Graves peligros del mindfulness

Cada vez son más los que recurren al mindfulness y otras prácticas de origen oriental como terapia del stress, la angustia etc.. Sin embargo, el estudio Cochrane sobre los efectos de la meditación concentrativa/introspectiva como terapia de los trastornos de ansiedad, concluye que no existe ningún beneficio sobre la sintomatología obsesiva.

Por su parte, el Instituto de Psiquiatría y Salud Mental de Hospital Clínico San Carlos ( Universidad Complutense de Madrid) analizó cómo el Reiki, las técnicas de meditación concentrativa con mantras y contemplativa o mindfulness cuyo origen es budista, el Tai Chi, el Qi_Gong y Falun Gong, el Raja-Yoga y el Hatha-Yoga, la hiperventilación, la respiración consciente (como el pranayama del yoga) y la privación sensorial; la hipnosis; el bio-feedback; cierta música y danza (ej., la danza sufí de los derviches); el Koan japonés de tradición zen, la apofanía, el chamanismo, la iluminación, inducen estados alterados de conciencia con graves complicaciones neurofisiológicas.

Según publica el Instituto san Carlos, en 75 artículos se detallan los cambios psicológicos y los efectos secundarios de la meditación (incluyendo la trascendental). Sepamos que los defensores de estas prácticas no revelan jamás posibles efectos perniciosos. El 62, 9% de los practicantes refieren efectos negativos, como ansiedad y crisis de pánico inducidas por la relajación, reacciones paradójicas de tensión, falta de motivación vital, dolores, distorsiones de la percepción de la realidad, confusión y desorientación, sentimiento de estar desplazado, depresión, negativismo, disociación leve, sentimientos de culpa, síntomas psicóticos, euforia, comportamiento destructivo, sentimientos suicidas, sensación de desamparo, miedo, irritabilidad, temores y desesperación, despersonalización, exacerbación de rasgos obsesivos y esquizoides, psicosis aguda con sintomatología polimorfa, recaída de trastornos psicóticos pre-existentes, crisis epilépticas…

Por su parte el sacerdote católico James Manjackal habla sobre las prácticas esotéricas y de la Nueva Era, la reencarnación, la acupresión, la acupuntura, la sanación pránica o pranoterapia, la reflexiología:

“En mis retiros carismáticos, la mayoría de los participantes vienen con diferentes problemas morales, espirituales, físicos o psíquicos para ser liberados y sanados y para recibir una nueva vida mediante la fuerza del Espíritu Santo. Entre el 80% y el 90% de los participantes han estado en el Yoga, el Reiki, la reencarnación, etc. que son prácticas religiosas orientales. Allí han perdido la fe en Jesucristo y en la Iglesia.(…) Algunos de los individuos poseídos por el poder de la oscuridad gritaban “Yo soy Reiki”, “Yo soy el Sr. Yoga”. Ellos mismos se identificaban con estos conceptos como si fueran personas mientras yo dirigía una oración de sanación por ellos. Posteriormente tuve que hacer una oración de liberación para liberarles de la posesión del Maligno.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>