La adoración de los magos sabios de Oriente

Epifanía del Señor (Mt 2, 1-12)

El Greco. Adoración de los Reyes Magos El Greco. Adoración de los Reyes Magos

Melchor, Gaspar y Baltasar eran tres sabios de culturas no hebreas. Supieron interpretar los signos de los tiempos de su tiempo. Se pusieron en camino y se presentaron ante el Rey Herodes preguntando. Se presentaron ante el Niño sin preguntar guiados por la estrella y le ofrecieron tres presentes: el oro, el incienso y la mirra. Ruego atiendan este resumen:

https://es.wikipedia.org/wiki/Reyes_Magos

Más allá de la costumbre-tradición de la noche mágica del 5 de enero y el amanecer subsiguiente, es muy conveniente reparar en el hecho acontecido. Se trataba de hombres cultos de la “gentilidad” no judaica. Preguntaron al Sr. Herodes personándose ante dicha autoridad. No vacilaron en ofrecer al Niño el oro de los reyes, el incienso de los dioses y el perfume balsámico. ¡Adoraron!. Éste es el signo mesiánico para todos los tiempos. En el de ellos y en el nuestro. Volvieron a su tierra por otro camino. Pues las revelaciones del cielo también se dan entre quienes no son miembros de la Iglesia. ¿No lo son o sí lo son? Las apariencias engañan la percepción.

Los sabios magos originarios de la Media constituían una clase sacerdotal con gran influencia en Babilonia.  Entendían de libros sagrados judaicos en las esperanzas puestas en el Mesías. Entendían de astrología. Les bastó seguir la estrella y preguntar. Ellos reconocieron en el Niño el oráculo de las profecías. ¿Lo reconocemos nosotros? Sí, pero mezclado con este deseo de paz no evangélica. Deseo adherido al influjo de una navidad pagana y mundana alejada del verdadero espíritu de la Natividad del Hijo de Dios encarnado y nacido de Mujer. La Epifanía es la manifestación del Mesías prometido en la Historia. De ahí que exista un antes (AC) y un después (DC) en la Historia y por tanto en el calendario.

Rendirse ante la Divinidad encarnada es el reto que nos plantea a todos la Epifanía de Nuestro Señor Jesucristo. ¡El de rendirse ante Él en presencia de María y no sólo el día 6 de enero!

Hazte socio

También te puede gustar