Juzgan a un activista proaborto por interrumpir una misa en Banyoles

La fiscalía sostiene que, cuando interrumpió la misa gritando proclamas a favor del aborto libre y gratuito, cometió un delito contra la libertad religiosa y, por eso, pide al tribunal que le imponga una pena de dos años de prisión

La Audiencia de Girona ha juzgado este lunes a un activista proaborto acusado de interrumpir una misa en la iglesia de Sant Pere de Banyoles (Pla de l’Estany) el 9 de febrero de 2014 junto a un grupo de otras personas. De la quincena de activistas que participaron en la protesta, sólo uno se ha sentado en el banco de los acusados. La fiscalía sostiene que, cuando interrumpió la misa gritando proclamas a favor del aborto libre y gratuito, cometió un delito contra la libertad religiosa y, por eso, pide al tribunal que le imponga una pena de dos años de prisión.

El activista ha explicado que la acción formaba parte de una campaña del movimiento feminista contra la ley de reforma del aborto impulsada por el entonces ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón. “No queríamos ofender el sentimiento religioso de nadie, fue una protesta política totalmente pacífica”, ha argumentado en el juicio.

El motivo por el que decidieron llevar la protesta dentro de un templo religioso y en el momento de la misa fue para “denunciar”, precisamente, el papel que jugaba la iglesia, “presionando” y apoyando la propuesta del gobierno del PP. “Nos pareció una forma de hacer más visible la protesta”, ha añadido.

Según ha detallado, el 9 de febrero de 2014 una quincena de activistas entraron a la iglesia de Sant Pere y se sentaron en los bancos esperando a que comenzara la misa de las once. Pocos minutos después del inicio, se levantaron y desplegaron una pancarta donde se podía leer “Fuera rosarios de nuestros ovarios”. Simultáneamente, gritaron proclamas a favor del aborto “libre y gratuito” y lanzaron octavillas.

La protesta, ha afirmado el activista, duró poco rato -unos dos minutos- porque los manifestantes se retiraron voluntariamente y dejaron que el oficio siguiera con normalidad. “La misa pudo continuar sin ningún problema después de protestar contra una ley que tenía el apoyo de la iglesia católica”, ha expuesto el acusado.

Dar publicidad

Durante el juicio, también ha declarado el párroco de la iglesia de Sant Pere. Según ha explicado, ese día en misa había entre 70 y 80 personas y los activistas interrumpieron el oficio pocos minutos después de comenzar. “Me desplegaron la pancarta delante, me senté e hice gestos con la mano para tranquilizar a la gente”, ha afirmado.

El cura ha dicho que la acción duró poco rato y pudieron retomar el culto pero también ha asegurado que, durante la protesta, tuvo que parar. “Esperé a que parara la lluvia para poder continuar”, ha expuesto. El rector no conocía de antes a ninguno de los activistas pero ha podido reconocer ahora al acusado como uno de los participantes.

De entrada, el rector no interpuso ninguna denuncia por la protesta feminista y no fue a los Mossos d’Esquadra hasta 12 días más tarde. El cura ha asegurado que decidió denunciar después de saber que los manifestantes habían difundido un vídeo de la acción a través de Internet. “Si querían publicidad del acto, se les podía ayudar a hacerlo más público con la denuncia”, ha ironizado.

Absolución

Inicialmente, cinco personas declararon en el juzgado de instrucción como investigados. Cuatro de los cinco aseguró que no había formado parte de la protesta en la iglesia de Sant Pere de Banyoles y los testimonios no los pudieron identificar. El caso contra estos cuatro quedó archivado y finalmente sólo uno ha llegado a juicio.

La defensa, encabezada por el letrado Benet Salellas, pide la absolución. Afirma que la manifestación está avalada por la libertad de expresión, que el activista no vulneró la libertad religiosa de nadie y, también, que se trata de un artículo del Código Penal que bebe del franquismo. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    En este país, el que quiere dañar a la Iglesia Católica, puede hacerlo sin problema, nada mas hace falta un abogado defensor como Benet Salellas le defienda y que diga que primero está “la libertad de expresión”, aunque se dañen los sentimientos religiosos de las personas, sin tener en cuenta que la “libertad de una persona”, empieza justo, donde acaba “la libertad de la otra, sin poderse interferir para nada, las creencias religiosas de cada cual, aunque uno no tenga ninguna,lo que ya es en si una creencia,y que resulta muchas veces mas difícil que tenerla.

  2. 2

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>