La Administración y el copago farmacéutico

Este año 2014 trataré de ser más breve en mis escritos pincelando menos para su sosiego y descanso. En éste no, pues mere…

fichero_27789_20140128.jpg

Este año 2014 trataré de ser más breve en mis escritos pincelando menos para su sosiego y descanso. En éste no, pues merece un tiempo preferente de lectura. Verán: soy paciente de esclerosis múltiple. Una de mis primeras pinceladas habla de ello. Es una de las más leídas. Ésta: La esclerosis múltiple. En otra más reciente les refiero mi vinculación con una asociación ejemplar. En ésta: El encanto y don de saber coloquiar. Recibo y leo los boletines que se publican en lengua catalana y en lengua castellana de la Fundació Esclerosi Múltiple (FEM www.fem.es) y de Esclerosis Múltiple España (FELEM www.esclerosismultiple.com). En el último boletín de esta última leo lo siguiente:

Rechazo al copago de fármacos de dispensacion hospitalaria

¿Saben Vds. cuál es el PVP de exclusiva distribución hospitalaria del producto Betaferone de marca registrada Rebif de los laboratorios Merck Serono? Es una cajita con cuatro botellitas. Cada botellita contiene tres dosis autoinyectables de la sustancia Interferón beta-1ª de 44 microgramos/0,5ml. Es decir una botellita -de las cuatro presentadas en cajita de color verde oscuro- cada tres días en días alternos (en total tres cada semana). Una cajita dura 28 días. Es válida para todo mes de febrero e insuficiente a la duración habitual de un mes incluidos años bisiestos. El coste PVP (descuentos comerciales del laboratorio que lo fabrica, la multinacional Merck, al hospital que lo dispensa aparte) es para todo centro hospitalario que lo receta a sus pacientes de casi 1.400 euros cada caja (es mi referencia segura de hace un año con un programa informático). Sin contar el gasto de las agujas, las pilas y los envíos postales de las mismas a cargo de Merck-Serono de un día para otro, a domicilio, por una empresa de reparto especializada. Me autopincho con máquina moderna con 4 pilas alcalinas que dispone de tarjeta de memoria. En todo momento el personal sanitario puede estar informado si quiere, cada vez que quiere y cuando quiera, de mi actuación como paciente. Los pinchazos son suaves en comparación a las banderillas convencionales y a las existentes para esta sustancia con anterioridad a la máquina RebiSmart. Me pincho yo desde el primer día sin necesidad de enfermera o persona cercana que me ayude. Que me disculpen los profesionales. Hace ya un tiempo me pincho por las mañanas después de desayunar. En mi caso sólo tuve “fiebre sugestiva” en mi primer pinchazo nocturno a finales del año 2007, mucho antes de la máquina RebiSmart. Por las noches no me aclaro, tengo sueño y me pincho mal. Comuniqué mi decisión a mi neurólogo y no me objetó nada.

Soy de los que cree que esto es caro porque hay un laboratorio con alcance multinacional que invierte en investigación. Desde que me medico de este modo he mejorado mucho en mi enfermedad tanto en activo laboral como en baja IT como en calidad de pensionista de la Seguridad Social. Quien no me conozca personalmente ni siquiera percibe lo que padezco y menos aún que tengo concedido un 47% de grado de disminución no revisado para trabajar y para no hacer otras cosas según orientación médica y a mi criterio, como por ejemplo, conducir. No lo tengo prohibido pero cuando mi neurólogo me aconsejó no hacerlo yo hacía días que no conducía habitualmente. Mejor así pues con este 47% ya voy servido. El porcentaje no disminuye para ningún enfermo de MS (Multiple Sclerosis) o EM (Esclerosis Múltiple).

El interferón es un medicamento que no cura. Es de lo más moderno hospitalariamente hablando. La sustancia Interferone beta es la comúnmente recetada (surgió a finales del siglo XX) en grandes hospitales para la modalidad de Esclerosis Múltiple más habitual en el mundo: la remitente-recidivante o recurrente. La EM se detiene y progresa avanzando. ¡O no tanto en esta modalidad, en concreto, en edades como la mía! Nunca retrocede en sus efectos. Los episodios reciben el nombre de brotes. Este medicamento frena la aparición de éstos o minimiza sus efectos en el tiempo. Yo de momento he padecido dos de claros con anterioridad a él. Alguno más, difícil de apreciar por mí desde que tomo este medicamento. Si fue apreciado por mi segundo neurólogo, el profesional que me recetó el Betaferone. Cambié voluntariamente la sanidad privada por la sanidad pública. La ITP (Invalidez Total y Permanente) vino después de mi tercera IT (Invalidez Temporal con parte temporal de baja para trabajar).

Resulta que las autoridades que se lamentan porque no tienen dinero público disponible quieren introducir el copago en determinados medicamentos de exclusiva distribución hospitalaria. Es una medida anunciada el pasado otoño en el BOE el día 19 de septiembre, con detalle concreto de los medicamentos afectados. Si llegado el caso esto me afectase ¿con qué dinero copagaría yo esta sustancia del Betaferone? De momento no está en la lista ministerial. ¿Con mi pensión de invalidez total y permanente y definitiva para trabajar? ¡Gracias Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social por esta carta recibida recientemente! Le agradezco una subida bruta en este año 2014 de la pensión del cero coma veinticinco por ciento (0,25%). Algo es siempre algo y si no es más es porque no es factible. Ese algo es un detalle político para mí como ciudadano. Eso sí, no me podré beneficiar de la rebaja anunciada en el IRPF por el Sr Ministro de Hacienda pues mi retención de pensionista inválido para trabajar es cero. En todo caso, más adelante, cuando la pensión de invalidez se transforme en pensión de jubilación de trabajador sujeta a retención del IRPF.

¿Pero cuál va a ser el PVP hospitalario del Rebif por la subida inminente anunciada en el IVA? Rebif no está en la lista publicada en el BOE del 19 de septiembre de 2013 y, por tanto, mi copago no está limitado por ahora en farmacia hospitalaria por parte del enfermo al 10% en el mejor de los casos fiscales o bien a 4,26€ en caso de ser pensionista como yo a partir de enero 2014 en toda Comunidad Autónoma, es decir, en todo el territorio del actual Estado Español. Las pastillas que también tomo -recetadas por mi neurólogo con el nombre de una marca registrada belga- para prevenir evitando episodios de epilepsia, se dispensan con receta electrónica mediante el CAP como genérico de esta marca. Es decir, lo importante es la sustancia que contiene y lo de menos el fabricante de la misma. El comercial del laboratorio visitador médico al especialista hospitalario ¿es que acaso no cuenta? ¿Cómo es posible vulnerar de un plumazo las leyes de protección de marcas europeas registradas dispensando en recetas oficiales de médico de cabecera de la Generalitat de Catalunya genéricos de la sustancia recetada por especialista con el nombre concreto de una marca registrada? En este caso, como todo español, estoy sujeto al copago del 10% en el mejor de los casos fiscales o, en mi caso, a los 4,26 euros de pensionista. El levetiracetam (el “genèric Catsalut del Keppra”) hay unos cuantos laboratorios que lo fabrican y todos con el mismo PVP. Pagando en farmacia el PVP íntegro yo compraría el recetado levetiracetam de la marca registrada Keppra (50 y tantos euros).

El tema es quién copaga medicamentos todavía más caros desde la Administración. Si el ciudadano empieza a copagar esta clase de medicamentos de exclusiva dispensación hospitalaria como el Rebif se inicia un camino muy peligroso, pues ninguna Administración tiene dinero (dicen) para copagar medicamentos costosos que jamás debería copagar el ciudadano. Está en estudio el pinchazo hospitalario cada cierto tiempo según se anunció como novedad el pasado día de la EM 2013 en el Hospital Clínico de Barcelona.

¡Ya está bien de tanta tomadura de pelo por parte de gestores públicos con insuficiente criterio en Economía! Háganme un favor. Divulguen el link de mi pincelada. Muchas gracias. Es un modo concreto de solidarizarse con todo paciente que padece una enfermedad relevante. Lean antes detenidamente la noticia de FELEM que les adjunto en link centrado al inicio. Tal vez así entre todos frenemos este despropósito anunciado por la Ministra de Sanidad y denunciado por FELEM junto con otras entidades y que afectará, si se aplica, a muchos enfermos con distintas enfermedades. Basta con ampliar la lista de medicamentos en el BOE. Son los enfermos que, como yo, no se quejan y que raramente van a buscar recetas electrónicas a su CAP para comprar aspirinas y jarabes para la tos en las farmacias. Farmacias que tienen dificultades para cobrar al día de la Administración las facturas de los medicamentos copagados en ellas por el ciudadano y que dispensan al consumidor previa presentación de la receta electrónica del CAP de su Comunidad Autónoma y la tarjeta sanitaria de la Seguridad Social Española, única para toda Comunidad Autónoma. La tarjeta sanitaria no sirve en las farmacias con receta electrónica de una CC.AA. en otras CC.AA.’s. Ténganlo en cuenta si viajan. El consumidor copaga algo en todo hace ya un tiempo y la farmacia financia el pago del resto al Gobierno de España y al de su Comunidad Autónoma. ¿Qué es más democrático callarse o hablar?

Una amiga, el pasado viernes por la noche, me dice que la Ministra de Sanidad ha retirado la medida. Aunque yo en el Google, en el MSN Explorer, en las noticias de la televisión y en la web del Ministerio de Sanidad no lo veo. Pero el refranero es sabio: “Cuando el río suena agua lleva”. Y por tanto, publico esta pincelada ahora, pues no tienen dinero público, no saben cómo generarlo ni cómo gestionar la Economía. Gobierne quien gobierne el problema de fondo es el mismo. Una cosa es anunciar una medida en otoño, otra recordarla en enero a toda CC.AA. por finalización del plazo de implantación con oposiciones autonómicas manifestadas y otra ésa de FELEM reciente. Les preocupa a todos quienes gobiernan, sean quienes sean, la posible pérdida de intención de voto. ¿Les preocupa a todos que se lleve a término más adelante esta medida gobierne quien gobierne? ¿Ha retirado el Gobierno la intención anunciada en septiembre consensuando antes la intención de retirada en el Parlamento? FELEM no dice que sea así. ¿Se trata de un sí porque yo mando y tú lo tienes transferido o un no de momento a mi acato ya que no soy yo quién manda pero puedo ser quién mande más adelante?

Algún espabilado tal vez piense que si hay independencia…. ¡Eso! Si hay independencia, ¿cómo queda eso del copago en Catalunya y en qué moneda? Es decir ¿quién financiará los medicamentos caros? ¿Quién pagará mi pensión y en qué cuantía? ¿Quién me la congelará? Tal vez por esto la Comunidad Autónoma de Catalunya es una de las que se han opuesto al copago. Pero si hay independencia se acabó el discurso barato de corte nacionalista de culpabilizar a Madrid y al PP porqué está en Madrid. La “culpa” será de quien gobierne en Catalunya. En Catalunya el “culpable” suele ser Madrid, sinónimo de España. Las siglas es lo de menos.

Llavors amb independència la oposició serà la meva a Catalunya i en llengüa catalana! La paga extra congelada per la Generalitat de Catalunya de mestre en ensenyament concertat la pagareu o no? Si a casa no podem pagar la hipoteca a quina porta haurà de trucar la meva esposa per cobrar el sou íntegre de mestra minvat per la Gencat? Respectareu la cotització a la Seguretat Social actual d’ella per les bases íntegres en cas de independència o potser les retallareu? Parleu de independència ara, afeitant calés ara, als ciutadans catalans que cotitzen ara, i a Catalunya?

Bé, no parlo sense fonament. Llegiu aquest article meu amb dades concretes. La meva butxaca és solidària amb els necessitats però no amb la classe política ni a Madrid ni a Barcelona.

N’hi ha per llogar-hi cadires doncs qui paga mana! Es una doble expresión catalana que traducida no se entiende. No es para Vds. lectores no catalanes. El link que sigue sí sobre todo si se dedican profesionalmente a la educación en España. Existe en Catalunya una “pérdida” institucional académica de emolumentos en regla sin afectar a la cotización a la Seguridad Social ni del maestro trabajador ni del centro privado concertado empresa. Se disfraza en nómina jugando con la retención IRPF subiéndola hablando antes con el profesional afectado. Es decir, mayor retención mensual para que el impuesto salga ajustado en el momento de la declaración de renta evitando declaraciones positivas a pagar. En mi vida profesional y en distintos sectores he contemplado muchas nóminas. Es algo parecido a los funcionarios pero sin ser funcionarios. ¿Protesta la Administración por ello? ¿No verdad? La dirección del centro concertado y del público tampoco. No pueden hacer nada en eso. Pues dependen sin ser dependientes. ¿Y los sindicatos? Me parece que tampoco salvo pitos y pancartas a veces. Y luego exigimos todos a maestros y funcionarios. Pues yo no me callo y pincelo hablando de lo que sé y que me afecta notablemente.

Mi neurólogo me receta las pastillas antiepilépticas preventivamente -por si acaso hay episodio- de la marca registrada belga Keppra (2 pastillas diarias de 500mg). Me ponen en receta electrónica del CAP el “genérico” del levetiracetam de esta marca sin el visto bueno previo de mi neurólogo. No pasa nada si me dispensan otra de cualquier laboratorio -pues el PVP es el mismo en todos y para mí a 4,26€- con elección del laboratorio por parte del médico suplente de cabecera del CAP aquel día en mi primera receta electrónica. Durante un tiempo con mi copago añadido en farmacia del ridículo euro catalán felizmente suprimido (1 euro extra). Y al final lo que permanece es mi Esclerosis, mi condición de pensionista, eso del copago y la hipoteca.

No es cierto que una pensión no pueda congelarse. Deberá ser así mediante el recorte equitativo Sra. Ministra Fátima Báñez … mientras no se incremente la población activa en relación a la pasiva y no se gestione en el Parlamento un sistema nuevo de financiación de la Seguridad Social distinto de capitalización al de reparto vigente que se creó mucho antes de 1978. Con sistema de pensiones sólido y solidario desde su inicio “franquista”. Para que sea estable en democracia hay que atender las tablas de mortalidad y supervivencia que utilizan los actuarios de seguros para establecer las reservas matemáticas en todo contrato de seguro de vida y ahorro. Para que las pensiones (todas) se revaloricen cuando se pueda, lo más que se pueda, es preciso acometer una gran reforma del sistema público de pensiones de la Seguridad Social española. ¡Mejor si se reduce el gasto público mediante la supresión del gasto público de las 17 Comunidades Autónomas en todo aquello que puede estar centralizado por común a todos!

¡2+2=4 en sistema métrico decimal señorías parlamentarias! ¿Invirtiendo en qué, de qué modo, dónde y en qué moneda? En tiempos predemocráticos, jubilación a los 65 y esperanza de vida máximo a los 80. Con boom natalista. En el siglo XXI mucho paro, boom abortista y esperanza de vida a los 90 y subiendo… con juventud preparada que se larga de España. ¿La prima de riesgo y el Ibex? Lo segundo no me afecta. Creo que es algo para ricos, oportunistas y especuladores que sube y baja. Lo primero sí. Gráficamente es la diferencia entre la deuda alemana y la española. Si no se lo creen pregunten a un economista que entienda en Economía. Hace muchos años, como comercial en seguros personales, invocaba como argumento de ventas de los mismos el fracaso estimado del sistema de reparto de la Seguridad Social Española en la década de los años 20 del siglo XXI. Se ha anticipado dos décadas por la crisis económica e irá en aumento por la tasa de decrecimiento poblacional sostenida tan notoria.

Lectores: si les canso con rollos como éste me lo hacen notar. Pero si no es así voten y envíen comentarios solidarios y cartas al director. Yo sólo pincelo para Vds. a mi manera.

La contribución IRPF del maestro

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>