La Asociación Nacional de Ética Médica denuncia el coladero eugenético de la “Ley Aído”

Según la nueva Ley española del Aborto de 2010, los comités clínicos, dependientes de cada región, tienen que cert…

Según la nueva Ley española del Aborto de 2010, los comités clínicos, dependientes de cada región, tienen que certificar que el feto padece una enfermedad lo suficientemente "grave e incurable" que justifique el aborto después de las 14 semanas. Ellos dan la licencia para matar a seres humanos antes del parto porque, básicamente, no son sanos y fuertes.(Recordemos que cada año hay numerosos casos de abortos en Europa por "defectos" que no son fatales (enanismo, síndrome de down)o son subsanables (labio leporino, pie zambo, etc…). Este aspecto de la ley (las 14 semanas, ampliables para enfermos)llegó de la mano del lobby bioético abortista del Observatorio de Bioética y Derecho, como ForumLibertas explicó en su día.

Los problemas que plantean la existencia de estos comités, su función, sus criterios, límites y control son numerosos. La Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI, www.aebioetica.org), en un informe (que revisa desde la deontología la reciente "Declaración de la Comisión de Bioética de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)" sobre esta ley) denuncia que en la práctica la ley Aído hace que el obstetra o ginecólogo traslade "su responsabilidad personal" en el diagnóstico de un feto a un Comité Clínico. Y a su vez, el comité «nunca podrá asumir la responsabilidad médico-legal ante un caso de conflicto».
AEBI lamenta el que la SEGO establezca unas «normas metodológicas» para que los comités puedan «justificar sus decisiones», lo que en la práctica «se hace imponiendo una visión de la medicina ajena a la misma que no admite la deficiencia y acepta la eugenesia prenatal».
La SEGO y la Ley Aído establecen por la puerta de atrás «que hay vidas tan carentes de calidad que no son dignas de ser vividas». «Supone una grave discriminación de los nacidos que padecen enfermedades incurables», dicen.
Más aún, en España hay un Código de Ética y Deontología Médica que afirma:
Art.24.1 Al ser humano embriofetal enfermo [la ética médica, antes de la ministra Aído, no dudaba de que el feto humano es un ser humano embriofetal -nota de redacción] se le debe tratar de acuerdo con las mismas directrices éticas, incluido el consentimiento informado de los progenitores, que se le aplican a los demás pacientes.
Art. 27.1 El médico tiene el deber de intentar la curación o mejoría del paciente siempre que sea posible. Y cuando ya no lo sea, permanece su obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir el bienestar del enfermo, aún cuando de ello pudiera derivarse, a pesar de su correcto uso, un acortamiento de la vida.

Estos principios éticos casan mal con la idea de matar a un feto de más de 14 semanas, sólo porque está enfermo (si fuera de 14 semanas o menos, no hace falta ni que esté enfermo para matarlo legalmente).
Más aún: la nueva ley del aborto fue creada bajo el eslógan de "garantías y control". Pero la realidad es que el control brilla por su ausencia. La AEBI señala un simple aspecto: los criterios que usan los comités clínicos. Según la SEGO, los comités han de tomar sus decisiones después de conseguir "requisitos bioéticos y burocráticos de autenticidad nada fácil de obtener" (así los describe la AEBI). En la práctica, eso lleva a abandonar o tratar de forma rutinaria los casos (casos de vida o muerte para el feto) y a dejar sin atender los casos individuales, acogiéndose a un cómodo listado de la SEGO de enfermedades que hacen que el feto sea abortable.
La AEBI, en fin, recuerda que el valor de lo que diga la comisión de bioética de la SEGO es muy relativo: ésta comisión "nunca puede ser considerada como algo que se añade a la normativa ética, de la que no podrá excluirse ningún socio de la SEGO".

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>