Guisar las setas

bolets

Desde finales del verano, y durante todo el otoño, la cocina solariega, conventual y monástica enriquece con el aroma y peculiar sabor de los hongos o setas. Las setas necesitan humedad y calor para desarrollarse y, por esta razón, ya se encuentran ya en el bosque a finales de verano unas tres semanas después de haber llovido.

Cuando vayáis a buscar setas se debe ser muy cauteloso para no dañar el sotobosque. El hongo ha de recogerse entero y ponerlo dentro de un cesto. Al llegar las setas del bosque hay que limpiarlas con mucho cuidado y trocearlas, ponerlas dentro de una cazuela de barro y asarlas bien con aceite de oliva. Cuando están cocidas las setas, esta mezcla constituye un buen acompañamiento de las carnes asadas o guisadas, los huevos revueltos (especialmente con setas), de las empanadas y, sobre todo, de aquellas tortas que en catalán llaman de “coques de recapta”

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>