Glosas para la vida cotidiana: seguir la causa de Jesús conlleva ponerla en práctica

La aceptación de la gratuidad de la fe permite alcanzar las cosas esperadas La aceptación de la gratuidad de la fe permite alcanzar las cosas esperadas

No hay que verlo todo para tener certezas y confiar. El entendimiento de corazón que brota de la aceptación de la gratuidad de la fe permite alcanzar las cosas esperadas. Algunas, por más difíciles que parezcan, se convierten en posibles. Hay que esperar contra toda esperanza. Los inéditos pueden ser viables si confiamos. “Dos ciegos seguían a Jesús gritando ‘Hijo de David, ten piedad de nosotros’. Cuando llegó a casa, vinieron los ciegos y Jesús les preguntó ‘¿Creéis que tengo poder de hacer eso que pedís?’. Ellos le responden ‘Señor, sí lo creemos” (Mt 9,27-28).

Seguir la causa de Jesús conlleva ponerla en práctica en la vida personal de manera sólida. Si los fundamentos vitales son seguros, el edificio de la vida resistirá los múltiples golpes y pruebas que la misma vida nos hace. Las personas sensatas tienen unos cimientos firmes y resistentes. “Todo el que escucha estas palabras mías y las cumple es como una persona prudente que ha construido su casa sobre la roca. Cuando vienen las lluvias, crece la riada y el viento embiste contra aquella casa, nada la hace caer, porque tiene los cimientos sobre la roca” (Mt 7,24-25).

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>