Reseña de libros: George Weigel, La verdad sobre el Catolicismo

George Weigel

Con frecuencia, la presión del pensamiento dominante, opinión pública o lo que llamamos “políticamente correcto”, secuestra y ahoga nuestra capacidad de pensar por nosotros mismos. Ajustamos nuestro pensamiento a la opinión mayoritaria, por una parte, porque la gran presión de los medios de comunicación y de los sistemas de enseñanza nos condiciona, y, por otra, porque resulta mucho más cómodo y menos problemático atenernos a la opinión de la mayoría. Tener el atrevimiento de pensar por nosotros mismos tiene sus riesgos, y si no, que se lo pregunten a los que, en la Comunidad de Madrid y después de la Ley Cifuentes, por poner un ejemplo, se atreven a decir algo tan evidente como que los niños son machos y las niñas son hembras. O al obispo de Solsona, que tiene que salir protegido por la policía por decir que, detrás del problema de la homosexualidad, puede estar la falta de una figura paterna. Y podríamos encontrar centenares de otros casos similares. La libertad de expresión es un principio de las sociedades democráticas. Cuando esa libertad de expresión no existe -y es evidente que no existe- deberíamos preguntarnos si seguimos viviendo en una democracia o algo fundamental se ha trastocado.

A lo que íbamos. Hoy en día, pensar por uno mismo es arriesgado. Podemos libremente renunciar a nuestra libertad y acomodarnos, es decir, deshumanizarnos, porque la libertad y la humanidad no son separables, o bien podemos echarle narices al asunto y atrevernos a tener nuestra propia opinión sobre las cosas. Para ello, en primer lugar, tenemos que poner entre interrogantes todos los “clichés” que el pensamiento mayoritario ha metido en nuestra mente, y eso es difícil, requiere un esfuerzo considerable, porque muchas veces esos clichés han sido tan asimilados que casi podría decirse que forman parte de nosotros mismos. Y, sin embargo, cuestionar lo que pensamos es esencial si queremos hacer ese ejercicio de libertad.

Lo que llamamos “políticamente correcto” forma parte de un proyecto que lleva ya mucho tiempo en ejecución. Es el proyecto del secularismo radical, que pretende que los valores y los argumentos basados en verdades morales inalterables y vinculantes no tengan lugar en la vida pública, excepto, por supuesto, la “verdad absoluta” de que no existen verdades morales absolutas. La Iglesia católica es el principal obstáculo institucional a ese proyecto, por lo cual se ha convertido, tanto en Europa Occidental como en Norteamérica, en el principal enemigo a batir. Por eso, el pensamiento dominante y políticamente correcto que transmiten los medios de comunicación es brutal pero sutilmente hostil al catolicismo. Hoy no se ataca de frente y abiertamente. Hoy si insinúa, se esconde, se dicen medias verdades, se crean posturas enfrentadas, se utiliza el cinismo, la manipulación y la mentira.

La hostilidad hacia la Iglesia católica está arraigada en muchas mentes, pero, si queremos realmente pensar por nosotros mismos, deberíamos por lo menos hacer el esfuerzo de intentar dilucidar si lo que pensamos responde a la realidad, y para eso hay que dedicar una mínima atención a lo que el catolicismo dice realmente. Por eso, por si alguien está dispuesto a hacer ese esfuerzo, me atrevo a recomendar el pequeño libro de George Weigel La verdad sobre el Catolicismo, en Ediciones Cristiandad, Madrid 2009.

Weigel no es precisamente un advenedizo. Ha recibido nueve doctorados honoris causa, fue Decano de Estudios del St. Thomas Seminary School of Theology de Kenmore, y es Socio Decano y Catedrático de Estudios Católicos del Ethics and Public Policy Center de Washington.

Deseo que lo disfrutéis y os ayude.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>