Huelga de algunas mujeres: 12 puntos

¿Cuáles son los objetivos de esta huelga? ¿Qué elementos políticos contiene? ¿Es ilegal? A continuación las claves para entender esta reivindicación de parte del feminismo

  1. Una huelga que pretende objetivos laborales y políticos, que convoque solo a las mujeres y niegue explícitamente a los hombres es inaceptable porque parte de un trasfondo de segregación y de colisión de intereses entre ambos sexos. Las consecuencias de esta herida social serán graves y multiplicarán los problemas que acucian a este país. Se añadirá una división más a las existentes, que además puede penetrar en el seno de muchas comunidades, incluso familias
  2. Una huelga por unas cuestiones tan dispares, como brecha salarial, aborto libre y modificación radical del sistema educativo no es admisible porque es una huelga politica que instrumentaliza reivindicaciones laborales, algo prohibido por la ley. La tolerancia, cuando no convivencia de las autoridades, sienta un peligroso precedente. Es la huelga desde el poder o sus aledaños, y desde determinados medios de comunicación ocupados por una ideología muy determinada
  3. La huelga no ha tenido seguimiento en el sector privado, y solo ha sido visible en el sector público: escuelas, funcionarios… Esto, junto al establecimiento unilateral de servicios mínimos por parte del transporte público, constata que se trata de una huelga inducida por un grupo de presión, el feminismo radical de género, con la aceptación o colaboración, según los casos, de las Administraciones públicas.
  4. Al menos en Cataluña se han producido acciones graves con cortes de vías de ferrocarril y accesos a la ciudad, por grupos minúsculos de 4 a 18 personas que han colapsado la libertad de desplazamiento ante la inacción de la policía. Una demostración más del soporte público a una huelga que ocasiona daños económicos privados.
  5. El principio de igual salario por igual trabajo es fundamental para la justicia social, pero esto significa igualdad retributiva en relación con el tiempo trabajado y las responsabilidades laborales. Las cifras de brechas del 20, 30, i 40% que se han propagado son pura demagogia. La diferencia real se sitúa entre el 11 y el 13 por ciento, y si se ajusta por sectores todavía es menor, y si se concreta en las causas se constata que básicamente se debe a la maternidad. Hay que hablar de discriminación salarial de las madres más que de las mujeres. La discriminación salarial no se refiere solo a ellas, en términos absolutos los inmigrantes hombres y mujeres, están todavía más perjudicados.
  6. La motivación de la huelga omite los tres grandes grupos de mujeres realmente discriminadas en bloque, y no como singularidad: las madres o las que desean serlo, las viudas y las mujeres traficadas y prostituidas.
  7. El feminismo es una ideología, como pueda serlo el marxismo y tantas otras. Es una creencia, como tal no puede ser asumida por el estado, ni enseñada en la escuela pública con carácter obligatorio, porque vulnera la neutralidad del estado en materia de creencias.
  8. El trabajo doméstico y su distribución forman parte de la vida familiar, de la vida de la pareja, intervenir sobre él es una injerencia, considerar a los ciudadanos menores de edad, y promover el conflicto en la pareja es precisamente lo que persigue el feminismo de género. La solución a estas cargas necesarias es la valoración económica de esta tarea, este sí, por obligación legal y su participación sobre los ingresos y ahorros conjuntos de la pareja, así como su inclusión en la Seguridad Social. El cuidar es básico para una sociedad, y no es una tarea de segundo orden, de ahí que deba ser valorado en lo que vale
  9. Se confunde deliberadamente desigualdad (de derechos) con diferencia (en lo humano). Lo opuesto de esta es la indiferenciación, no la igualdad. No hay mujeres entre las voces graves de un coro, y esto no expresa desigualdad, sino diferencia. Lo que debe velarse es por la igualdad de derechos y oportunidades
  10. La igualdad de oportunidades es evidente cuando las mujeres son más numerosas en la universidad. Es en la evolución posterior donde su presencia decae, porque prefieren otra opción, por la maternidad u otros motivos que en pocos casos son fruto de la desigualdad de derechos
  11. La paridad en todo es un absurdo y es demagógica cuando además no se aplica a profesiones y tareas donde son mayoritarias las mujeres. ¿Por qué no hay más hombres en ellas? ¿Por qué sienten una menor atracción? Pues esto también debe admitirse para las mujeres.
  12. El discurso actual silencia hechos tan evidentes como la menor esperanza de vida de los hombres, la mayor tasa de mortalidad y suicidios entre ellos, accidentes de tráfico, accidentes laborales, abandono y fracaso escolar, y ninis.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>