Los escritos de Vassula Ryden, ¿inspirados o sectarios?

Estimados hermanos: Ayer, en el programa sobre las sectas (mediados de noviembre de 2012) oí, parcialmente, como consideraban a los seguidores…

Forum Libertas

Estimados hermanos:

Ayer, en el programa sobre las sectas (mediados de noviembre de 2012) oí, parcialmente, como consideraban a los seguidores de Vassula Ryden como una secta, afirmando, antes, que no es suficiente buen criterio el que unos hechos parezcan maravillosos, ya que, con todo, pueden provenir de los hombres o del diablo.

Antes de afirmar que los escritos de Vassula Ryden proceden del diablo (ya que dada su incultura en estos temas difícilmente podría decirse que proceden de ella misma) hay que recordar dos cosas:

La primera, que al propio Jesús, Verbo Divino, le calificaron de Satanás y dijeron que sus obras milagrosas, expulsar demonios, las hacía con ayuda del diablo. La segunda, que en el Nuevo Testamento leemos “no apaguéis el don de profecía, examinadlo todo y quedaos con lo mejor”.

Pero, ¿hay razones para considerar los escritos de Vassula Ryden como proféticos?

Si para muestra basta un botón le adjunto el comentario a unos fragmentos de su obra que parecen significativos:

En el primero de ellos, el Señor (que supuestamente conversa con ella) denuncia un libro que ha caído en manos de Vassula como perteneciente a un secta (realidades “engañosas”). (31-5-1988).

En el segundo (2-6-1988) el Señor prevé que Vassula será rechazada. Y denuncia que el mundo ha caído más bajo que Sodoma. Denuncia también a los “falsos maestros y falsos profetas que se presentan hoy en día como filósofos” “para enseñar dogmas que no proceden de Mí” (añado yo, los falsos teólogos que ponen en duda la divinidad de Cristo, que niegan que exista el pecado, o que venden que todos estamos automáticamente salvados).

Y refuerza la autoridad de lo que afirma con citas del Nuevo Testamento: 1 Timoteo, 4, 1-16; 20-21, y 2 Timoteo 2, 14-26. “Luego en 2 Timoteo, 3, 1-17, el pasaje anuncia el estado de nuestra era, tal como se encuentra en la actualidad”. Y dice así el comienzo de este pasaje: “Has de saber que en los últimos días sobrevendrán tiempos difíciles…” y empieza 1 Timoteo, 4, 1-16: “Pero el Espíritu claramente dice que en los últimos tiempos apostatarán algunos de la fe…”.

En el pasaje del día 3-6-1988 el Señor enseña a Vassula a discernir las verdaderas revelaciones y visiones de las falsas:

Hay que rechazar las revelaciones que expresan una desunión en la Iglesia; las que reniegan de Pedro (el Papa) o que renieguen de la Virgen María. Dice el Señor que nos quiere “unidos bajo Pedro” y que hay que rechazar aquellas revelaciones que niegan la Eucaristía “llamándola “ritual””.

Ahora bien, una revelación privada que, a través de una mujer ortodoxa, afirma que hay que obedecer al Papa, que le enseña a rezar el Rosario de la Virgen, práctica no conocida por los ortodoxos, y que, según se dice, ha suscitado conversiones de ateos y de masones, parece que tiene buen color. Y si enseña a discernir falsas y verdaderas revelaciones por su coherencia con los dogmas y la fidelidad a la Iglesia, enseña unos criterios inobjetables. Y si denuncia a sectas y a falsos teólogos sigue siendo inobjetable.

Es verdad que la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió unas reservas críticas sobre la obra y situación personal de Vassula Ryden, pero habiendo contestado Vassula a dichas objeciones, el cardenal Ratzinger, hoy Papa, aceptó sus aclaraciones y solicitó a Vassula que publicara al comienzo de sus libros la nota vaticana con sus repuestas, cosa que Vassula ha hecho religiosamente, obedeciendo a las altas instancias católicas.

Además, aparte de cuestiones dogmáticas y de alertas sobre la gravedad de nuestros tiempos presentes, en la obra se aprecia una voz de infinito amor, trascendencia y cercanía; se aprecia la unción del Espíritu Santo.

Claro que no podemos prejuzgar la ortodoxia de todos y cada uno de sus puntos. Pero parece que el actual Papa dio permiso, cuando era cardenal, para la difusión de esta obra.

Por todo ello les invitaría a realizar un estudio más profundo de estos escritos antes de catalogar la obra, que razón y corazón me dicen ser auténtica y valiosa profecía y, pues, voz de Dios, como si fuera obra del diablo.

Gracias por su atención y quiero decirles que normalmente valoro y aprecio su programa.

Hazte socio

También te puede gustar