Casado, Puigdemont y Sánchez

Dos acontecimientos políticos de primer orden han tenido lugar este fin de semana en España y en Cataluña. El PP ha elegido a un joven de 37 años, Pablo Casado, como su nuevo líder, liquidando el “marianismo” de Rajoy, y colocando al partido en unos ejes ideológicos más típicos de la derecha. El PDeCAT, el partido heredero de Convergència, ha celebrado su congreso y ha cambiado líder: Carles Puigdemont no ha querido que Marta Pascal estuviera al frente del partido y ha colocado a David Bonvehí, más dócil, pero ha registrado también más contestación en sus filas.

Bonvehí, de 38 años, ha aceptado la radicalidad de Puigdemont incluyendo en el partido –aunque no se sabe cómo– el movimiento creado por este llamado Crida Nacional per la República. Marta Pascal se ha echado a un lado, fuera de la primera línea, a pesar de ser la que ha negociado con Pedro Sánchez el voto favorable en la moción de censura. Marta Pascal no solo ha sido la persona que ha hecho caer a Mariano Rajoy, sino también la que ha aupado a Pedro Sánchez. ¿Quién tomará las riendas ahora y con qué discurso?

El PDeCAT, el sucesor de Convergencia, ha mostrado una clara división en su congreso, entre posiciones maximalistas (¡independencia, ya!, y unilateralismo) y posiciones más posibilistas como la de Marta Pascal: independencia sí, pero sin precipitarse. El ex president Artur Mas lo dijo claro: “La división del partido es un veneno”.

Las encuestas –las de la Generalitat- -sitúan hoy al PDeCAT como tercer partido tras Esquerra Republicana y Ciudadanos en unas elecciones catalanas, bajando en cada encuesta en la intención de voto. No se puede dirigir un partido desde Bruselas, Berlín o Hamburgo y encima con radicalidad. Los que están dentro son los que viven la realidad del día a día y por poco que se descuide Carles Puigdemont, perderá el contacto con la realidad.

O sea que, si hubiera elecciones catalanas, el President ya no sería Quim Torra, sino un diputado de Esquerra Republicana.

En Madrid

En el lado de Madrid, Pablo Casado, de 37 años, ha salido claro triunfador del congreso del Partido Popular, frente a Soraya Sáenz de Santamaría, diciendo que el PP “volvía” a sus esencias, o sea pasaba página al “marianismo”, y volvía a los valores de la derecha española: unidad de España, rechazo frontal a los secesionismos, política económica liberal, defensa de la monarquía y de la Constitución, europeísmo y atlantismo, defensa de la familia, la vida y la libertad de enseñanza: “no hay que tener miedo de ser del PP”, dijo. Anunció un cambio de la ley electoral, pero un poco irreal si quería defender la Constitución.

En el tema catalán ha anunciado que la reunión de la primera comisión ejecutiva del partido se celebrará en Barcelona. No sabemos qué hará Casado con los catalanes. En Catalunya, desde hace un tiempo conviven “dos pueblos”: el que quiere la independencia y el que no quiere separase de España. El primero ha tenido, y tiene, unos líderes claros, pero el segundo ha carecido de un líder o de líderes capaces de que su voz sea oída en las instituciones españolas. Ciudadanos ha representado el sentimiento de rechazo al independentismo, pero está para ver quién será el cauce político de la mitad de los catalanes.

En Cataluña, el PP ha desaparecido en combate durante el marianismo (solo tiene cuatro diputados) y no ha sabido trazar y encauzar un discurso político: se lo han comido Ciudadanos. ¿Será capaz el nuevo presidente Pablo Casado de llenar este vacío, ocupado hoy por Ciudadanos? ¿Va a patear la calle en Cataluña, y no venir en globo y salir en globo como hacía Rajoy? Deberá ganarse a estos catalanes a pulso, y nadie le va a ayudar. No lo tiene nada fácil.

Y Pedro Sánchez, ¿Quién será su interlocutor en Cataluña, tras el congreso del PDeCAT? ¿Cómo mantendrá un diálogo con quienes quieren la independencia por la vía rápida?

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    En menudo lío se ha metido el Sr SaNCHEZ, dependiendo de los votos de los independentista, durará menos que un caramelo con palo delante de un colegio de primaria.

  2. 2

    En menudo lío, se ha metido el Sr Sánchez , dependiendo de los votos de los independentistas para poder gobernar, ¡durará menos que un caramelo con palo, delante con palo, delante de un colegio de primaria!.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>