Jim Caviezel: “Debemos ser guerreros listos a arriesgar nuestras vidas por el Evangelio”

El veterano actor de numerosas producciones de cine y televisión hizo su aparición sorpresa el miércoles por la noche en la conferencia Student Leadership Summit 2018

Los católicos debemos estar listos para arriesgar nuestras vidas y reputación para derrotar al mal en el mundo, afirmó Jim Caviezel, actor y protagonista de la película “La Pasión de Cristo”, en una convención de estudiantes universitarios católicos esta semana.

“Solo a través de la fe y la sabiduría de Cristo podemos ser salvados”, dijo Jim, “pero también tomará personas dispuestas a luchar, sacrificarse y sufrir”.

La indiferencia, el pecado más grande del siglo XX

Citando a san Maximiliano Kolbe, Jim dijo que la indiferencia era el pecado más grande del siglo XX, y aún lo es en el siglo XXI.

“Debemos sacudir esta indiferencia, esta tolerancia destructiva del mal. Solo nuestra fe y la sabiduría de Cristo pueden salvarnos”, insistió. “Pero requiere guerreros, listos para arriesgar sus reputaciones, sus nombres, incluso nuestras propias vidas, para defender la verdad”.

El actor desafió a los asistentes a “apartarse de esta generación corrupta”, “Sé santo. No fuiste hecho para encajar. Naciste para sobresalir”.

El veterano actor de numerosas producciones de cine y televisión hizo su aparición sorpresa el miércoles por la noche en la conferencia SLS18 (Student Leadership Summit 2018) patrocinada por “The Fellowship of Catholic University Students” (FOCUS).

El evento está siendo efectuado desde el pasado 2 de Enero hasta el día de hoy en Chicago, y está orientado a formar estudiantes universitarios católicos para que sean misioneros en sus vidas, en particular en el campus.

El mensaje de Jim, capturado en video y publicado en Facebook por el Padre Brian Buettner, Director de Vocaciones de la Arquidiócesis de Oklahoma City, fue recibido con entusiasmo.

Jim Caviezel en Pablo, Apostol de Cristo

Su charla precedió a su próxima película “Pablo, Apóstol de Cristo”, compartiendo cómo la experiencia cinematográfica le mostró que para ser grande a los ojos de Dios, primero debemos hacernos pequeños y aceptarlo por completo, permitiéndole que nos guíe.

La Cruz, compañera inseparable del cristiano

Jim también habló de la importancia del sufrimiento y denunció el frecuente malentendido de que el cristianismo se trata simplemente de “charla agradable”.

No fue por casualidad que él fue llamado a la actuación, dijo, compartiendo cómo los papeles anteriores le condujeron a interpretar a Cristo en la épica película de Mel Gibson sobre la Pasión y la Resurrección de Cristo.

Jim Caviezel en la Pasión de Cristo

Jim les dijo a los participantes en la conferencia de FOCUS que de la misma manera, sus vidas no eran solo una coincidencia.

“Algunos de ustedes pueden sentirse miserables en este momento, confundidos, inseguros del futuro, lastimados”, dijo. “Este no es el momento de retroceder o rendirse”.

Relató cómo interpretar el papel de Cristo le supuso una gran prueba y sufrimiento, incluidos los aspectos físicos de la flagelación, la crucifixión, el impacto de un rayo y la cirugía a corazón abierto después de más de cinco meses de hipotermia.

Jim Caviezel en la Pasión de Cristo

El hombro de Jim también se separó mientras llevaba la cruz durante el rodaje, aunque continuó resistiendo para terminar la película. Esto fue como una penitencia, dijo.

“Cuando estaba allí en la Cruz, aprendí que en Su sufrimiento estaba nuestra redención”, compartió Jim. “Recuerda que el sirviente no es mayor que el amo”. “Cada uno de nosotros debe cargar con su propia cruz”, continuó. “Hay un precio para nuestra fe, para nuestras libertades”.

Le dijo a la multitud que el sufrimiento forjó su actuación, “al igual que forja nuestras vidas”. Jim insistió en que la resurrección y, de hecho, nuestra salvación tienen un precio. “Algunos de nosotros ahora, los conoces, abrazan un cristianismo falso, donde todo es una plática feliz, lo llamo ‘Jesús feliz’, y la gloria”.

“Chicos, hubo mucho dolor y sufrimiento … antes de la resurrección”, dijo Jim. “Tu camino no será diferente. Así que abraza tu cruz y corre hacia tu objetivo”.

Jim ha hablado abiertamente sobre su fe y convicciones provida en el pasado, y compartió cómo su experiencia en la creación de “La Pasión de Cristo” lo ha afectado espiritualmente. También ha abogado por la adopción, y ha sido abierto sobre su experiencia y la de su esposa Kerri como padres adoptivos.

Expresar la fe sin vergüenza

Él desafió a aquellos en la reunión católica a vivir públicamente su fe. “Quiero que vayas a este mundo pagano”, dijo Jim, “quiero que tengas el coraje de entrar en este mundo pagano y expresar tu fe sin vergüenza en público”.

“El mundo necesita guerreros orgullosos de su fe y animados por su fe”, agregó. “Guerreros como San Pablo y San Lucas, que arriesgaron sus nombres, sus reputaciones, para llevar su fe, su amor por Jesús al mundo”. “Dios nos llama a cada uno de nosotros, a cada uno de ustedes, a hacer grandes cosas”, dijo.

Volver a la oración, el ayuno, las Escrituras y los Sacramentos

“A menudo no respondemos, desestimando el llamado de Dios, y ahora es el momento de que esta generación acepte esa llamada, nosotros mismos por completo para Él, volviendo a la oración y el ayuno, las Escrituras y los sacramentos”.

“Pero primero debe comprometernos a comenzar a orar”, dijo Jim, “ayunar, meditar en las Sagradas Escrituras y tomar en serio los santos sacramentos”.

Libertad y Libertinaje

Somos una cultura en declive, agregó, y todo nuestro mundo está atrincherado en el pecado, la libertad ha sido reemplazada por el libertinaje.

“Porque en nuestro país ahora estamos muy contentos de ir con la corriente”, declaró Jim. “Hemos puesto en un santuario al libertinaje donde se cree que todas las opciones son iguales sin importar cuáles sean las consecuencias. ¿De verdad crees que esto es la verdadera libertad?”

Citando al Papa San Juan Pablo, Jim explicó cómo la sociedad no puede excluir la verdad moral y la razón. “Cada generación de estadounidenses necesita saber que la libertad existe, no para hacer lo que nos gusta, sino para tener el derecho de haber lo que se debe hacer “.

“Esa es la libertad que deseo para ti”, dijo en la conferencia, “libertad del pecado, libertad de tus debilidades, libertad de esta esclavitud a la que el pecado nos lleva. Esa es la libertad por la que vale la pena morir”.

Para cerrar, Jim relató la escena en la película Braveheart de Gibson con William Wallace desafiando a sus hombres mientras enfrentaban cierta derrota, diciéndoles que sus enemigos podrían quitarles la vida, pero que nunca tomarán su libertad.

Jim citó la frase de la escena que, “Todo hombre muere, pero no todos los hombres realmente viven”. “Tú, tú, tú”, exclamó, señalando a las personas en la audiencia, “todos debemos luchar por esa auténtica libertad y vivir, mis amigos”. “Debemos vivir por Dios”, concluyó Jim, “y con el Espíritu Santo como tu escudo y Cristo como tu espada, puedes unirte a San Miguel y a todos los ángeles para enviar a Lucifer y sus secuaces directamente al Infierno donde pertenecen”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>