Barcelona, capital del envejecimiento en España

El saldo vegetativo español negativo se disparó en 2017, con 31.245 defunciones más que nacimientos. Barcelona lidera la crisis demográfica con 33 años de saldo negativo. La paradoja de un icono como ejemplo: su Casa de la Natalidad es ahora una residencia de ancianos

El saldo vegetativo español augura un más que preocupante envejecimiento de la población debido a la escasa natalidad El saldo vegetativo español augura un más que preocupante envejecimiento de la población debido a la escasa natalidad

El progresivo envejecimiento de España va camino de convertirse en un problema de gran envergadura y difícil solución. Así lo constatan las ‘Cifras de Población a 1 de enero de 2018’ del Instituto Nacional de Estadística (INE), que muestran un saldo vegetativo en negativo que se ha disparado y llaman a la reflexión: 31.245 defunciones más que nacimientos.

Es decir que ya mueren muchas más personas de las que nacen; y Barcelona lidera esa crisis demográfica, con 33 años continuados de saldo vegetativo negativo, convirtiéndose así en la capital del envejecimiento en España.

Ya hubo un primer aviso en 2015, aunque con unas cifras menos preocupantes (-1.976). Y, aunque en 2016 se corrigió algo la tendencia y los nacimientos superaron a los fallecimientos (+503), los datos del INE de 2017 presentan el peor saldo desde 1941.

El pico más alto de nacimientos, por ejemplo, tuvo lugar en 1964, cuando vinieron al mundo 697.697 bebés en España, con una población total de poco más de 30 millones de habitantes. En 2017, con las alarmas encendidas ante los datos del INE, nacieron 390.024 niños y niñas, poco más de la mitad, a pesar de que el volumen de población es muy superior, casi 47 millones.

El envejecimiento de la población española, una "bomba de relojería" que puede estallar en tres décadas

El envejecimiento de la población española, una “bomba de relojería” que puede estallar en tres décadas

Cabe recordar que, en diciembre de 2007, informábamos de que el envejecimiento de la población era una “bomba de relojería” que estallaría en 2050, según un informe del Servicio de Estudios de “la Caixa”, y de que solo las políticas de fomento de la natalidad y apoyo a la familia podrían revertir ese pronóstico e impedir la quiebra del sistema de pensiones en España.

Este progresivo envejecimiento de la población española tendrá consecuencias difíciles de afrontar. Entre ellas, un gasto en atención a largo plazo para nuestros mayores que se podría triplicar en en las próximas tres décadas, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Más recientemente, en diciembre de 2017, la propia OCDE auguraba que, para 2050, habrá 76 jubilados por cada 100 habitantes en edad de trabajar. La combinación del aumento de la esperanza de vida con una baja natalidad tiene como consecuencia una sociedad envejecida, y España será junto con Japón uno de los países del mundo que más acusará este fenómeno.

La población crece, pero mueren más de los que nacen

En cualquier caso, las actuales cifras del INE muestran que la población residente en España creció en 2017 por segundo año consecutivo. Si el 1 de enero de 2017 era de 46.527.039 personas, el 1 de enero de este año alcanzaba los 46.659.302 habitantes, con un incremento de 132.263 personas respecto al año anterior.

Sin embargo, ese crecimiento no ha impedido que el saldo vegetativo, es decir la diferencia entre nacimientos (390.024) y defunciones (421.269), se saldara con cifras negativas (-31.245), como se puede observar en la siguiente tabla, reproducida a partir del informe del INE.

La evolución demográfica de España en 2017 dibuja un escenario preocupante de cara al futuro

La evolución demográfica de España en 2017 dibuja un escenario preocupante de cara al futuro

Al mismo tiempo, España registró el año pasado un “saldo migratorio positivo de 164.604 personas. La inmigración aumentó un 28,4% y la emigración un 12,4% respecto al año anterior”, señala el informe del INE, que añade que “se registraron 532.482 inmigraciones procedentes del extranjero y 367.878 emigraciones con destino al extranjero”.

“La población aumentó en 2017 en los grupos de edad de 10 a 24 años, de 40 a 79 y en los mayores de 85 años. Por el contrario, descendió en el grupo de 25 a 39 años (en 253.939 personas), entre los menores de 10 años (80.560 menos) y en el grupo de 80 a 84 años (26.372 personas menos)”, añade el estudio.

En España ya mueren muchas más personas de las que nacen, y Barcelona lidera esa crisis demográfica

En España ya mueren muchas más personas de las que nacen, y Barcelona lidera esa crisis demográfica

Barcelona, la más envejecida

Una de las cuestiones que más llama la atención en los datos del INE tiene que ver con la ciudad más envejecida de España: Barcelona, donde la natalidad brilla por su ausencia.

De hecho, el saldo vegetativo de la capital catalana es negativo desde 1985, es decir que Barcelona está demográficamente enferma desde hace 33 años, como se puede observar en el siguiente gráfico, reproducido a partir de la información publicada por El Periódico de Cataluña el pasado domingo, 24 de junio, y que muestra la serie histórica de Barcelona desde 1917.

El saldo vegetativo de Barcelona es negativo desde 1985

El saldo vegetativo de Barcelona es negativo desde 1985

Esa anomalía demográfica solo se había dado en dos ocasiones antes de 1985. La primera vez fue en 1918, debido a la gripe española, una pandemia terrible que hizo estragos entre la población joven y sana. Ese año hubo 14.778 nacimientos, frente a 22.767 fallecimientos.

La segunda ocasión tuvo como causa la Guerra Civil española. No solo por las víctimas mortales que ocasionó la guerra, sino porque también descendió la natalidad hasta unos mínimos nunca conocidos. Solo nacieron 8.922 bebés en 1939, frente a 28.192 muertes. Un año más tarde, se alumbraban ya 18.377 criaturas.

En Barcelona, el pico más elevado de fecundidad tuvo lugar en 1973, cuando nacieron 31.689 bebés, bastante más del doble que en 2016 (13.630), un año en el que fallecieron 15.183 personas.

La Casa de la Lactancia de Barcelona, un icono de la natalidad convertido ahora en una residencia de ancianos

La Casa de la Lactancia de Barcelona, un icono de la natalidad convertido ahora en una residencia de ancianos

La paradoja de un icono de la natalidad

Sin embargo, la actual crisis demográfica barcelonesa, atenuada parcialmente por la llegada de inmigrantes, no tiene una única explicación lógica. Pero, lo que sí tiene, es un icono de la natalidad convertido en uno de la decadencia que ejemplifica la crisis demográfica de Barcelona y, por extensión, la de España.

En el número 477 de la Gran Vía de Barcelona sigue en pie un significativo edificio modernista, la Casa de la Lactancia, la antigua maternidad municipal de Barcelona.

En el frontis de la fachada se escenifica un símbolo de la natalidad con un conjunto de figuras esculpidas de gran belleza. La figura central, que representa a Barcelona, amamanta con un biberón a un bebé, mientras otras madres y padres esperan su turno con sus pequeños en brazos. A la derecha, en segundo plano, un hercúleo lechero porta un cesto de botellas.

Cabe resaltar que, en los años del baby boom español, las comadronas de la Casa de la Lactancia podían atender hasta doce partos en un solo día, además de ayudar a dar a luz fuera con visitas a domicilio.

Estaba equipada con salas de dilatación, quirófanos, habitaciones para el reposo e incluso unas incubadoras que nada tenían que envidiar de las clínicas privadas de la zona alta.

Sin embargo, la Casa de la Lactancia cerró sus puertas en 1980, poco antes de que la capital catalana empezara a arrojar un saldo vegetativo negativo. La gran paradoja es que ese icono de la natalidad es actualmente una residencia de ancianos. ¿Puede haber un símbolo que refleje en mayor medida la crisis demográfica que aqueja a Barcelona?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>