La arquitectura gótica y la escolástica‘, de Edwin Panofsky

Siruela a reeditado una conferencia dictada por Panofsky en las Wimmer Lectures en diciembre de 1948. Estas conferencias alcanzaron notable relevancia…

fichero_14458_20080218.jpg

Siruela a reeditado una conferencia dictada por Panofsky en las Wimmer Lectures en diciembre de 1948. Estas conferencias alcanzaron notable relevancia en el mundo cultural anglosajón y desde el principio fueron editadas como libritos.

Para el que no conozca la obra de Panofsky, uno de los mejores historiadores del arte, esta edición es una excusa más que saludable. Por una de esas maravillas del saber, el librito también es válido para el que le guste la arquitectura, especialmente la gótica y la filosofía, especialmente la escolástica.

La conferencia entrelaza magistralmente la exposición para asentar la tesis propuesta: la íntima conexión entre la escolástica y el arte gótico. Aasí, nos dice el historiador:

“Al igual que la Summa de la alta escolástica, la catedral del gótico clásico apuntaba ante todo hacia la totalidad. Por ello, tendía a aproximarse mediante la síntesis y la eliminación a una solución que fuese perfecta y final. Podemos por tanto hablar del plan del gótico pleno o de su sistema con mucha más propiedad de la que sería posible en cualquier otro período”.

Al igual que la escolástica trató de alcanzar y sintetizar todos los saberes, la catedral gótica se nos muestra como un intento de materializar en su imaginería la totalidad del conocimiento cristiano; fuera teológico, moral, natural e histórico. Por eso:

“De un modo similar, su diseño estructural (de la catedral) trataba de sintetizar los motivos más importantes provenientes de cauces diferentes, lo que finalmente le llevó a alcanzar un equilibrio sin paralelo”.

Esta analogía, entre la escolástica y la arquitectura gótica, no es accidental ni casual. Nuestro autor propone que en la medida que la escolástica tomista perdió su ímpetu creador y se vulgarizó o sustituyó por otras escuelas, el arte gótico fue sustituido por tendencias menos sistemáticas. En cierta medida, en los arquitectos de las catedrales se cumplía aquello de que:

“Como todo modus operandi, esta manera de proceder obedece a un modus essendi”.

Por eso, contemplar las catedrales no desvela el auténtico espíritu de su época. Aunque el libro consta de 130 páginas, el texto sólo cubre la mitad, para dejar paso a ilustraciones de las catedrales que cubrieron el suelo europeo durante la Edad Media. Leyendo el libro disfrutará tanto como visitando una catedral gótica.

La arquitectura gótica y la escolástica
Edwin Panofsky
Traducción: Julia Ramírez Blanco
Siruela,
Madrid, 2007,
130 págs.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>