la infraestructura necesaria para acoger a las personas dependientes.

 

Antes que hablar de prestaciones económicas “hay que construir el conjunto de servicios públicos para atender a las personas debidamente”, criticó Madrazo. Es como si se pretendiera construir antes el tejado que las paredes.

 

No hay suficientes plazas en centros de día, o sea los que atienden a estas personas y que después pernoctan en sus casas; ni en las residencias, donde hacen vida completa y duermen una gran parte de personas con dependencia de gran severidad.

 

Cabe señalar que estos centros son imprescindibles para hacer efectiva la nueva ley, ya que generalizar las atenciones de los profesionales a domicilio resultaría mucho más costoso.

 

Mal y con retraso

 

La ley de Dependencia, además de los problemas económicos y de infraestructura que plantea, se aplicará con retraso.

 

Una vez publicado en el BOE el decreto, el sistema de dependencia entrará oficialmente en funcionamiento y las CC.AA. estarán en disposición de evaluar a las personas que quieran acogerse para determinar su grado de dependencia.

 

Sin embargo, la falta de concreción sobre la documentación requerida y la necesidad de formar a los equipos encargados de evaluar las solicitudes por parte de las CC.AA. retrasará casi con seguridad la puesta en marcha de la ley.

 

Barreras de movilidad

 

Otra de las cuestiones que no contempla la ley es la de prever alguna partida presupuestaria para eliminar las barreras, tanto en los edificios públicos como en el transporte, con las que tienen que lidiar en el día a día todas aquellas personas que padecen una movilidad reducida.

 

Por lo que respecta al transporte, a las dificultades con que se enfrentan estas personas para llegar a las estaciones de trenes hay que añadir que la accesibilidad a los mismos es más que deficiente.

 

En el caso de RENFE, de las más de 100 estaciones de que dispone sólo 32 están acondicionadas para todo tipo de acceso. Y, por ejemplo, de los 171 trenes de Cercanías, en el área de Barcelona (Cataluña), sólo 13 están adaptados para personas con movilidad reducida.

 

Artículos relacionados:

 

Sin verdad hay demagogia: pensiones y Ley de Dependencia

 

La Ley de Dependencia será un fiasco

Enviar por correo
  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Identificarse
Recordarme              Lo olvidé   |   Registrarse


© 2004-2014 FORUM LIBERTAS | Noticias de actualidad en España
Logotipo de C2C Logotipo de SPC