¿Hacia el crash bursátil en Wall Strett?

Riesgo de estancamiento de la crisis económica en EEUU: La agencia de calificación Moody’s ha rebajado la calificación de 15 banc…

Forum Libertas

Riesgo de estancamiento de la crisis económica en EEUU: La agencia de calificación Moody’s ha rebajado la calificación de 15 bancos con operaciones internacionales, entre los que destacan las cinco grandes entidades bancarias de Estados Unidos: Bank of America, Citigroup, Goldman Sachs, J. P. Morgan y Morgan Stanley debido a “una significativa exposición a la volatilidad y el riesgo por grandes pérdidas vinculadas a sus actividades en los mercados de capitales”.

Así, más de 700 bancos podrían quebrar debido a su exposición a los bienes raíces comerciales, por lo que las entidades bancarias intentarán, mediante subastas la creación de sociedades de gestión de activos inmobiliarios y la aplicación de medidas agresivas, dar salida a los pisos embargados que acumularán en sus carteras (considerados bienes ilíquidos), lo que originará drásticas caídas de los precios de los inmuebles (desde el 2006 los precios de la vivienda han caído más de un 30%, y el número de impagos de préstamos ascendió en el 2011 a 150.000 millones de dólares).

Acantilado fiscal: Según explica Ethan Harris, economista jefe de Bank of America Merrill Lynch, “el conocido como ‘acantilado fiscal’, al que se enfrenta la mayor economía del mundo a finales de este año, cuando expiren de forma automática una remesa de recortes de impuestos y otros incentivos fiscales aumentarán las posibilidades de una posible recesión en el 2013”.

Por su parte, la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) proyecta que si el Capitolio no pone remedio a esta situación (algo que podría suceder dada la proximidad de las elecciones presidenciales), la política fiscal de EEUU experimentaría un ajuste por valor del 5,4% del PIB del país y los expertos del FMI estimaron que una consolidación fiscal de alrededor del 4% del PIB en 2013 “podría reducir el crecimiento anual muy por debajo del 1%, algo que resultaría en una contracción de la mayor economía del mundo el próximo año”, no siendo descartable una rebaja de la calificación de su Deuda en el 2013.

Posible subida de tipos de interés por parte de la FED en el 2013: El incesante aumento de la Deuda externa contribuirá a que la prima de riesgo aumente y el crédito siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés reales, lo que aunado con el hecho de que los diferenciales de rentabilidad entre las emisiones de deuda pública entre los diversos países del primer mundo han aumentado en los últimos meses conlleva un encarecimiento y mayores dificultades para obtener financiación exterior.

Ello aunado con la adopción de medidas extraordinarias como implementar medidas cuantitativas (Quantitative Easing 3 y Operación Twist) para incrementar la base monetaria, la constricción de las exportaciones debido a la revalorización del dólar frente al euro (debido a los problemas de Deuda Soberana de los países periféricos de la Eurozona) y la severa contracción del consumo interno (uno de los tradicionales motores de la economía de EEUU ya que representa más de la mitad del PIB del país) podría agudizar el riesgo evidente de estancamiento de la crisis económica en EEUU.

Así, el dato de ventas minoristas correspondiente al mes de junio cayó un 0,5% en tasa interanual (la mayor caída del indicador desde mayo de 2010) y, según Europa Press, la Reserva Federal (Fed) ha rebajado sus previsiones económicas hasta la horquilla del 1,9-2,4% para el 2012 y ha elevado levemente su previsión sobre la tasa de paro para este año (entre el 8% y el 8,2%).

Dicha subida tendría un inmediato impacto en hipotecas y préstamos bancarios, consiguiente asfixia económica de amplias capas sociales y un dramático aumento de la morosidad y los embargos de viviendas y locales comerciales y, aunada con el repunte de los precios del crudo, podría dar lugar a episodios de estanflación en el Bienio 2013-2014.

Riesgo de crash bursátil: La euforia de Wall Strett en el 2011(y por extrapolación del resto de bolsas mundiales) tras los resultados de los llamados ‘test de estrés’ de las entidades financieras llevadas a cabo por la Administración USA y el goteo de datos económicos superiores a previsiones artificialmente rebajadas por las agencias de calificación habrían ayudado a la sobreponderación de los brotes verdes de la economía (aumento del 3% del PIB en el 2011 y notable mejora de resultados de la Banca y Wall Strett).

La incertidumbre sobre el nivel suelo de los valores bursátiles estaría haciendo mella entre los inversores, pues un inversor está dispuesto a pagar un precio por una acción si le reporta dinero en el futuro, por lo que el valor de dicha acción es el total de flujos esperados. El nivel suelo (nivel en el que confluyen beneficios y multiplicadores mínimos) se situaría a fecha de hoy en la horquilla de los 8.000 y 9.000 puntos en el Dow Jones, debido a la mayor virulencia y profundidad que presenta la crisis económica y muy lejos de los estratosféricos techos actuales (rondando los 12.900 puntos y rememorando valores de octubre del 2008).

Sin embargo, el proceso especulativo impulsa a comprar con la esperanza de sustanciosas ganancias en el futuro, lo que provoca una espiral alcista alejada de toda base factual, con lo que el precio del activo llega así a alcanzar niveles estratosféricos hasta que la burbuja acaba estallando (crash) debido a la venta masiva de activos y la ausencia de compradores, lo que provoca una caída repentina y brusca de los precios (hasta límites inferiores a su nivel natural) dejando tras de sí un reguero de deudas (crack bursátil).

Dicho estallido tendría como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil del 2000-2002) y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras, frecuentes estallidos de conflictividad laboral e incrementos de la tasa de paro hasta niveles desconocidos desde la época de la II Guerra mundial aunado con incrementos espectaculares del déficit Público y de la Deuda Externa y la Continuación de la Crisis económica hasta el 2014.

Hazte socio

También te puede gustar