Iglesia y PSOE: de las pesetas al voto

El acuerdo alcanzado para la financiación de la Iglesia que como es sabido consiste básicamente en el aumento hasta el 0,7% de la cuota del IRPF, sign…

El acuerdo alcanzado para la financiación de la Iglesia que como es sabido consiste básicamente en el aumento hasta el 0,7% de la cuota del IRPF, significa un punto de encuentro razonable. De hecho, la Iglesia española siempre ha mantenido que la cuota del 0,52% no representaba una solución a la financiación por razones de estricto cálculo financiero. Debe recordarse que este porcentaje no es fruto de ningún acuerdo sino de una decisión unilateral que el Gobierno de Felipe González adoptó en el año 1987.
La aportación al IVA del que estaba exento para determinadas y específicas transacciones relacionadas solo con el culto, significa la necesidad de atender la petición de la Comisión Europea.
Este acuerdo no representa el fin de la conflictiva relación con la Iglesia pero si un intento por parte del Gobierno de no acentuar los problemas existentes que son de una dimensión considerable, tanto en el plano social como interno, como consecuencia del conjunto de leyes que viene desarrollando ZP, como el de las relaciones con el Vaticano que todavía sufrieron un empeoramiento por la desatención de Zapatero con el viaje del Papa y la financiación de un congreso sobre las “familias” por parte de las organizaciones homosexuales, precisamente en Valencia y pocos días antes. Un hecho insólito incluso en un contexto tan laico como el europeo.

 
 
El PSC, a por el voto católico
Pero donde más se manifiesta el interés por intentar atraer a una parte del voto católico, o al menos rebajar la herida, es en Cataluña por la única razón de que falta poco más de un mes para las elecciones.
 
El despliegue del candidato socialista, José Montilla y del propio partido es excepcional. Por una parte ha visitado a los abades de Poblet y Montserrat, donde ha remarcado la importancia de la religión para las personas.
 
Al mismo tiempo Nadal, el consejero y portavoz de la Generalitat ha visitado el Vaticano y se ha entrevistado con Pietro Parolin, subsecretario para las Relaciones con los Estados, de la Secretaría de Estado del Vaticano. Después de este encuentro, Nadal informó que su visita había tenido como objetivo informar que las conductas del tripartito en materia eclesial no se repetirán, refiriéndose implícitamente a las fotografías de Pasqual Maragall, Carod Rovira y el actual consejero de economía y número dos de la lista del PSOE, Antoni Castells, jugando con una corona de espinas.
 
Recuerdan ahora las raíces cristianas… años después del referendum europeo
 
Nadal también se refirió “a las raíces cristianas de Cataluña” y afirmó, ahora, después del referéndum, que es “factible atender a las sensibilidades católicas a la hora de desarrollar y aplicar el Estatuto. Lo curioso del caso es que cuando la campaña del referéndum donde hubo un frente cristiano claramente orientado contra el Título I, sobre derechos y deberes, los socialistas hicieran oídos sordos a las llamadas.
Los medios de comunicación más afines al socialismo, como El Periódico que prácticamente expresa la línea y los deseos oficiales del PSC y del PSOE, también reflejan una clara voluntad de manifestar la importancia que tiene el cristianismo apelando a que “por las venas del PSC siempre ha influido el serum del cristianismo social” (sic) o descubriendo que Montilla se define como “católico no practicante” y una persona que ve con extraordinaria simpatía el hecho religioso.
Esta línea de actuación coincide con unas desafortunadas manifestaciones de Jordi Pujol que acusó a muchos obispos catalanes de ausencia de valor para defender la realidad de Cataluña en el marco de la Conferencia Episcopal, lo cual, como es lógico, no le ha hecho acreedor de grandes simpatías.

 
La Generalitat, fomentando "uniones cristianas" de gays
 
Esta actitud de los socialistas sería mucho más de agradecer si se desarrollara en un periodo no electoral y además tuviera coherencia con sus actos. Por ejemplo, prácticamente al mismo tiempo que Nadal visita el Vaticano, la Generalitat patrocina, presenta y acoge en sede oficial un acto de los homosexuales para promover las ceremonias cristianas de bendición de este tipo de uniones.
 
Entrando así de lleno en una cuestión estrictamente eclesial. Es un laicismo curioso este que sufraga a todas las organizaciones religiosas en detrimento de las católicas, se inmiscuye en cuestiones de doctrina católica y estrangula todo lo que lleve esta etiqueta sea en el campo que sea. Así las numerosas organizaciones de iglesia que se dedican a los inmigrantes han de evitar en sus peticiones de subvención toda referencia a contenidos confesionales, cosa que, obviamente, no sucede con las entidades musulmanas que no hacen distinciones entre aspectos sociales y los religiosos.
 
Acción de gobierno contra la ley natural
Por otra parte existe un punto de confusión buscado o accidental: el problema de fondo con los gobiernos socialistas no radica tanto en sus actitudes hacia la Iglesia como institución, como por su acción de gobierno que más allá del hecho religioso fractura todo contenido social vinculado a la ley natural. Hasta que los socialistas no entiendan esto y estén dispuestos a razonar sobre las consecuencias de sus leyes, el conflicto previsiblemente será de difícil solución.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>